16/7/18

Os cen anos de Albor; de piloto da Alemaña nazi a presidente da Xunta

"Político tardío --foi o primeiro presidente autonómico elixido as urnas con máis de 60 anos--, Gerardo Fernández Albor naceu na capital galega en setembro de 1917. A vocación levouno polo camiño da Medicina, carreira que iniciou na Universidade de Santiago de Compostela e que concluíu tras verse interrompidos os seus estudos ao empezar a Guerra Civil en 1936, pero non lle impediu involucrarse na vida pública.

Precisamente, esa paréntese na súa vida tamén é a máis escura pois marchou a Alemaña para ser piloto. O historiador Carlos Fernández Santander recolle en 'Alzamento e Guerra Civil en Galicia (1936-1939)' que Albor tiña 21 anos cando, xa como alférez provisional da aviación de Franco, marchou á Alemaña nazi a facer "cursos de perfeccionamento" na Luftwaffe. É 1938, en plena guerra civil e cando a Lexión Condor xa bombardeara Guernica.

Tras esta experiencia volta como tenente alferez e retoma os estudos de Medicina. Tras licenciarse amplía a súa formación médica en varias cidades europeas. Os seus anos de mocidade centrounos Albor no seu desenvolvemento profesional como especialista en Cirurxía Xeral e Dixestiva, así como ao impulso de sociedades científicas.

De feito, nesa época tamén decidiu meterse no mundo empresarial e afondar no galeguismo. Foi o fundador do Policlínico La Rosaleda, un hospital privado situado na capital galega, referente na medicina dos anos 60 e 70.  Tamén é neste tempo cando, a pesar das súas ideas conservadores, se aproxima a intelectuais e galeguistas de mediados do século XX en Galicia como Domingo García-Sabell ou Ramón Piñeiro.

A súa implicación cultural ligouno ao impulso da Fundación Penzol e doutras entidades similares como as que se centran nas figuras de Rosalía de Castro, Alfredo Brañas ou Castelao. Tamén formou parte do grupo 'Realidade Galega', aínda que o paso cara adiante deuno da man de Manuel Fraga, con quen entrou de cheo en política ao concorrer ás primeiras eleccións autonómicas de outubro de 1981 como candidato de AP.

ÉXITO E CAÍDA

Tras gañar os comicios, dos que saíu un Parlamento galego plural no que entraron seis organizacións que frutificaron en catro grupos --AP, centristas, socialistas e grupo mixto--, foi investido presidente en xaneiro de 1982 e botou a andar o autogoberno. Repetiu a finais de 1985 como candidato de Coalición Popular, na que xunto a AP integráronse outras forzas como Centristas de Galicia, e de novo logrou a vitoria.

O novo éxito nas urnas, con todo, precedeu a un ano de inestabilidade política no seu Goberno, que culminou en outubro de 1986 coa dimisión do seu vicepresidente, Xosé Luís Barreiro e doutro cinco conselleiros. 

Manuel Fraga apoiouno e el sumou a Mariano Rajoy como vicepresidente para tentar manter o Executivo, pero unha moción de censura cruzouse no seu camiño e situou en setembro de 1987 ao socialista Fernando González Laxe como novo presidente.

EURODEPUTADO E PRESIDENTE DE HONRA

Pero a marcha da Xunta non supuxo para Fernández Albor o abandono da política. De feito, o mesmo ano no que Fraga recuperaba o Executivo autonómico para o PP, o primeiro presidente autonómico elixido as urnas entrou na Eurocámara e presidiu na primeira etapa a Comisión creada para a reunificación de Alemaña.

Durante unha década, a vida política de Albor estivo ligada a Europa, pero nin sequera cando deixou o Parlamento europeo con máis de 80 anos se retirou da actividade pública. De feito, en 2007 foi o primeiro expresidente en pedir o ingreso no Consello Consultivo e acudiu cada día ao seu despacho no centro de Santiago mentres lle deixou a saúde.

 Este feito provocou unha tensa polémica entre o PP e En Marea que denunciou que Albor levaba cobrando case 60.000 euros anuais sen ir traballar.

FARIÑA

A última polémica que tivo que aturar o finado político foi a súa vinculación co narcos e contrabandistas dos anos 80. Un feito que, aínda coñecido, non se popularizou ata que se emitiu a serie Fariña. 

Nun dos seus capítulos podíase ver a Albor conversando con varios narcos nun hotel en Vilanova da Cerveira, entre eles, Marcial Dorado, que logo tamén mantería unha longa amistade co actual presidente galego, Alberto Núñez Feijóo."                (Galicia Confidencial, 12/07/18)

13/7/18

As cores do Pórtico da Gloria


 Imaxe do Pórtico da Gloria despois da restauración das súas policromías. Foto: Fundación Barrié.

"En 2009, o Programa Catedral de Santiago —sufragado pola Fundación Barrié con máis de 11 millóns de euros e coordinado por Ana Laborde— iniciou os diagnósticos que conduciron á restauración do Pórtico. Seis anos despois, montouse o andamio e comezou “a intervención directa sobre os materiais”.

Segundo indican desde a Barrié, a decisión de intervir sobre o emblemático lugar adoptouse debido ás “evidencias do seu dramático deterioro, acelerado nos últimos dez ou quince anos”. As probas manexadas, sobre todo material fotográfico, levaron o equipo de restauradores e restauradoras a considerar “urxentes” os traballos.

“Estabilizouse o conxunto e preservouse a policromía que aínda se conserva”, sinalan na fundación, “dun risco inminente de perda definitiva, conservándoa para futuras xeracións”. Policromías, sería máis axustado dicir.

As tres fases

Porque na representación de apóstolos e profetas, do Xuízo Final e outras escenas do Antigo Testamento, obra do Mestre Mateo —e outras tres mans, como mínimo, segundo os estudosos—, houbo polo menos tres fases diferentes de coloración. Todas en óleo.

A primeira man de pintura data do Medievo. É dicir, da época en que se construíu o Pórtico —entre 1168 e 1188. “Dela consérvanse bastantes vestixios”, informa a Fundación Barrié na nota de prensa en que anunciaron o remate das obras hai tres días, “como se pode aprezar no anxo que porta a columna ou nos que portan a cruz”. Cada unha das esculturas foi examinada no lugar mediante “microscopía estereoscópica”.

Albaialde, lapislázuli, vermellón, pigmentos de terras, pigmento laca vermella, resina de cobre, acetato de cobre, carbón negro vexetal e negro de ósos, “sempre amalgamado con aceite de liño”, eran os materiais cos que pintaron esa primeira policromía. 

Houbo que agardar ao Renacemento, cando se modificou por primeira vez a portada exterior da basílica, para a segunda intervención de cores. Foi no século XVI e supuxo a decoración de mantos e túnicas con brocados aplicados, técnica de orixe flamenca.

A terceira policromía foi no século XVII. É a que se atopa máis visíbel na actualidade, achegou “un carácter barroquizante” e entre os autores atopábase Crispín de Evelino. Este artista policromou rostros, mans e pés en 1651.

 Deixou constancia nun documento, depositado no arquivo da catedral e que constitúe “o único documento que se conserva sobre as policromías do Pórtico da Gloria”.

Desde aquela, houbo “policromados parciais” destinados a reparar “as zonas máis degradadas”.

A restauración que agora se presenta seguíu “criterios de intervención moi conservadores. Mantivéronse todos os restos de cor conservados e retiráronse unicamente os depósitos nocivos acumulados sobre a superficie e que poden afectar a estabilidade dos materiais históricos”.           (Sermos Galiza, 02/07/18)

12/7/18

Un testigo en la causa de las muertes por hepatitis C: “El Sergas no contestaba a las peticiones”

"Evaristo Varo, jefe del Servicio de Trasplante Abdominal del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) y uno de los médicos que ha acudido este miércoles a declarar en la causa judicial por la muerte de pacientes de la hepatitis C, ha ratificado ante el juez instructor que el Sergas "no contestaba a las peticiones" para que se les suministrara a los pacientes los caros fármacos que acababan de salir al mercado.

 Dos altos cargos sanitarios de la Xunta, Félix Rubial y Carolina González-Criado, están siendo investigados por homicidio imprudente tras una denuncia de la fiscalía.




Tras prestar declaración durante casi dos horas como testigo ante el titular del juzgado número 3 de Santiago, Andrés Lago Louro, Varo ha mostrado, en declaraciones a Europa Press, su "satisfacción por poder decir lo que ocurrió.

 El también integrante del colectivo de médicos Batas Blancas, que fue quien denunció los hechos ante el ministerio público, ha respondido a las preguntas de la Fiscalía, del juez, de la acusación y de la defensa de los dos investigados.
Varo ha indicado que, mientras que el Ministerio de Sanidad definió "tres supuestos claros" en los que se debían aplicar los nuevos medicamentos, el Sergas "estableció criterios arbitrarios" y "quitó dos", mientras en "la mayoría de comunidades" se aplicaban esos criterios definidos.

 Fuentes jurídicas consultadas por Europa Press han indicado que la instrucción de la causa ha emprendido la fase final del proceso y se podrá cerrar la fase actual tras practicar las últimas pruebas pendientes. Una de ellas es la declaración pendiente de la médico del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac) Alejandra Otero, que se celebrará este jueves, después de haber sido suspendida el pasado mes de febrero como consecuencia de la huelga de funcionarios de la Justicia.

El Sergas considera que las nuevas declaraciones realizadas este miércoles ante el juez "no acreditan" que puedan atribuirse "retrasos" a la subcomisión de Farmacia, encargada de decidir el suministro de los fármacos. 

El Gobierno gallego defiende que este órgano "resolvió los casos de manera rápida, con una media de 13 días" en una enfermedad que tiene un desarrollo de entre 30 y 40 años, y que se siguieron los protocolos y los criterios farmacoterapéuticos comunes establecidos por el Sistema Nacional de Salud (SNS). Los criterios, asegura el Sergas, fueron "facultativos" y no se tuvieron en cuenta "razones presupuestarias".

La Fiscalía, sin embargo, sostiene lo contrario. El ministerio público denunció en una querella que los altos cargos investigados "tramitaron con retraso injustificado, dilatando la toma de decisiones y la puesta en marcha de los mecanismos de contratación y financiación" el suministro de nuevos tratamientos contra la hepatitis C a pacientes gallegos, algo que, apuntó en su escrito inicial, se realizó por "criterios presupuestarios". 

De los nueve casos iniciales, ocho se correspondían con fallecidos y, de ellos, seis fueron incluidos en la investigación judicial. Además, hubo una ampliación con otros tres casos de personas enfermas.

Inicialmente, Lago Louro llamó a los miembros del Sergas a declarar en abril de 2016 solo como investigados por un delito administrativo, pero en diciembre de ese año la Audiencia Provincial de A Coruña emitió un auto en el que estimó parcialmente el recurso de la Fiscalía, al que se adhirió la Asociación Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, y acordó citarlos de nuevo, en febrero de 2017, por un supuesto de delito de homicidio en seis de los ocho casos que incluía la causa."                    (El País, 04/07/18)

11/7/18

Pescanova, del mar a los tribunales Manuel Fernández de Sousa, o la ruina del imperio Pescanova

"Manuel Fernández de Sousa llegó a tener tanto poder en Galicia que con un sola llamada podía tumbar acuerdos firmes del Gobierno gallego. No es broma. El expresidente de Pescanova, para quien la Audiencia Nacional pide 28 años de cárcel y 21 millones de euros en multas por llevar a la ruina a la mayor empresa pesquera de Europa, tenía hilo directo con el presidente de la Xunta y no dudaba en recurrir a él si consideraba que lo que publicaba el Diario Oficial de Galicia (DOG) colisionaba con los intereses de su compañía.

Sucedió hace casi siete años, en el verano del 2011. La Xunta de Alberto Núñez Feijóo llevaba dos años en el poder y acababa de aprobar la ubicación de una planta depuradora de bivalvos que los mariscadores llevaban años reclamando. La contaminación de las rías gallegas era tan elevada (aún lo es) que buena parte de sus bancos marisqueros estaban y están considerados “zonas C”. Es decir, que está prohibido comercializar en fresco lo que de ellas se extrae, que sólo pueda venderse una vez sometido a un estricto proceso de depuración industrial.

La Consellería do Mar, que dirigía y dirige la bióloga Rosa Quintana, había buscado una solución al problema instalando una depuradora en una zona de aguas limpias a la que los mariscadores podrían llevar su producto para sanearlo. El lugar elegido, una coqueta cala en el portiño de Morás, en Xove, en la costa de Lugo.

El emplazamiento cumplía todos los requisitos legales, y los análisis previos demostraban que el sistema funcionaba, porque el marisco se descontaminaba en pocos días. El 28 de julio, el DOG publicó la orden de la Xunta para instalar la depuradora flotante, y a los pocos días el barco que la transportaba zarpó con destino a Xove. Todo parecía dispuesto para una feliz inauguración veraniega, hasta que Fernández de Sousa mandó parar.
Fernández de Sousa pensó que la cercanía de una depuradora de marisco contaminado pondría en duda la imagen de su producto

En Morás está una de las mayores plantas de cría de rodaballo de Pescanova. Y su presidente pensó que la cercanía de una depuradora de marisco contaminado pondría en duda la imagen de su producto. Las bacterias, alegó, podrían llegar a los colectores de su piscifactoría y contaminar a los 4,5 millones de rodaballos que nadan en ella. Levantó a los trabajadores para que sacaran las pancartas. Movilizó a sus ejecutivos. Y llamó a Feijóo.

El día en que los vecinos de Morás esperaban la llegada de la batea, observaron cómo el barco se aproximaba al portiño. Pero el capitán recibió una llamada. Dio media vuelta. Esperó un rato. Y se fue por donde había venido. Un día después, Feijóo anunció en persona que su conselleira buscaría otro emplazamiento. En Morás no han vuelto a saber nada de la famosa batea depuradora.

Uno de los asesores de Fernández de Sousa que manejó los hilos de aquella operación, por la que la Xunta de Feijóo renunció a dar utilidad pública a un puerto público sometiéndose a los intereses de una empresa privada, fue César Aja, biólogo, exsenador, exdiputado, exalcalde por el PP de la vecina localidad de Viveiro y amigo personal de Rodrigo Rato. El exministro de Economía solía veranear en su pueblo cuando aún era una persona respetable, nadie pensaba que su tarjeta era black y el mundillo financiero lo saludaba como el tipo que iba a salvar del desastre a Bankia-Caja Madrid. Una de las entidades que acudió al rescate de Pescanova cuando empezó a hundirse fue, precisamente, Bankia.

Los últimos treinta años de la historia económica de Galicia están plagados de ejemplos de la influencia social, política y económica que ejercía Fernández de Sousa. Hijo de uno de los fundadores de Pescanova, fue quien puso a la empresa viguesa en el mapa mundial de la industria alimentaria, quien pergeñó su salida a bolsa en 1985 y quien pilotó la apuesta, expansión y desarrollo de su rama piscícola. También, según la Audiencia Nacional, el principal responsable de su ruina.

El auto de procesamiento que la defensa de Fernández de Sousa y de los otro dieciocho directivos y consejeros encausados han recurrido, es demoledor
El auto de procesamiento de José de la Mata, juez instructor del caso, que la defensa de Fernández de Sousa y de los otro dieciocho directivos y consejeros encausados han recurrido, es demoledor.

 La cúpula de Pescanova, asegura, diseñó “un sistema piramidal insostenible” mediante el que durante años fue refinanciando deuda con deuda más cara, tanto a través de la compañía matriz como de muchas de sus filiales, para ir parcheando los agujeros del negocio acuícola, que nunca llegó a ser lo provechoso que Fernández de Sousa pensaba.

Según el auto del instructor, de 154 páginas, él y los suyos estafaron a bancos y acreedores presentando facturas falsas y simulando compraventas de mercancía inexistente; maquillaron los balances contables disfrazando como beneficios lo que en realidad eran pérdidas; descapitalizaron la compañía, engañaron a los organismos reguladores... Y justo antes de que el castillo de naipes se viniera abajo, no dudaron en apresurarse a vender sus acciones antes de que se hundieran, para evitar que sus patrimonios personales se vieran afectados. Todo a costa de sus acreedores, de sus 10.000 trabajadores, del resto de accionistas y de centenares de pequeños ahorradores.

El catálogo de delitos que De la Mata imputa a Fernández de Sousa es extenso: falseamiento de cuentas, falseamiento de información económica y financiera, falsedad en documento mercantil, estafa, insolvencia punible, alzamiento de bienes, blanqueo de capitales, uso ilícito de información relevante, impedimento de actuación del organismo supervisor...

Además de los 28 años de cárcel y de los 21 millones en multas, el juez ha ordenado el comiso de 4,6 millones de euros de su patrimonio en cuentas bancarias en Portugal y la devolución de 15,6 millones de euros en concepto de plusvalías ilegales obtenidas con la venta de sus acciones en Pescanova. Él sin embargo, parece tranquilo.

Sigue dedicado a la acuicultura desarrollando ambiciosos proyectos de piscifactorías como jefe de Operaciones de la empresa saudí Naqua, en su particular travesía del desierto.
Fernández de Sousa era un 'factótum' del poder en Galicia al que cualquier político, empresario o directivo quería tener cerca

Antes de que se conocieran sus manejos, Fernández de Sousa era un factótum del poder en Galicia al que cualquier político, empresario o directivo quería tener cerca. Y él, pese a su carácter solitario, desconfiado y empecinado, siempre cultivó esas relaciones. Era amigo personal de Manuel Fraga, quien ya había trabado una sólida amistad con su padre y quien proporcionó a Pescanova todas las ayudas públicas que pidió durante sus gobiernos.

También lo era de José Luis Méndez, el expresidente de Caixa Galicia, la caja con sede en A Coruña, y de Julio Fernández Gayoso, su homólogo en la viguesa Caixanova. Entre ambas entidades –fusionadas en la fallida NovaCaixaGalicia, hoy Abanca- llegaron a tener más del 30% del capital de Pescanova.

 En el año 2009, cuando el crac financiero empezó a hacer mella en el balance de la sociedad, y a pesar de que el grifo del crédito ya se había cerrado, la empresa de Fernández de Sousa y sus filiales recibieron de las dos cajas más de 357 millones de euros en créditos. Él fue uno de los principales defensores de la fusión ideada por Feijóo.

En Vigo, donde la unión de las cajas disgustaba a la clase empresarial, él podía permitirse ser la voz discordante. Porque tenía poder. Lo que empezó siendo una sociedad familiar, la que fundaron su padre, sus hermanos y otros socios en los años sesenta del siglo pasado, acabó convertida en un verdadero imperio empresarial.

Entre sociedades dependientes, filiales, empresas subsidiarias, participadas y uniones estratégicas, Pescanova encabezaba un grupo formado por 151 empresas presentes en más de 25 países. Tenía más de 30 fábricas y factorías de procesado de pescado y productos del mar y medio centenar de plantas de acuicultura, además de una flota con noventa buques factoría. Es decir más que todos los buques de gran calado que forman la armada española.

A pesar de ser toda una multinacional con intereses en los cinco continentes, Pescanova seguía siendo en cierto modo un empresa familiar. Y, de hecho, junto a Fernández de Sousa, algunos de sus parientes más cercanos también podrían ir a la cárcel. Para su hijo Pablo Javier Fernández Andrade, el juez pide 13 años y seis meses de cárcel. Para su hermano Fernando Fernández de Sousa, diez años y medio. Para Alfonso Paz Andrade, hijo del socio y amigo de su padre Valentín Paz Andrade, doce años y medio. 

Para su mujer, María del Rosario Andrade Turell, tres años. La acusa de colaborar en el desfalco por transferir 5,2 millones de dólares de una empresa tapadera de su marido a una cuenta en Hong Kong en el año 2013, cuando la instrucción ya había empezado y con el objetivo de evitar que la justicia española pudiera fiscalizar ese dinero.

Apenas dos años antes de aquella transferencia, cuando aquel barco con una depuradora dio media vuelta en el portiño de Morás, Fernández de Sousa seguía teniendo una imagen pública de empresario paternal, responsable y triunfador. Claro que otro de los campos en los se cuidó de tener amigos fue en el de los medios de comunicación.

 Llegó a ser patrono de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, que lleva el nombre del propietario del grupo de medios vinculados a La Voz de Galicia. 

 En ese patronato se sentaban otros poderosos gallegos como Manuel Jove, el fundador de la constructora Fadesa y que en aquella época era el mayor accionista individual del BBVA; José María Castellano, ex vicepresidente de Inditex y de NovaCaixaGalicia; José María Arias, ex presidente del Banco Pastor; José Arnau, vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega, y Roberto Tojeiro, presidente de Gadisa, la empresa gallega con más facturación de entre las que no forman parte del entramado empresarial del dueño de Inditex.

Fernández de Sousa ejercía  influencia editorial sobre la mayoría de los diarios gallegos a los que premiaba con golosas campañas de publicidad
La Voz era en aquellos tiempos el periódico más leído de la comunidad y todos los patronos de la Fundación ejercían sobre él cierta influencia editorial. La de Fernández de Sousa estaba entre las más notables. También la ejercía sobre la mayoría del resto de los diarios gallegos a los que premiaba con golosas campañas de publicidad y planas a todo color en páginas impares, las más caras.

Un buen ejemplo fue el secuestro del Vega 5, un palangrero de bandera mozambiqueña operado por Pescamar, filial de Pescanova, que fue capturado por piratas somalíes en diciembre del 2010. Entre su tripulación había dos marineros gallegos. Pero al contrario que en otros secuestros, como el del Alakrana o el del Playa de Bakio, atuneros armados por empresas vascas y sobre los que los periódicos de Galicia dieron amplia, diaria y cumplida información mientras no fueron liberados, con el Vega 5 no pasó lo mismo.

Fernández de Sousa no quería que ninguna exclusiva pudiera poner en peligro el rescate, o que la imagen de su empresa resultara perjudicada si algo salía mal. Y ordenó silencio. Lo hubo. Incluso exigió que en las fotos, si las había, se ocultara el logotipo de su grupo en la torre del barco. Hasta llegó a utilizar a amigos comunes para presionar al director gallego de un diario nacional que osó publicar en su web un vídeo con imágenes de los pescadores secuestrados.

Según el juez De la Mata, Pescanova ya se encontraba en situación de insolvencia en el año 2009. Pero dos años después, en el verano del 2011, cuando al Gobierno gallego se le ocurrió emplazar una depuradora flotante a unos cientos de metros de una de sus piscifactorías para resolver un problema de lustros de los mariscadores, Fernández de Sousa seguía siendo un hombre poderoso.

El mismo día en que el presidente de la Xunta se plegó a sus deseos y ordenó al barco que toaba la depuradora que diera media vuelta, un empleado de Pescanova envió a Fernández de Sousa la foto del buque reculando, tomada con un móvil. Desde el suyo, y como muestra de su poder, Fernández de Sousa se la rebotó a los directores generales, consejeros delegados y directores de varios periódicos gallegos. Fue la que publicaron al día siguiente."              (Juan Oliver, Público, 26/06/18)

10/7/18

Crónica da especulación e privatización da fachada litoral da Coruña

"A Coruña é unha cidade que presume de vivir aberta ao mar. Pero o certo é que o redeseño do litoral da urbe herculina é o froito dun plan de especulacións e privatizacións que cuestiona o modelo aplicado. Un estudo realizado por investigadores das universidades da Coruña, Porto e Extremadura critica duramente o modelo desenvolvido nesta cidade, a liberación de espazos públicos e o carácter depredador do sector inmobiliario.

O traballo de investigación, titulado 'Reconversión de espacios portuarios y privatización de la fachada litoral de A Coruña: una lectura crítica', vén de ser publicado na revista científica Ciudades, que edita o Instituto Universitario de Urbanística da Universidad de Valladolid. Está asinado por Alberto Rodríguez Barcón, do Centro de Investigação do Território, Transportes e Ambiente (CITTA) da Universidade do Porto; Estefanía Calo, do Departamento de Dirección de Empresa y Sociología, Grupo de Estudios Territoriales, da Universidad de Extremadura, e Raimundo Otero Enríquez, do Departamento de Socioloxía e Ciencias da Comunicación, do Grupo de Estudos Territoriais da Universidade da Coruña.

O traballo analiza a progresiva rehabilitación e privatización da fachada litoral do centro urbano da Coruña a partir da liberalización de espazos industriais portuarios. Un proceso que abarca desde o ano 2012 ata a actualidade e que foi estruturado en tres grandes fases: remodelación da área da Mariña; privatización dos terreos de La Solana-Hotel Finisterre, e fi nalmente, a privatización para usos terciarios e residenciais dos chamados “portos interiores”.

En primeiro lugar, e unha vez rematado o groso das obras do Porto Exterior localizado no municipio de Arteixo, suxiren que "se está xestando un proceso de privatización do espazo portuario interior desafectado da Coruña, coa posible venda do chan público a promotores privados para a execución de ambiciosos desenvolvementos inmobiliarios cun forte carácter especulativo". En segundo lugar, analizaron a rehabilitación integral da fachada marítima a través do megaproxecto coñecido como “Obras da Mariña”, que modificou a estética visual da zona costeira e potenciou a súa funcionalidade turística.

No estudo, os seus autores din demostrar que "existe unha clara intencionalidade por privatizar os antigos espazos industriais portuarios da Coruña" a partir dunha estratexia que os investigadores vinculan co que chaman as "metáforas da cidade como «máquina de crecemento e de entretemento»", as cales, advirten, "alertan sobre os perigos de condicionar o plan urbano en aras do crecemento polo crecemento que ameaza o dereito á cidade".

Este proceso de privatización, inscrito dentro do modelo de transformación da área portuaria que denomina como “ ofi cial” e que está a tratar de impoñerse na actualidade, está promovido por entidades públicas: Autoridade Portuaria, Portos do Estado, Administración Xeral do Estado, e que conta co apoio explícito do que sinalan como unha "constelación de axentes privados coaligados nunha rede de elites locais", integrada por "empresarios, promotores, asociacións de comerciantes, etc".

Así, coa súa análise fan unha "reflexión crítica" sobre o modelo “ oficial”, asumindo que "moitas das contrapropostas posibles (fundamentalmente, maior peso do espazo público e blindaxe da súa titularidade pública) están recollidas no proxecto 'alternativo' que defende a corporación municipal actual", subliñan, en referencia ao goberno da Marea Atlántica.

Os investigadores defenden que "contra o discurso recorrente do crecemento como antesala do beneficio xeneral", a privatización e especulación da área portuaria da Coruña contribuíu a "consolidar fenómenos negativos no centro histórico coruñés", como son, por exemplo, os procesos de xentrificación comercial e residencial, a turistificación da área e a privatización do espazo público.

"Deste xeito, lonxe de integrar o ámbito portuario dentro do tecido urbano, o proceso de reconversión da área podería provocar unha maior fractura e segregación espacial en termos económicos e sociais coa implantación dun novo e elitista barrio residencial, e novas formas de consumo e de entretemento orientadas ao turismo", advirten os investigadores.

Con todo, consideran que a transformación da área portuaria e industrial do centro histórico coruñés "tamén pode representar unha oportunidade para liberar espazos e dotar de certas infraestruturas e servizos a un centro urbano excesivamente denso e con graves carencias en materia de áreas verdes e espazos públicos".

De feito, lembran que era así como "se prevía na planificación inicial que Joan Busquets realizou sobre os terreos portuarios desafectados da Coruña, onde se conxugaban funcións comerciais e residenciais con zonas verdes e de recreo".

"A eliminación parcial do tráfico rodado en superficie no centro histórico tamén debe ser un aspecto valorado, xa que sitúa a Coruña á par de moitas cidades europeas cunha clara preocupación pola sustentabilidade ambiental e social dos seus núcleos urbanos", salientan os expertos, que ven "plausible, tamén, considerar que a reconversión da fachada costeira –especialmente a explanación da Mariña– actúa como estímulo do turismo urbano, especialmente o de tipo 'cruceirista', e consolídao como un novo polo produtivo e de xeración de riqueza na cidade, non exento de problemáticas [...] que non deben pasar inadvertidas".
Entre esas problemáticas citan o "impacto económico moderado, custos ambientais importantes e consolidación dun espazo 'enclávico', dominado por aspectos comerciais moi concretos e que logra descartar múltiples atractivos turísticos alternativos da cidade".

En calquera caso, recoñecen a imposibilidade de contrastar as propostas de transformación “oficial” e a “alternativa” e confirmar as potenciais vantaxes e desvantaxes de cada proxecto.

"É necesario asumir que, máis aló das disquisicións ideolóxicas que subxacen ao debate, ambos os modelos posúen virtudes e defectos que deben ser calibrados e sopesados cunha mirada a longo prazo", asumen os investigadores.
No caso do modelo “alternativo”, subliñan que "este xorde apenas como unha reacción contraria e improvisada ao intento de privatización e carece, aínda, dunha planificación concreta dos terreos máis aló dun ideario xeral".

No que se refire ao modelo “oficial”, destacan que "promove a venda dos terreos para o seu propio interese orzamentario, pero desenténdese de calquera clase de planificación posterior, delegando esa responsabilidade nos acordos asinados en 2004 —co socialista Francisco Vázquez no seu último mandato— e na iniciativa empresarial privada".

Todo isto, din, "fai prever que o proxecto resultante recollerá, nalgún grao, propostas de ambos os bandos", de xeio que "o modelo 'alternativo' deberá introducir actividades económicas e de recreo orientadas ao turismo, pois a zona xa é un referente da cidade –sobre todo despois da rehabilitación da zona da Mariña– e calquera actividade lúdica, cultural ou económica que se prevexa será, con toda probabilidade, incorporada a esta dinámica (cos riscos xa mencionados que esta leva)", expoñen.

Así mesmo, de seguir vixentes os convenios asinados en 2004, opinan que "o Concello deberá acometer unha planificación integral dos terreos desafectados incluíndo áreas residenciais e de consumo".

Nesa tensión entre o plan oficial e o alternativo, "no caso de que o plan urbano 'oficial' finalmente se impoña, teríase que considerar un maior peso do espazo público e dos elementos culturais debido á forte presión e concienciación social que existe na actualidade con respecto aos terreos portuarios", salientan os autores do estudo. 

TITULARIDADE DO TERREO PORTUARIO

Os expertos destacan que a cuestión da titularidade do terreo portuario merece unha consideración aparte. Así, máis aló da legalidade do proceso e dos usos finais do mesmo, entenden que "poxar e privatizar terreos de carácter público para financiar outras grandes infraestruturas, sendo xa de seu unha práctica urbanística moi cuestionada, é unha medida que debe incorporar o apoio da lexitimación social".

Nesta liña, consideran "conveniente a realización efectiva dunha consulta cidadá que desbloquee a situación de encadramento" na que se instauraron tanto a Autoridade Portuaria como o Goberno Local, para que "conclúa o debate".
"Dito doutro xeito, o carácter público dos terreos, a súa importancia funcional e económica, e o valor histórico, patrimonial e paisaxístico da área industrial portuaria esixe, ao noso modo de ver, o emprego de instrumentos participativos para que os veciños da Coruña poidan reflectir o seu parecer sobre como se vai configurar e a quen vai pertencer o centro histórico da súa cidade", propoñen os autores do estudo.

Por último, os autores recoñecen que "quedan pendentes moitas cuestións que a día de hoxe son imposibles de esclarecer", principalmente, "que discurso vai ser ao final o que se materialice nos terreos industriais do porto", ou "cal será o impacto real da transformación portuaria en termos sociais, económicos e culturais sobre a cidade e sobre a contorna do centro histórico". Tamén queda por resolver a incógnita de "se se incrementarán os fenómenos xa demostrados de xentrificación na zona".

PEONALIZACIÓN E 'TURISTIFICACIÓN' DA MARIÑA

A progresiva deslocalización das actividades industriais no porto da Coruña liberalizou amplos espazos no centro histórico, fundamentais para a configuración urbana da cidade; unha grande área portuaria no centro urbano que se pode dividir en tres grandes subáreas e que concatenan, en tres actos, un proxecto de transformación pasado (zona da Mariña), presente (terreos de La Solana-Hotel Finisterre) e futuro (portos interiores” da fachada litoral da cidade. 

A localización privilexiada destes enclaves, destacan os expertos, suscitou o interese de diferentes actores privados e xerou a confrontación directa entre distintas administracións públicas, fundamentalmente Goberno local e Autoridade Portuaria.

A primeira desas fases que estruturan o proceso de reconversión da fachada litoral da Couña, liderado pola Autoridade Portuaria, materializouse coa culminación do proxecto de rehabilitación da área da Mariña, un enclave que conecta os barrios da Cidade Vella e Peixaría pola súa fachada sur e que constitúe a “postal turística” por excelencia da cidade.

Os autores do estudo salientan que a función tradicional desta área de recreo foi reforzada mediante o soterramento da circulación rodada e a peonalización da súa superficie, cunha chaira resultante de máis de 50.000 novos metros cadrados que a propia Autoridade Portuaria describiu así: “Conseguiuse integrar o peirao de Transatlánticos e a terminal de Cruceiros cun acceso cómodo e practicamente libre de vehículos para os turistas que percorren a pé a dársena da Mariña, praza de María Pita, rúa Real e a Cidade Vella, ademais de devolver aos coruñeses o contacto directo coa franxa marítima máis representativa da cidade”.

"As actuacións emprendidas pola Autoridade Portuaria para converter o porto interior nun recurso turístico capaz de captar novos fluxos de capital global, comezan coa inauguración en 2005 dun novo Palacio de Congresos e un centro comercial; proseguen coa inauguración da nova terminal de cruceiros en 2011, e culmínanse catro anos despois coa impoñente explanación da Mariña", describen os expertos.

A intención, sinalan, era a priori "proporcionar un van con capacidade para acoller os cruceiristas que fan escala na cidade, e proporcionarlles un acceso rápido aos seus principais atractivos turísticos".

A proximidade da nova terminal ao centro comercial completou, segundo os autores do estudo, "un circuíto planificado de lecer turístico e consumo de rápido percorrido e lecer".

O certo é que o volume de cruceiristas experimentou un notable aumento na Coruña na última década, "celebrado polos medios de comunicación locais como unha vía incuestionable –e imprescindible– de ingresos nun contexto de profunda recesión económica", apunta os autores do estudo.

"A 'espectacularización' turística do porto interior da cidade, e a consecuente transformación urbanística deste espazo, vincúlase ás metáforas da «máquina de crecemento» e de «entretemento» a través da promesa do incremento lineal do turismo de cruceiros", engaden os investigadores.

Neste proceso de conversión do espazo portuario nun espazo de consumo, os investigadores destacan que "quedaron fóra da discusión pública os impactos sociais e ambientais que pode xerar esta actividade turística na cidade", os cales "xa están a ocupar un lugar preeminente na axenda política e veciñal en cidades portuarias mediterráneas como Barcelona, Marsella ou Venecia".

Que impactos son estes? Por exemplo, "a aproximación e o amarre de cruceiros nun porto xera enormes cantidades de residuos altamente contaminantes e de difícil tratamento"; neste sentido, calcúlase que o 24% do total dos refugallos sólidos que hai nos mares son xerados polos cruceiros.

 Por outro lado, as cifras que presenta a Autoridade Portuaria da Coruña sobre esta cuestión "non son menores", segundo os investigadores, xa que, por exemplo, o volume de recepción de residuos sólidos do porto da Coruña se incrementou no período 2011-2015, de 1.593 metros cúbicos ata os 3.125.

En segundo lugar, os investigadores apuntan a que "son moitas as incógnitas que rodean ao impacto económico real do turismo de cruceiros, tradicionalmente deslocalizado e os procesos inflacionarios que este xera, por exemplo, nos prezos do sector hostaleiro e comercial da cidade portuaria de destino".

 Así, no caso coruñés, destacan que "a única investigación sólida realizada á poboación cruceirista estima o seu gasto medio durante a visita en 64 euros" por persoa, cifra "claramente inferior ao gasto medio diario do turista internacional que ten como destino Galicia", estimado en 129 euros, "máxime se pensamos que a súa estancia media é de dez días, e non dunhas horas".

Por último, os investigadores sinalan que o volume de cruceiristas non alcanza o doutras cidades portuarias en España e "xera problemas de conxestión do tránsito peonil e a interrupción das rutinas sociais e comerciais da veciñanza que favorece a progresiva «tematización cultural» do centro histórico e fachada litoral, á vez que intensifica o xa de seu elevado índice de terciarización da zona".

En conclusión, apuntan a que A Mariña coruñesa se configurou como un "escenario 'turistificado' que facilita os procesos de baleirado e «artificialización» do tecido sociolóxico da cidade; a propagación de fenómenos de xentrificación residencial e comercial no centro histórico; a perda de elementos pertencentes á memoria colectiva da cidade (como, por exemplo, o antigo edificio de sanidade derruido), así como a desaparición de servizos públicos (antigo aparcadoiro) e a eliminación de espazo verde".

De igual modo, consideran que esta intervención urbanística causou un "elevado custo público nun contexto de crise económica".

PRIVATIZACIÓN DOS TERREOS DA SOLANA - HOTEL FINISTERRE

Coa intervención sobre A Mariña, os expertos consideran que se deu inicio á transformación da área portuaria e, por extensión, da paisaxe urbana do centro histórico da Coruña. Unha vez rematada esa fase, o foco de interese trasladouse a outros espazos portuarios liberados da súa actividade industrial tradicional, como é o caso do amplo complexo deportivo e de recreo da Solana e do hotel de cinco estrelas Finisterre, situado en primeira liña de costa.

"Con todos estes terreos —-que enmarcan o debate público actual sobre os usos do espazo portuario liberado desde a apertura do Porto Exterior— poñen tamén sobre o tapete de maneira explícita dous modelos de cidade antagónicos: en primeiro lugar, o da Autoridade Portuaria, propietaria do chan e proclive á súa venda mediante poxa ao sector privado, coa finalidade de sufragar os custos adquiridos coa construción do Porto Exterior; en segundo lugar, o modelo do actual Goberno local que avoga por preservar a titularidade pública dos terreos e potenciar o seu uso cultural e de recreo", expoñen os autores do estudo.

No traballo, recordan que a orixe da transformación desta área comezou na época franquista, cando en 1941 os terreos foron cedidos mediante concesión a un particular para usos deportivos. Xa en 1948, o particular construíu un hotel que foi posteriormente cedido, ata 2027, á inmobiliaria Río Mero SA. As instalacións emprazábanse na antiga praia do Parrote, a cal, lembran os investigadores, constituía a praia natural dos veciños da Cidade Vella e que acabou sendo engulida en 1968 coa ampliación das instalacións deportivas da Solana.

En 1999, os terreos da Solana e o hotel foron desafectados polo Plan de Utilización dos Espazos Portuarios, polo cal deixaron de ser de dominio público portuario para ser chan patrimonial. Deste xeito, a pesar de que continúan tendo unha titularidade pública, poden ser cedidos ou vendidos tanto a actores privados como a outras administracións públicas, entre elas, tamén o Concello da Coruña. Así, e como se salienta neste estudo, desde a Administración local alúdese ao exemplo da dársena interior do porto de Valencia, cedida de maneira gratuíta ao Goberno da cidade en 2013. Para os expertos, "resulta significativo que, apenas tres anos despois da desafectación destas áreas, a Autoridade Portuaria tentase xa incoar un proceso de poxa que foi paralizado por Portos do Estado".

Os autores do traballo expoñen tres momentos claves para entender a progresión privatizadora deste espazo portuario. En primeiro lugar sitúan o acordo entre o Goberno local (liderado por entón por Paco Vázquez), mediante convenio en 2004 co Ministerio de Fomento, para a reordenación urbanística dos terreos portuarios liberados, permitindo os usos comerciais, hostaleiros e residenciais nese emprazamento unha vez fosen poxados.

 O seguinte momento clave produciuse en 2012, cando o Goberno local, daquela en mans do Partido Popular, modificou a natureza da clasificación do chan no proceso de elaboración do Plan Xeral de Ordenación Municipal, o que permitiu que os terreos da Solana pasasen de “chan dotacional” —tal e como figuraba no PXOM de 1998 e na aprobación inicial do PXOM de 2009— a “patrimonial privado”, aumentando así exponencialmente o seu valor de mercado, sublíñase no estudo.

 No caso do Hotel Finisterre, este deixou de pertencer ao “sistema xeral de espazos libres”, que agrupa os parques urbanos e áreas públicas destinadas ao lecer cultural e recreativo, configurándose como un solar propio. O terceiro momento clave sitúase no ano 2015, cando se ditaminou no Plan Especial de Protección e Reforma Interior da Cidade Vella e Peixaría (PEPRI) unha maior edificabilidade neste enclave (do 35%).

"Todos estes episodios sentaron as bases para a privatización do espazo La Solana-Hotel Finisterre, anticipados no seu maior parte no informe de previsión económica de 2012 da Autoridade Portuaria e que non viu a luz pública ata novembro de 2016", conclúen os expertos, que lembran que foi a comezos do ano 2016 cando finalmente Portos do Estado comunicou ao Goberno local da Coruña, rexido pola Marea Atlántica, a súa intención de poxar o complexo da Solana-Hotel Finisterre.

Os autores do estudo describen detalladamente o conflito, segundo eles, "ideolóxico", que desde entón manteñen o Goberno coruñés e a Autoridade Portuaria:

"A Administración Local, ante a imposibilidade aparente de obter ambos os terreos por cesión gratuíta, require dividir o conxunto en dúas parcelas e un período para elaborar unha oferta directa de adquisición do chan onde se sitúan as instalacións de 'La Solana', taxadas pola Autoridade Portuaria en 1.387.000 euros. 

Deste xeito, en xuño de 2016 o Consello de Administración do Porto, ante a opción preferente de compra que ten outra administración por enriba da empresa concesionaria, aproba conceder unha prórroga de seis meses para formalizar a devandita oferta que é presentada en outubro do mesmo ano, e rexeitada en novembro por unha suposta falta de documentación. 

Desde este momento, existe un fluxo e refluxo de acusacións mutuas entre Goberno local e Autoridade Portuaria en virtude dunhas supostas negociacións secretas levadas a cabo en outubro de 2016 entre esta última e a actual concesionaria de 'La Solana' e o Hotel Finisterre, a partir das cales a empresa inmobiliaria Rio Mero S.A. ofrecería 10 millóns de euros para a «adquisición directa» de ambas as entidades. 

Desde Portos do Estado e a Intervención Xeral do Estado urxen a retomar a poxa ante a cuantiosa oferta proposta xa que «non aceptala supoñería un prexuízo para o interese xeral portuario» . Con todo, desde o Goberno local denúnciase o feito de que se tentase renovar a poxa cando aínda se atopaban dentro da prórroga concedida ata finais de ano, ademais de que en ningún momento se lles solicitase a suposta documentación necesaria para emendar o trámite burocrático destinado á adquisición de 'La Solana'.

 Máis aló da suposta veracidade destas negociacións ás costas do Consistorio, resulta sorprendente que unicamente se aumentase a poxa —de 1,4 a 5,6 millóns de euros— polas instalacións de 'La Solana' que desde un principio interesaban ao Goberno Municipal. Mentres, a poxa polo hotel, cuxa taxación alcanzaba os 4,7 millóns de euros, permanece inamovible.

 A día de hoxe, o Goberno Local trata de sacar músculo a través das mobilizacións públicas e mesmo analiza a posibilidade de convocar unha consulta cidadá en referencia aos terreos de 'La Solana'. Ademais, esgrimiu que posuiría, segundo aparece no Rexistro da Propiedade con data de 1991, a titularidade dunha pequena parcela (380 m2) dentro da área que podería ser reclamada en caso de xudicializarse o conflito. 

O último movemento axedrecístico nesta confrontación ideolóxica por impoñer un determinado modelo de reutilización urbana das áreas portuarias liberadas, efectuouno o Goberno Local en febreiro de 2017 co apoio de todos os partidos políticos con representación no Pleno Municipal. A partir desta data, o Goberno Local inicia un proceso para modificar o PXOM polo cal se consegue reafirmar a titularidade pública da parcela de 'La Solana'.

 Deste xeito, aínda que a poxa non se vería afectada, o Goberno espera que esta medida desanime aos potenciais investidores, xa que, segundo a normativa, o Concello tería a capacidade de expropiar de maneira forzosa a parcela unha vez superados os cinco anos". 

PORTOS INTERIORES

Os terreos da Solana configúranse, para estes autores, como "o campo de batalla xeográfico sobre o que conflúen dúas maneiras antagónicas de entender a cidade e a natureza pública". Pero este conflito, avisan, "non é máis que a antesala do que virá, polas súas enormes potencialidades especulativas, no momento de acometer a reforma dos portos interiores".

Mediante o convenio subscrito polo Concello da Coruña e o Ministerio de Fomento en febreiro de 2004, o Goberno local comprométese a reordenar urbanisticamente os terreos desafectados, integrándoos, a través da tramitación de revisión do PXOM nun prazo máximo de 4 anos (e en consonancia co PEPRI), como “chan urbano non consolidado”, incluída a estación de mercadorías de San Diego administrada por Adif.

Asúmese, tamén, a necesidade de sufragar os gastos derivados da construción do Porto Exterior a través da desafectación destes terreos. Para iso, os portos interiores divídense en Zona 1 (peiraos de Batería e Calvo Sotelo) e Zona 2 (peiraos e estación de mercadorías de San Diego e peirao petroleiro). Ambas as zonas pertencen ao Sistema Xeral Portuario, e Ferroviario no caso da estación de San Diego, e están reguladas polo Plan Especial de Ordenación dos Espazos Portuarios do Porto da Coruña de 1999.

Mentres que os peiraos de Batería e Calvo Sotelo acollerían actividades comerciais, a área de “San Diego-Petroleiro-Estación de ferrocarril” concentra practicamente todo o plan residencial.

"Aínda que a estimación inicial en 2003 era de 3.000 vivendas, a día de hoxe, debido á necesidade de financiación ante as débedas adquiridas coa construción do Porto Exterior, están a considerarse 5.700 vivendas, máximo legal permitido no convenio de 2004 e o PXOM –en vigor– de 2013. Estamos, por tanto, fronte ao maior desenvolvemento urbanístico na historia da cidade", salientan os autores do estudo.

En conxunto, destacan, trátase dun proxecto de "transformación morfolóxica, social e económica de toda a liña costeira" cunha "importante presenza de actividades comerciais, terciarias e de lecer". Ademais, engaden, "as amplas bolsas destinadas a usos hostaleiros suxiren con claridade unha predisposición política a incrementar a presión turística na área".

Por outra banda, remarcan que "a fundación dun populoso barrio en pleno centro implica asumir os problemas derivados en termos de densidade, sobrecarga de accesos e servizos públicos, etc.; así mesmo, a súa elevada altura proxectada —entre 6 e 10 plantas— bloqueará con seguridade a liña visual cara ao mar, delimitando, con toda probabilidade, un espazo segregado do resto da trama urbana e cun marcado carácter elitista".

Con todo, din, "sería inxusto non sinalar as oportunidades, en termos de xestión urbana sustentable, que se poderían materializar dispoñendo dunha ampla área costeira no centro urbano da cidade". Recordan que o PXOM que iniciou Busquets en 2009 contempla a posibilidade de concretar usos compartidos do espazo portuario, combinando funcións residenciais e comerciais con espazos públicos e zonas verdes.

"A correcta xestión destas actividades podería xerar novas fontes de riqueza económica e desafogar, por outra banda, un centro histórico excesivamente densificado. O aproveitamento do patrimonio cultural e simbólico do espazo portuario desafectado, a súa interacción co mar e a súa accesibilidade constitúen unha base extraordinaria para a reconfiguración definitiva da Coruña nunha cidade postfordista", conclúese no estudo."                  (Galicia Confidencial, 04/07/18)

9/7/18

Punto y final a un crimen en la Galicia profunda

"Con la atenuante de padecer una anomalía psíquica que le ha dejado en la niñez, Juan Carlos Rodríguez González, de 51 años, el asesino confeso de su convecino, el holandés Martín Verfondern, de 53, ha sido condenado por la Audiencia de Ourense a 10 años y medio de prisión. 

Se cierra así un capítulo negro de la Galicia profunda que en enero de 2010 truncó el sueño del matrimonio Verfondern que habían comenzado 13 años antes, cuando se trasladaron a la despoblada aldea ourensana de Santoalla do Monte, con apenas seis habitantes, para vivir una vida tranquila, en plena naturaleza salvaje.




La sentencia deja solo frente a este crimen a un único culpable y autor del disparo que acabó con la vida del holandés, pese a sufrir una discapacidad del 65%. Su hermano Julio Rodríguez, acusado de encubrimiento, al haber ayudado a Juan Carlos a ocultar el cuerpo durante cuatro años y medio, ha quedado absuelto y en libertad, aunque ambos tendrán que asumir las costas del proceso. Además, el acusado deberá indemnizar a la viuda del holandés, Margot Pool con 50.000 euros y el tribunal le impone la prohibición de acercarse a ella a menos de 300 metros durante 11 años y 5 meses.

Al arrancar el juicio en junio, el fiscal encargado del caso, Miguel Ruiz, puso en antecedentes al jurado popular. Para ello pintó el escenario del crimen como una aldea perdida en la montaña, siendo el único móvil los conflictos entre las dos familias por el reparto del lucrativo negocio maderero. "Ustedes llegarán a la conclusión de que Santolla era el salvaje oeste", les advirtió.

Un mes antes, aproximadamente, de la muerte del que todos los vecinos llamaban “el holandés”, se escribió el crimen. Una sentencia de Juzgado de Primera Instancia de O Barco (Ourense) obligó a inscribir a Verfondern en la comunidad de montes y poder participar así como vecino de los beneficios del negocio.

 Este veredicto fue el detonante del homicidio, porque, para el fiscal, el sentimiento de apego a la tierra de los comuneros, concretamente de la familia Rodríguez González, había chocado de lleno con los intereses de “unos extranjeros” que legalmente reclamaban una parte de los ingresos.

Juan Carlos Rodríguez ya había confesado en noviembre de 2014 ante la Guardia Civil y el juez que lo mató porque "conducía como un tolo (loco)", aunque después cambió de versión, pero sin entrar en detalles. En el juicio no quiso declarar, un “derecho al silencio”, dice el tribunal, que no afecta a ningún principio constitucional por lo que han prevalecido sus anteriores declaraciones sumariales y los testimonios recogidos durante la vista oral.

Su hermano Julio Rodríguez, sí aceptó dar su versión ante el jurado popular, pero negó que hubiese tomado parte en una confabulación familiar para asesinar a Verfondern. Admitió que había ocultado el cadáver de su vecino al que encontró dentro de su coche, todavía encendido, un destartalado Chevrolet Blazer aparcado a la entrada del pueblo cuando él iba conduciendo su tractor. Y dijo que lo hizo para proteger a su familia porque pensó esta que podía tener problemas.

Junto a su hermano Juan Carlos, condujo el coche del holandés con su cuerpo dentro, a unos 20 kilómetros lejos del pueblo, y luego depositó el cadáver en el suelo y lo cubrió con unas ramas de pino y regresaron a casa. Insistió Julio que a partir de ese momento se impuso la ley del silencio porque nadie volvió a comentar el asunto ni él habló del tema con su hermano hasta que este fue detenido.

El capítulo final de esta historia lo cerró Julio Rodríguez, cuando fue interrogado por la relación de su familia con el matrimonio Verfondern. Reconoció que la relación entre las dos únicas familias del pueblo se fue deteriorando “porque Martin no respetaba las propiedades abandonadas y se iba apoderando de las piedras de las casas en ruinas para usarlas en la suya".

Julio pensó en su familia cuando vio el cuerpo sin vida de su vecino. Y aunque, sin llegar a acusarlo, situó a su hermano en el lugar del crimen, explicó ante el jurado que “se trata de un niño de siete años, incapaz de maquinar, pero muy capaz de mentir para llamar la atención o hacerse el héroe”.

El fiscal rebajó en seis años la petición de condena para Juan Carlos y prácticamente su teoría del crimen fue reproducida en la sentencia. El homicida estaba convencido de que quería ser “el héroe de Petín”, acabando con la vida de Martín, “al que le profesaba una profunda enemistad”, después de reconocer que ”llevaba tiempo pensando en castigar a Martín de alguna manera”. 

La sentencia deja claro que la conflictividad derivada de la pérdida de ingresos de la familia de Juan Carlos por el reparto de los rendimientos del monte comunal influyeron en él, porque “en el fondo de su conducta aparece la enemistad y el odio que regía la vida de esa pequeña comunidad”.                 (Elisa Lois, El País, 06/07/18)

6/7/18

Los gallegos de Trintxerpe formaron un grupo muy cohesionado, de mucho carácter, con su fábrica de hielo, sus rederías, sus bares, su pulpo, su ribeiro y su idioma, hombres, mujeres y niños siempre en gallego. Llegó el obispo y casi termina en el agua con su coche y su chófer, los gallegos se habían rebelado. Como consecuencia, la comunidad de Trintxerpe fue excomulgada de la iglesia católica. Un caso único...

"Koldo Izagirre (Altza-Pasaia, Guipúzcoa, 1953) es uno de los autores más imaginativos de las letras vascas. Con una fértil trayectoria tanto en prosa como en poesía, es un apasionado explorador e innovador de los lenguajes narrativos. La memoria histórica es el tema que más ha cultivado en su prosa  (...)

Al describir el puerto de Pasaia, hablas de los estibadores vascohablantes, los marineros gallegos y alemanes.

Había dos muelles principales, nosotros vivíamos en el muelle cuadrante o muelle avanzado, que es una prolongación de forma cuadrada en la mitad del muelle trasatlántico, a donde llegaba el tráfico industrial y comercial en general. Los buques traían chatarra, madera, maquinaria, incluso trolebuses de Londres, usados, de dos pisos, con su publicidad y todo. Estuvieron funcionando varios años en las líneas de Donostia.

 También se descargaba sal, carbón de cock, azúcar, plátanos, café, fosfato, pirita, papel para pasta… La carga-descarga supone un mundo de papeleos, seguros, consignatarios y consulados, pero, fundamentalmente y mucho más visible, un mundo de relaciones entre personas, entre barco y tierra, bodega y muelle, entre muelle y vagón o camión, es decir, entre marineros y trabajadores. 

No había contenedores, mucho género venía a granel y lo que no venía a granel venía en sacos, y todo aquello exigía mucha mano de obra, peonaje. Un montón de gente en cubierta guiando las maniobras de la grúa y paleando en bodega, otro montón de gente recibiendo la mercancía en los vagones o en los camiones y recogiendo los restos que caían alrededor… 

A todo aquel hormiguero hay que añadir los trabajadores del propio puerto, encargados del mantenimiento y de las reparaciones: mecánicos, electricistas, engrasadores, enganchadores, albañiles, pilotos, gruistas, guardas… Todo era una mezcla de hablas técnicas y de idiomas diferentes. 

Había un tráfico muy grande de barcos con pabellón alemán y holandés, y se oía mucho alemán, mucho euskara entre los estibadores y los guardas, el castellano dominaba entre la gente de oficinas, y también oía frases sueltas de inglés, que ya era el habla franca de los puertos europeos.

¿Y el otro muelle?

El muelle pesquero. En algunos momentos, exagerando, casi se podía pasar de un lado a otro de barco en barco, por la cantidad de ellos que había. Los grandes barcos se dedicaban al bacalao, iban a Terranova. Otros a alta mar, quince días, un mes, a Gran Sol, fundamentalmente, hacia la plataforma de Irlanda. Todo eso ya no tenía nada que ver con la pesca tradicional o lo que podría ser un típico puerto pesquero. 

Era parte de un puerto industrial, y la pesca también era industrial: grandes mareas, grandes redes, grandes congeladores… Pero también había una infraestructura de rederías, talleres de cuidado de buques, etc. que constituía otra industria, un montón de oficios que también eran parte del puerto, aunque fuesen empresas autónomas. 

Era una zona de mucho movimiento, porque se necesitaban reparaciones inmediatamente, los muelles estaban llenos de chispas de soldadura, había botellas de acetileno en el suelo cada dos por tres... A la vista destacaban el colorido de los barcos y la herrumbre de bastantes de ellos. Al olfato, el gasoil y el salitre de las redes. Al oído, el habla de los habitantes de Trintxerpe, hombres, mujeres y niños siempre en gallego.

Los gallegos aparecen con bastante frecuencia en tus narraciones…

Los gallegos llegaron en grupo hacia 1916-17, contratados para romper una huelga. Llegaron, se unieron a la huelga y se quedaron en Trintxerpe, uno de los distritos de Pasaia, frente al muelle pesquero, con su fábrica de hielo, sus rederías, sus bares, su pulpo, su ribeiro y su idioma. 

Formaron un grupo muy cohesionado, de mucho carácter. Muy castigado también, accidentes, enfermedades profesionales, hundimientos… Y muy marcado políticamente. 

A Trintxerpe, durante la Segunda República, la prensa de derechas le puso el mote de la Meca Roja. Fue más anarquista que comunista, sacaron una revista, Avance Marino, muy combativa. Fueron de los primeros en huelgas y en el frente antifascista, y formaron el Batallón Bakunin n.º 1, que anduvo por todo el frente vasco… Pasaia y Gipuzkoa en general le deben mucho a Trintxerpe. 

En los años sesenta, un cura, Serafín Esnaola, hizo mucha labor social. Cuando la iglesia pasó a ser parroquia, la jerarquía católica nombró como párroco a un cura de otro distrito. Trintxerpe se lo tomó mal, ellos querían a Esnaola. 

Llegó el obispo a la ceremonia y casi termina en el agua con su coche y su chófer, los gallegos se habían rebelado. Como consecuencia, la comunidad de Trintxerpe fue excomulgada de la iglesia católica. Un caso único. Trintxerpe da para mucho, está llena de historia.

¿Y los vascos nativos?

Durante la Segunda República, una zona importante del puerto habían sido de la CNT, y en el muelle comercial y transatlántico tuvo mucha fuerza la UGT, podían parar el puerto: “No descargamos”, y ya está. Una de las primeras células comunistas de Gipuzkoa nació en Pasaia. La formó Juan Astigarribia, que luego sería consejero de obras públicas en el gobierno de Aguirre durante la guerra. Astigarribia fue la bestia negra de la patronal y de la policía, intentaron liquidarlo más de una vez. El mundo nacionalista prácticamente no existía en el puerto, solamente en oficinas.

¿Y tu familia?

De pequeño, saqueando cajones, encontré en casa un carnet muy bonito del sindicato ELA-STV con la fotografía de mi tío Jose Luis, hermano de mi madre, ebanista. Tenía varias cotizaciones selladas. Gremio de la madera, 1932. 

Supongo que para entonces ya habría oído cosas de la guerra y de la República, porque era un tema habitual en las tertulias de los domingos que teníamos en casa hasta que mi hermano se marchaba al cine o al fútbol. Pero aquel descubrimiento me dio qué pensar: mi madre tenía guardado en casa algo peligroso… No puedo decir con exactitud qué edad tenía cuando lo supe, pero creo que era un chaval, porque mi hermano es nueve años mayor que yo y mis padres hablaban con él de muchas cosas. 

Yo me quedaba con todo sin intervenir. Lo que supe fue que un hermanastro de mi padre, Miguel Errasti, fue fusilado por los fascistas. Otro hermano directo, Esteban, fue atropellado y muerto en la gasolinera Larramendi de Donostia por un teniente coronel que conducía borracho. Mi madre era ideológicamente nacionalista. Mi padre no era nacionalista, era una especie de republicano vasquista, bastante anticlerical en el fondo, aunque iba a misa.

 Mi madre nació en 1917, mi padre, en 1913. La Segunda República coincidió con la juventud de ambos, y siempre decían que fueron los mejores años de sus vidas. Mi madre era la hija menor de una sidrería de Astigarraga, y nos solía contar que, en Semana Santa, venían los comunistas de Hernani a comer y beber con un cordero atado en una cruz, una especie de procesión atea. Y se echaba a reír.

Y, en plena juventud, el alzamiento monárquico-fascista...

Los famosos bous de la marina de guerra vasca eran pesqueros de Pasaia, artillados. Los cañones del fuerte de San Marcos mantuvieron alejado al Almirante Cervera, un cañonero que bombardeaba y hacía pirateo desde varias millas. Pasaia y, especialmente, Trintxerpe nutrieron la resistencia con voluntarios de primera línea que actuaron rápidamente para sofocar el alzamiento de los cuarteles de Loiola, en Donostia.

 En el distrito de Antxo, el cine, que se había abierto en 1924, funcionó como cuartel de aseo y descanso para las fuerzas que acudían al frente de Irún. Mis padres no se conocían aún.(...)"          (Entrevista a Koldo Izagirre , Antoni Trobat y Daniel Escribano , Sin Permiso, 25/06/2018