22/5/17

La jueza del caso Pokémon imputa al exalcalde de Santiago por presunta financiación irregular del PP

"La jueza Pilar de Lara vuelve a poner la lupa sobre el PP de Santiago de Compostela , concretamente sobre el primero de los tres alcaldes que los conservadores acumularon en la capital gallega en el pasado mandato municipal, Gerardo Conde Roa. 

Cuando ya han transcurrido seis años desde su estallido la instrucción de la Operación Pokémon continúa expandiéndose y lo vuelve a hacer sobre la presunta financiación irregular de los populares compostelanos en el año 2011, cuando lograron a la Alcaldía. 

El ex regidor y el que fuera su edil de Seguridad, Albino Vázquez, tendrán que comparecer como investigados -antigua imputación- el próximo 20 de junio para "explicar", en el marco de la operación en la ya que habían sido imputados en 2013, el origen de casi 27.000 euros ingresados en dos cuentas del partido, casi todos durante la campaña de las elecciones municipales de aquel año. De Lara no les atribuye, no obstante, ningún delito en concreto.

Como informó Praza.gal la magistrada indaga desde hace más de tres años en las finanzas del partido a partir de la conocida por la investigación como " ruta del bacalao", el recorrido de uno de los presuntos líderes de la trama corrupta por las ciudades gallegas en el último día de la campaña electoral para repartir, según Vigilancia Aduanera -cuerpo empleado por la jueza como policía judicial-, dinero a miembros de diferentes partidos. 

Al hilo de estas pesquisas De Lara reclamó al PP de Santiago información sobre sus cuentas y en ella los agentes sospecharon de 17 ingresos que sumaron un total de 26.970 euros y de los que no consta quién los efectuó, ya que figuran a nombre de "Partido Popular".

En este contexto en julio del año pasado De Lara se dirigió al Banco Santander para pedir información sobre las cuentas investigadas, si bien la documentación que le remitió la entidad "no aportó", según Aduanas, "nada nuevo" sobre el "origen de los diecisiete ingresos".

 Este fue el motivo por el que el pasado febrero uno de los investigadores fue físicamente a la sucursal del centro de Santiago en que fueron realizados los ingresos. Según consta en un informe ahora integrado en el caso y al que ha tenido acceso este diario un agente de Vigilancia Aduanera se entrevistó con la directora de la sucursal quien, dado que no trabajaba en la oficina en el momento de los hechos, lo remitió a otro trabajador que sí desarrollaba sus funciones en la misma oficina en 2011.

Siempre según ese informe el personal del banco admitió que quien había efectuado los ingresos había sido "un señor del PP que después salió elegido concejal con Conde Roa" cuyo nombre desconoce. Tras serle mostradas "dos fotografías" identificó a Albino Vázquez como el autor de los depósitos, si bien agregó que "hubo otras personas" que también realizaron ingresos, "pero no las conoce". 

En la documentación manejada por los investigadores figuran, junto a los 17 ingresos no identificados, otros depósitos de 1.500 o 2.500 euros efectuados en concepto de "donaciones" por la mayoría de los ediles que ocupaban los primeros puestos de la lista de Conde Roa, pero estos identificados con nombre y apellidos.

En este contexto, Vigilancia Aduanera y la propia jueza mantienen las sospechas sobre el origen de estos casi 27.000 euros, así como sobre la razón por la que muchos de los ingresos fueron realizados "en el mismo día y en operaciones sucesivas, casi en el mismo acto" y "sin que conste identificación física del ordenante". 

Como ya habían indicado el pasado año, los agentes "deducen" que "podrían estar fraccionando tales ingresos" para "evitar el control y la identificación exigida por la normativa vigente en ese momento". Así, por ejemplo, el 4 de mayo de 2011 figuran tres ingresos de sendos 2.000 euros separados por apenas un minuto entre sí. El día 5 de ese mes, también en un intervalo de un minuto, fueron sumados a una de las cuentas del partido 3.500 euros repartidos en tres ingresos.

Así, en virtud de la providencia dictada por De Lara el pasado día 15, la magistrada atiende a las sugerencias de Aduanas e imputa a Albino Vázquez para que "explique el origen del dinero ingresado en efectivo" y la razón por la que fueron efectuados "varios ingresos" sucesivos. Explicaciones semejantes será las que le pida al exalcalde. 

También tendrán que pasar por los juzgados, pero en calidad de testigos, los antiguos secretario y tesorero del PP de Santiago, así como los empleados del banco que fueron cuestionados por Vigilancia Aduanera en la propia sucursal de la entidad."                     (eldiario.es, 18/05/17)

19/5/17

La diputada gallega de En Marea que renunció a su sueldo para vender comida en un camión

"Al otro lado del mostrador de Laconlover, una furgoneta que replica la clásica Citroën H, se asoma una diputada en el Parlamento de Galicia. Cambia —parcialmente— la moqueta del Pazo do Hórreo por los fogones del 'food truck' de su pareja, anglicismo para referirse a lo que otros llaman 'gastroneta' o camión restaurante. 

En cualquier caso, una camioneta en la que se elabora y vende comida callejera y que incorpora a su equipo a Luca Chao, parlamentaria de En Marea, que renuncia a parte de su sueldo para contribuir con su trabajo al proyecto empresarial de su novio.

Chao estará, por ejemplo, este miércoles, festivo en Galicia por el Día das Letras Galegas, en un evento que organiza el Deportivo de La Coruña. Se aproxima el verano y la temporada de fiestas y verbenas, la época dorada para el negocio que Chao contribuyó a crear antes de sospechar que llegaría a ser diputada, y ahí quiere estar ella, ayudando detrás de la barra.

Esta misma semana se supo que la parlamentaria de Podemos ha pedido la dedicación parcial en el Parlamento para compaginar su actividad como diputada con su trabajo en Laconlover. Chao, de 29 años, trasladó la petición a la comisión del Estatuto del Diputado, que aprobó su propuesta. Ya no tiene por lo tanto dedicación exclusiva en la Cámara, con lo que su salario se ve reducido de 4.833 euros al mes apenas a 2.500.

“Hubo quien me dijo que me compensaba contratar a una persona para la 'food truck' y seguir con la dedicación exclusiva, pero es un proyecto familiar y quiero estar ahí”, declaró esta semana la diputada de Podemos, que se mostró además convencida de que podrá compaginar sus dos tareas. 

“Esto va a ser sobre todo para fines de semana y festivos, y creo que voy a poder hacer las dos cosas”, afirma. Y de paso, opina, le servirá para “saber qué hay fuera del Parlamento e ir a conciertos”. Pasado el verano, su intención es recuperar la dedicación exclusiva parlamentaria.

La furgoneta de Laconlover Galician Streefood se pasea por las fiestas con su llamativo color rojo y sus mensajes escritos en una pizarra, como 'Made in Galicia 100%' o 'O lacón é a nosa perdición'. Sobre su barra se sirve “la única hamburguesa de lacón del mercado”, presume la propia diputada, además de otros productos como perritos calientes o lacón asado. Denominada la Lalinensa, esa hamburguesa tan peculiar que se sirve con grelos, queso del país, crujiente de chorizo y salsa de pimentón se vende a seis euros la unidad.

El negocio lo emprendió con su pareja a principios del pasado verano, cuando veía cómo finalizaba un contrato con la universidad y aún desconocía que en unos meses se convertiría en diputada en el Parlamento de Galicia. 

Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Santiago de Compostela (2011) y máster oficial en Migraciones Internacionales (2012), Chao ejercía como investigadora en el Departamento de Sociología y Ciencia Política de la Universidad de A Coruña y era miembro del equipo de Sociología de Migraciones Internacionales. 

Allí impartía clase y trabajaba en su tesis doctoral sobre la participación política de los descendientes del exilio republicano, cuando surgió la posibilidad de ir en el segundo puesto de la lista de En Marea por A Coruña. “Mi intención era salir con el camión, pero luego salí elegida diputada y tuve que cambiar de planes. Ahora en el verano vamos a tener más trabajo, y por eso tomé la decisión”, relata.

Aunque en su caso es una medida temporal, no es nada habitual que un diputado del Parlamento de Galicia renuncie a su sueldo para realizar otros trabajos. Es de hecho la única que lo ha hecho en el grupo de En Marea, formado por 14 parlamentarios. En el resto de grupos, la diputada del PP Guadalupe Murillo compagina su escaño con la dirección general de una empresa, Pescamar, una conservera de Poio (Pontevedra), y su compañera Encarna Amigo lo hace con su consulta médica. 

En las filas socialistas, María Pierre seguirá con dedicación parcial en tanto no concluya diversos proyectos iniciados por su estudio de arquitectura.

En el BNG tampoco quedan diputados que renuncien a su sueldo, tras abandonar Luís Bará la compatibilidad de su actividad parlamentaria con el cargo de concejal en el Ayuntamiento de Pontevedra. 

Los que no perciben remuneraciones de la Cámara son el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y los diputados que también son 'conselleiros', que optaron todos ellos por su sueldo como miembros del Gobierno gallego. Son el vicepresidente, Alfonso Rueda, y los titulares de Economía, Francisco Conde; Medio Ambiente, Beatriz Mato; Política Social, José Manuel Rey Varela, y de Mar, Rosa Quintana.

El sueldo de Luca Chao fue objeto de controversia política a principios de legislatura, cuando a los diputados de Podemos se les presentó el dilema de elegir entre entregar parte de su salario al partido morado o a En Marea, con el que fueron elegidos. Ella optó por la confluencia, lo que le valió la apertura de un expediente en Podemos que aún no ha sido resuelto. 

El caso acentuó sus diferencias con el sector oficial del partido, con la también diputada Carmen Santos al frente, que se sintió traicionada por una compañera que formó parte de la ejecutiva gallega, un puesto de responsabilidad del que fue destituida en julio del pasado año por la propia Santos.

Con el sistema de aportaciones aprobado por En Marea, Chao venía aportando unos 1.200 euros mensuales al partido instrumental, con lo que su sueldo se quedaba en algo más de 3.600 euros. Con la renuncia a la dedicación exclusiva, se aproximará algo más a esos 2.100 euros en los que su partido estableció el límite de sus diputados, tres veces el salario mínimo interprofesional. 

Ella desvincula su decisión de todos estos asuntos, que han provocado que tenga parte de su sueldo reservado a la espera de que se solucione el caso. “Eso ya se resolverá”, zanja la diputada del 'food truck'."             (El Confidencial, 17/05/17)

18/5/17

Fiscalía y Xunta dejan en una multa de 720 euros la condena por cohecho del técnico que iba a "repartir Galicia" en contratos

"El caso Retablo, ocho años de instrucción judicial con 14 tomos en los que se investigó una trama de sobornos con arte sacro con dos trabajadores autonómicos implicados, se ha saldado este martes con un acuerdo en el que Xunta de Galicia y Fiscalía aceptaron rebajar las penas de los condenados a poco más que unas multas de escasa cuantía. 

Carlos Gómez-Gil de Aizpurúa, técnico de restauración, y José Manuel Pichel, arquitecto, trabajaron para la Xunta hasta 2009 con responsabilidades en la Consellería de Cultura y la sociedad de gestión del Xacobeo, de las que se aprovecharon para recibir regarlos de empresas de rehabilitación a cambio de autorizar subvenciones a entidades religiosas que contrataban los trabajos con las firmas implicadas.

 “Os voy a repartir Galicia, os voy a dar una herencia de puta madre”, decía Pichel a una de las empresas en una grabación policial de esta trama triangular que este martes llegaba a juicio. 

Sin embargo, justo antes de la vista el caso se ha saldado con un acuerdo previo en el que Fiscalía y Xunta aceptaron rebajar notablemente las penas que pedían para que los acusados no entren en la cárcel. Estos admiten ser autores de delitos de cohecho y a cambio tendrán que abonar multas de escasa cuantía, de tan sólo 720 euros en el caso de Pichel y de poco más de 2.000 en el caso de Gómez-Gil, que además verá decomisados los 103.350 euros que recibió.


El caso Retablo se inició a comienzos de 2009, después de que vecinos de la parroquia de Paraños, en Covelo (Pontevedra), descubriesen que Gómez-Gil intentaba vender en internet la que había sido su casa rectoral por 680.000 euros tras comprársela a la Iglesia por solo 60.000 euros. 

Según el relato con el que llegaba al juicio el fiscal del caso, Antonio Roma, que acaba de dejar el puesto, la investigación destapó cómo los trabajadores de la Xunta facilitaban obras a las empresas de la trama a cambio de diversas compensaciones: Gómez-Gil “ingresó cantidades en efectivo procedentes de las empresas beneficiarias de sus informes en sus cuentas corrientes entre febrero de 2004 y mayo de 2008” por un total de 103.350 euros, decía el fiscal, mientras que Pichel “incrementó notablemente su patrimonio, siendo titular de catorce turismos y motocicletas además de numerosos inmuebles; en una ocasión recibió el beneficio en especie: una vaca de valor incierto superior a mil euros”. 

Sólo esa vaca ya valía más que la multa que ahora tendrá que pagar. “Os voy a repartir Galicia, os voy a dar una herencia de puta madre”, llegó a decirle Pichel a un responsable de una de las empresas implicadas en una grabación policial que luego dejó de lado el último juez instructor del caso, Andrés Lago Louro.

Según el relato del fiscal, en la trama resultaron afectadas  22 actuaciones repartidas por el sur de las provincias de Pontevedra y Ourense que supusieron una inversión pública, fundamentalmente de la Xunta, pero también de ayuntamientos y diputaciones, de 700.000 euros. Otras entidades, fundamentalmente las parroquias implicadas y los feligreses, aportaron otro medio millón de euros. 

A pesar de ser autonómicos la mayoría de los fondos implicado, Pichel, bien relacionado con el PP de la ciudad de Pontevedra, no fue acusado por la Xunta, que antes de aceptar el acuerdo llegaba al juicio pidiendo para Gómez-Gil siete años de cárcel y 17 de inhabilitación para cargo público.

  El Gobierno de Alberto Núñez Feijóo, que en los últimos meses ha evitado acusar a otros funcionarios o cargos del PP implicados en otros casos de presunta corrupción, también había eludido en fases previas del caso acusar a la Iglesia, de la que inicialmente estuvieron imputados el exobispo de Tui-Vigo José Diéguez; el antiguo párroco de Paraños, José Sobrino; y el ecónomo de la diócesis, Benito Estévez. Los tres cargos eclesiásticos fueron viendo a medida que avanzó el caso cómo retiraban los cargos contra ellos sucesivamente la Xunta y el juez instructor, hasta que finalmente en junio del año pasado la Audiencia Provincial de A Coruña avalaba su desimputación.

Acuerdo final

Finalmente, el acuerdo alcanzado este martes hace que Gómez-Gil, para quien la Fiscalía pedía inicialmente tres años de cárcel y cinco de inhabilitación, sea considerado autor de un delito de cohecho por el que recibe una pena de dos años de prisión, con el objetivo de que no la tenga que cumplir por no tener antecedentes penales, y seis años de inhabilitación especial para empleo o cargo público.

 Le serán decomisados 103.350 euros y tendrá que pagar una multa de 12 meses con cuota diaria de 6 euros. Por su parte, Pichel, para quien la Fiscalía pedía inicialmente dos años de cárcel y tres de inhabilitación, es considerado también autor de un delito de soborno pero ve notablemente rebajada la pena a una multa de cuatro meses con una cuota diaria de seis euros, lo que supone el abono de sólo 720 euros.

El acuerdo también recoge para cuatro empresarios, Olga Quintela López, David Durán Montero, Carmen Acuña Rey y Manuel Montes Carballa (este último ausente este martes y por lo tanto pendiente de firmar), la consideración de autores de delitos de cohecho y les impone un año de prisión, inhabilitación especial para el sufragio pasivo durante ese mismo tiempo y multa de mil euros a cada uno. Un quinto empresario acusado, Ignacio Márquez Vieira, falleció durante la instrucción. 

Por su parte, la acusación popular ejercida por los vecinos de Paraños, que contaban con el respaldo unánime de los tres grupos políticos municipales de Covelo (PP, PSdeG y BNG) se sumó al acuerdo como mal menor después de que la Iglesia recuperase la propiedad de la casa rectoral cuya venta originó el caso. 

Su abogado, Carlos Feijóo, del despacho Fiúza & Abogados, dijo este martes estar “contentos de haber finalizado después de ocho años de caso; satisfechos a medias porque se consiguen condenas, aunque sean leves y no sean condenados todos lo que deberían; y tristes porque muchos de los vecinos que iniciaron esto, personas mayores, murieron durante este tiempo”.         (eldiario.es, 16/05/17)

17/5/17

A historia do 'arquitecto rebelde' Ferro Caaveiro, en banda deseñada




"Lucas Ferro Caaveiro (A Capela, 1699) foi un dos máis brillantes arquitectos galegos da historia. Entre outras obras, completou a fachada barroca da Catedral de Santiago, a Casa do Concello de Lugo (a primeira verdadeiramente monumental realizada en Galicia) ou a Igrexa de San Frutuoso en Compostela.

 Porén, nos últimos anos foi relegado -ao igual que outros mestres barroquistas- pola auxe do estilo neoclásico. De feito, chegou a presentar un proxecto para a Casa do Concello de Santiago, rexeitada en favor do deseño do francés Charles Lemaur. A pesar da sona acadada durante décadas polo seu traballo, Ferro Caaveiro morreu na pobreza. Unha "gloria e declive" da que falou Xerardo Estévez neste artigo.

Hoxe podemos ler a historia deste rebelde arquitecto en banda deseñada, a través do cómic Lucas Ferro Caaveiro. A auténtica rebeldía galega, con debuxos de Carlos Sardiña (debuxante autor entre outros da banda deseñada sobre Alexandre Bóveda) e textos de Henrique Sanfiz (Licenciado en Xeografía e Historia e director de Radio Fene Radiofusión).

 Os seus autores destacan que "Ferro Caaveiro alcanzou a gloria rematando e inaugurando a fachada da catedral de Santiago de Compostela na Praza do Obradoiro en 1750. O seu contributo foi decisivo para a imaxe de cidades barrocas que ofrecen as dúas urbes" e que despois, a pesar das dificultades crecentes, "mantivo os seus criterios ideolóxicos e estéticos, non se dobregou".

 "Foi un rebelde, non agachou a cabeza diante da monarquía dos Borbóns nen da xerarquía eclesiástica. Por iso morreu na pobreza", sinalan.

O proxecto busca financiamento a través de Verkami. O obxectivo é acadar 2.297 euros para imprimir o libro a toda cor con 46 páxinas (19 x 27 cm) e tapa dura. Na obra, cunha clara vontade divulgativa, ter peregrinos camiñan ata Compostela mentres van falando de Ferro Caaveiro. 

Falan tamén de Breaking Bad ("a serie considerada a mellor da historia da televisión", subliñan), outra historia de rebeldía, equiparando deste xeito o arquitecto co Walter White da ficción.

As persoas que apoien a publicación do libro (a partir de 9 euros) recibirán distintas recompensas. Cunha achega de 14 euros, terán o cómic na súa casa, acompañado dun agradecemento persoal e escrito dos autores."                 (Sermos Galiza)

16/5/17

“Nun futuro non lonxano poderiamos pescar máis plástico que peixe”. Oito millóns de toneladas de plástico son vertidas cada ano nos océanos e mares de todo o mundo

"Oito millóns de toneladas de plástico son vertidas cada ano nos océanos e mares de todo o mundo, segundo un estudo publicado na revista Science e feito por investigadores de universidades norteamericanas. Para facernos unha idea da súa dimensión, sería o mesmo que colocar cinco bolsas da compra cheas de plásticos cada 30 centímetros de costa no mundo. 

Para 2025 o panorama é aínda máis desolador se non se aplican medidas correctoras urxentes: esas cinco bolsas cheas de plástico converteranse en dez cada 30 centímetros de costa, dobrando a cantidade de lixo nos mares na mesma extensión. Deses oito milllóns de toneladas de plástico que caen ao mar cada ano,  245 mil están flotando na superficie, o resto atópase nas profundidades, invisibles para nós.

A alerta é mundial ante a ameaza dun mar de plásticos. E Galicia é unha das rexións europeas que lidera a investigación científica sobre lixo no mar e, en particular, sobre microplásticos, partículas de menos de cinco milímetros que están afectando a organismos mariños.  

Por exemplo, un estudo recente do Instituto Español de Oceanografía (IEO) en Vigo, en colaboración coa Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (CEMMA), mostrou datos alarmantes: o 100% dos golfiños comúns varados na costa de Galicia presentan microplásticos nos seus estómagos.


Son varias as campañas de investigación nacionais e internacionais nas que están participando científicos galegos para coñecer mellor a dimensión deste problema e para planear medidas que o atallen, asesorando a gobernos e administracións e organizacións supranacionais, como a Unión Europea (UE) ou a Organización das Nacións Unidas (ONU). 

O liderado galego nesta materia evidénciase nos últimos grandes proxectos de investigación impulsados pola UE. Un destes científicos é Jesús Gago, investigador do Centro Oceanográfico de Vigo do IEO e unha das voces máis autorizadas neste eido; non en van, Gago forma parte do grupo consultivo internacional que asesora á ONU para abordar o problema dos microplásticos no mar.

O científico galego paricipou do 9 ao 12 de maio, na sede de Nacións Unidas Medio Ambiente en Nairobi (Kenya), na reunión organizada para examinar e incluír as modificacións propostas ao borrador cero da avaliación do problema, cun enfoque na preparación de opcións para abordar as lagoas a nivel mundial que presenta este tema.

O segundo período de sesións da Asemblea das Nacións Unidas para o Medio Ambiente, celebrado en maio de 2016, adoptou unha resolución sobre plástico mariño e microplásticos. Entre outras cousas, solicítase á ONU que realice unha avaliación da eficacia das estratexias de gobernanza internacionais, rexionais e subrexionais pertinentes; así como dos enfoques para combater o lixo plástico mariño e os microplásticos tendo en conta os diferentes marcos normativos e determinando as posibles lagoas e opcións para abordalos, mesmo mediante a cooperación e coordinación rexional.
GC falou con Gago durante a súa estadía en Nairobi.

Cales foron as principais liñas que abordaron en Nairobi?

A problemática dos plásticos e microplásticos no medio mariño, que medidas tomar a nivel global como, por exemplo, un convenio con compromisos e obxetivos para todos os Estados.

A que conclusións chegaron e cara onde piden enfocar traballo e recursos?

Existen suficientes evidencias a nivel global de que os plásticos representan unha ameaza para a vida mariña. O grupo de traballo pide enfocar o traballo a nivel rexional coas convencions rexionais dos mares; por exemplo, as aguas galegas entran dentro da convención do Atlantico norte, www.ospar.com.

E tamén parece necesario reformular algúns convenios ou un acordo ou convenio novo a nivel global para combater o problema dentro do que se podería chamar unha nova arquitectura. Ademais, outras medidas como acordos voluntarios coa industria e traballar coas ONG tamén poden ser relevantes. Os recursos a usar dependen do nivel de desenvolvemento económico dos distintos países, pero tamén existe a posibilidade de recibir axudas por parte de institucions, como o Banco Mundial.

Cal é o seguinte paso tras a reunión de Nairobi?

Rematar o documento e sometelo á Asemblea Xeral de Nacións Unidas en Medio Ambiente en decembro, para a sua aprobación. Despois queda un proceso longo que depende da ambición dos países para atallar o problema.

Existe un compromiso firme, a nivel internacional, por buscar solucións ao problema do lixo no mar e os microplásticos e de aplicar medidas correctoras urxentes, ou estamos nunha fase de asumir aínda que o problema existe?

Eu penso que si que está asumido que é un problema en prácticamente todo o mundo. Pero e difícil de atallar porque se ve afectado por moi diversas fontes (transporte marítimo, residuos sólidos urbanos,…) e cada unha ten as súas particularidades, lexislacion, etc.

Por que non é un problema central nos cumes do clima e do medio ambiente?

Boa pregunta... Quizais podería ser incluido. Pero coido que se foi difícil acadar o acordo de París, incluíndo o lixo mariño, podería ser case misión imposible.

Que países ou zonas están máis e menos involucrados neste problema e onde é máis urxente aplicar medidas?

Hai un amplo espectro. Por citar dous exemplos de moi involucrados diría Indonesia e Holanda, dous países con niveis moi diferentes de desenvolvemento económico. Europa creo que é unha zona moi involucrada e no sur asiático, debido á alta densidade de poboación e o nivel de desenvolvemento económico baixo-medio, fai que sexa unha zona cunha elevada problemática neste tema. Nos lugares mais afectados, unha mellor xestión dos residuos sólidos urbanos así como das aguas residuais xeraría unha mellora substancial da situación.

Este ano iniciaron no IEO unha campaña oceanográfica para avaliar a contaminación por microplásticos tanto na auga como nos sedimentos das costas de Galicia e Cantabria, dentro do proxecto europeo BASEMAN. Cando presentarán os resultados finais e que resultados esperan deste estudo europeo?

O proxecto BASEMAN remata a finais de 2018, Esperamos que este estudo nos axude na definición das mellores metodoloxías para o estudo dos microplásticos.

No caso particular de Galicia, cal é a situación en comparación con outras zonas de España e do mundo?

Aínda non temos datos suficientes para aventurarnos a comparar con outras rexions. Pero a situación en Galicia en xeral é mellor que a existente no sueste asiático. Isto débese a moitos factores: baixa densidade de poboación, dinámica das correntes…

Recentemente presentaron os resultados dun estudo do IEO en colaboración coa CEMMA que mostrou que o 100% dos golfiños varados na costa galega tiñan microplásticos nos seus estómagos. De que maneira lles afecta? Teñen datos doutras especies? Hai organismos ou especies máis afectadas ca outras?

Non sabemos como lles afecta, pero está claro que non é algo positivo. Estamos traballando con outras especies e encontramos nalgunha unha importante incidencia. Pero e difícil relacionar os microplasticos con efectos a nivel de individuo.

Por outro lado, unha especie afectada de maneira moi relevante pola inxestion de plásticos é a tartaruga, que confude as bolsas con alimento e atópanse moitas nos estomagos destas. Neste caso si que é posibel asociar a morte, en moitos casos por asfixia. Poderiamos falar dunha extinción dalgunhas especies causada polo plástico se non se remedia a situación actual.

Estamos lonxe de comprender o impacto real dos microplásticos no mar? Cal é? Como afecta aos organismos mariños?  

Todavía existe un longo percorrido científico no tema. En xeral, os plásticos non son tóxicos, usámolos para envasar alimentos, bebidas, etc.

Os plásticos afectan de moitas maneiras o medio mariño; poden transportar especies invasoras, afectan a calidade ambiental das nosas praias, poden ser inxeridos por baleas, tartarugas, etc.

O problema cos microplásticos é que poden actuar como un cabalo de Troia para os seres vivos, introducindo diversos contaminantes (metais pesados, PCBs, dioxinas, etc.). Isto débese a que no medio mariño os microplásticos actúan como esponxas para elementos tóxicos.

Un estudo publicado na revista Science titulado 'Plastic waste inputs from land into the ocean' calculou en oito millóns as toneladas de plástico vertidas cada ano nos océanos. Como podemos facernos unha idea de que significa isto?

A verdade que é difícil, pero pensemos por un momento que un galego medio xera arredor de 500 quilos de lixo por ano; podemos facer unha extrapolación mental. 

En Galicia tivemos un caso exemplar, o vertedoiro de Bens en 1996; a cantidade de lixo puido chegar ata 200.000 toneladas.
En moitos países séguese usando o mar como un vertedoiro barato. É necesario un cambio global e temos que pasar das 3R (reducir, reutilizar, reciclar) as 6Rs (ademais das anteriores; rediseñar os produtos, substituír cando sexa posibel e recuperar enerxéticamente como última solución)

Cales son as principais fontes contaminantes por microplásticos no mar e que solucións se propoñen?

Os microplásticos poden ser de dous tipos: primarios e secundarios. Os primarios son os que se deseñan especificamente con ese tamaño e son os que se usan en cosméticos, pasta de dentes,… E os secundarios son os que proceden da fragmentación de plásticos grandes, por exemplo, dunha botella.
No caso dos primarios, a solución pasa por prohibir o seu uso en moitos casos e para os secundarios é vital mellorar a xestión.

Pode haber un punto de non retorno se non se lle pon solución urxente ao problema? Cales serían as consecuencias?

É difícil de prever. Pero un estudo da fundación Ellen McArthur indicaba que nun futuro non lonxano poderiamos pescar máis plástico que peixe. As consecuencias serían unha drástica redución da vida mariña e un cambio nas especies; algunhas desaparecerían.

Coñecemos o que están a facer os científicos, pero que están a facer ou que poden facer as Administracións europea, estatal e a galega?

As administración están implicadas tratando de tomar medidas a hora dun mellor uso e xestión dos plásticos. Dende Europa estase promovendo unha estratexia de plásticos, o Estado español adoptará probablemente este ano unha lexislacion para regular as bolsas de plástico e a Xunta está promovendo accións de recollida de redes nalguns portos. Sen dúbida, pódese facer mais.

E o sector pesqueiro?

O sector pesqueiro estase involucrando cada vez máis. Existen xa barcos pesqueiros que traen a porto o lixo que pescan. Ë necesaria unha maior axuda das administracions públicas. É necesario desenvolver mecanismos para evitar a perda de redes, así como fomentar industrias que as reciclen.

E nós, os cidadáns?

Os cidadans, ademais das accións a nivel individual como consumir menos bolsas de plástico, rexeitar produtos con microplásticos, non tirar lixo no medio ambiente, etc., poden ser parte de campañas de limpeza de praias e de presión (tipo change.org) aos nosos políticos para que tomen medidas.

Dispoñen os centros de investigación de apoio e recursos humanos, técnicos e financeiros suficientes para o reto que teñen por diante?

En xeral a situación da ciencia no estado español e penosa, existe un apoio case nulo. Neste sentido, estamos igual de mal ou peor que o resto. Poderiamos falar case dunha lenta pero progresiva descapitalización tanto no que se refire a persoal como a recursos técnicos.

Os datos son os que son. O noso gasto do PIB en ciencia é a metade doutros socios da UE... e habería que ver os números reais; unha cousa é o que se consigna e outra o que se gasta, ademais doutras maquillaxes."                        (Jesús Gago, investigador do Centro Oceanográfico de Vigo, Galicia Confidencial, 15/05/17)

15/5/17

Todo isto comezou con Fraga, que lle dixo a Paco Vázquez: ‘busca por aí uns terreos para construír unhas oficinas e chamarémoslle cidade intelixente’. Os últimos desherdados de Elviña

“Todo isto comezou con Fraga, que lle dixo a Paco Vázquez: ‘busca por aí uns terreos para construír unhas oficinas e chamarémoslle cidade intelixente’. Logo viron que alí había máis negocio que dous edificios e deberon pensar que por que non ampliar a cousa”. 

É o relato do pecado orixinal do Ofimático, de como naceu o parque, que fai un familiar dun dos veciños que construíran as casas e pozos e traballaron a terra coas súas propias mans e foron desherdados, primeiro, e desafiuzados, despois, e mesmo viron como as máquinas picaban pedra debaixo das súas hortas e os avogados dos novos donos enviábanlles cartas ameazantes para que se fosen. Tamén a aqueles que nin sabían ler, como Manuel Martínez Ramallo

A carta está datada na Coruña a 7 de novembro de 2013, e vai dirixida a Manuel, á súa dirección no lugar de Galán 137, a carón da avenida de Alfonso Molina preto desa pasarela na que cada sexta feira hai pancartas e veciñas en pé de guerra ás que xa só lles fai caso algún condutor sen présa que pita e elas saúdan.

 “Se lle require para no prazo improrrogable de 5 días a contar desde a recepción da presente proceda a desaloxar a zona”, advirte a misiva asinada pola avogada que representa a Cooperativa Galega de Vivendas A Carnocha.

“Neste momento xa non hai vivendas de 3 dormitorios dispoñibles”, di a última entrada no blogue da cooperativa, do 16 de febreiro. A semana pasada, o concelleiro de Rexeneración Urbana recibiu unha representación dos cooperativistas para anunciarlles que, en breve, empezarían a tramitarse as licenzas de primeira ocupación a medida que avanzan os traballos de urbanización, paralizados nun dos varios procedementos xudiciais abertos en torno ao parque e retomados este ano. 

“Primeiro compraron as fincas sen casa, despois foron a polas vivendas, pero nin a quen tiña casa con fincas grandes lle compensou o negocio. A meu sogro taxáronlle a propiedade en 81.000 euros. A cambio, concedéronlle esta parcela aquí no alto. 

Hai oitenta e pico metros para seis vivendas de dúas plantas, unha delas tería que urbanizala e construíla el nestas rochas”, di Fernando, o xenro de Manuel -un ancián de case 90 anos que vive de alugueiro en Vilaboa desde hai tres anos-. Manuel non quere volver saber nada do que pasou.

 Evangelina ten 81 anos. Emilio, 84. Casaron no ano 57. Vivían en Elviña nunha casa da familia del. No 58 veu a avenida e derrubáronlles a casa. “Déronnos liña para facer esta casa”, conta Emilio, que mostra un plano daqueles anos. “Veu o alcalde, Alfonso Molina, aquí á finca e díxome: ‘isto será teu para sempre, de aquí non te botan nunca’. Os outros alcaldes nunca apareceron por aquí. Mandaron cartas”. 

As cartas comezaron a chegar no 92. A Xunta adquiría parcelas a 10.000 pesetas o metro cadrado. As fincas sen casa, as primeiras. Aquela conversa entre Fraga e Vázquez. No 98 o PXOM sinalou un uso residencial para as parcelas coa metade destinada a vivenda de protección oficial. No 2003 empezaron os problemas. 

Como o parque non se facía, os antigos propietarios reclamaron a reversión. Núñez Feijoo era o responsable da COTOP e á fronte da dirección xeral de urbanismo figuraba Martín Fernández Prado, quen anos despois, como concelleiro de urbanismo solicitou a demolición da casa de Manuel. A Xunta mirou para outro lado. Os litixios polas reversións continuaron durante os anos do bipartito e a Xunta en funcións acordou adxudicar os terreos a xestores de cooperativas para desfacerse do problema. 

Co PP de novo no goberno galego, chegaron as primeiras sentenzas de reversión e a Xunta ofertou aos antigos propietarios a venda a 242 euros o metro cadrado, mentres a titularidade dos terreos pasaba ao Concello. En maio do 2011, o goberno municipal bipartito despídese de María Pita adxudicando a urbanización do parque a Acciona por 42 millóns de euros. 

Un mes despois, co PP na alcaldía e Fernández Prado xa como concelleiro, paralizáronse as obras. A finais de 2015 o TSXG ditaminou a nulidade do contrato, que agora o goberno da Marea vén de corrixir, licitar e adxudicar a outra construtora. 

Hai dúas cooperativas que xa levantaron edificios no Ofimático e outras pendentes de comezar os seus, como Cofuncovi e Eirís Ofimático, máis de 150 vivendas entre as dúas segundo informacións en prensa. O Concello, en comunicación escrita, non precisa nin que porcentaxe do Ofimático resta por urbanizar nin cantas vivendas se verán beneficiadas polas primeiras células de ocupación nin cantas está previsto edificar en total no parque. 

Os traballos de urbanización, retirada a anterior licitación e concedida unha nova, levarán 4,3 millóns de euros, “cantidades abonadas polo concello con cargo ás cuotas de urbanización, sendo finalmente os e as propietarias do sector as que asuman este gasto”, explica por escrito o actual responsable municipal de urbanismo, Xiao Varela.    

Esta terza feira, Fernando mira o parque desde detrás do valado no alto dunha rúa nova e sen saída. Saúda a unha parella de paseantes, a muller acena, pero non se detén. O home descúlpase. “As veces xa non coñece”. Son outros dos propietarios desa parcela para seis que nunca construirán. “Con que? Os que non tiñan nada foron realoxados, a nós déronnos isto”. As rochas. 

A casa do sogro tirárona na primavera do 2014. “O concelleiro de urbanismo, Martín Fernández, dixérame que si facilitabamos as cousas, do outro lado non habería demolicións”, explica. A finais daquel ano, a Fernando levárano detido a noite anterior á demolición da casa de Álvaro. Sacárono da pasarela. Do outro lado estaba a finca de Álvaro na que había proxectado un piar para unha ponte que nunca se construirá.

Unha vinganza, pensa Álvaro

“A meu fillo o maior, que daquela inda non cumprira os 30, case non o damos levado de aquí aquel día. Choramos todos pola casa”, conta Álvaro. Ten 52 anos e non lle gusta pisar esa leira. Nesa leira levantábase a casa na que naceu e na que tiña un taller de motos. Hai dous anos e medio foi desafiuzado e tiraron coa casa. Ían construír unha ponte.

 Foi en novembro do 2014, coas eleccións municipais á volta de ano, con Stop Desafiuzamentos na punta da onda e a Marea Atlántica deixándose ver. A casa fixérana os avós en 1926 e herdara a nai. “Xa nos cambiaran a propiedade no catastro sen dicirnos nada. No 2006 parecía que o Ofimático non afectaría esta parte, pero logo que si, que farían equipamentos. E na finca, unha ponte.

 Os técnicos dixeron que acababa nun desnivel de 8,5% e era inviable. Pero o Concello tirou para diante sabéndoo, porque era eu, porque Martín Fernández me dixera que se me apartaba de Stop Desafiuzamentos o trato cambiaría”. 

A Álvaro e á nai estimáronlle unha indemnización de 197.000 euros pola casa, o taller, a finca e as árbores. A cambio terían a metade dunha parcela de 900 metros partillada cunha construtora. Convertidos en promotores, as cotas de urbanizar a parcela ascenderon a 253.000 euros.

“Nin teño cartos nin estou disposto a consentir o atraco”, di Álvaro que non pagou o resto da débeda imposta. “Onde está aquela xente dos megáfonos e das pancartas. Prometeran tanta axuda. E nada. Case nin falaron con nós desde que chegaron ao goberno. Dicían que ían desafectar esta parte. E das cotas? Das cotas nada. Que hai que pagalas. Todo palabras.” 

Xiao Varela, o concelleiro, di na resposta: “A prioridade en relación ao complexo proceso do Ofimático foi sempre lograr os equilibrios en relación á precaria situación na que se atopan os diferentes axentes afectados, como é o caso dos residentes e ex residentes de Galán e Elviña.

 Neste sentido, iniciouse a modificación do plan parcial que ordenará a marxe dereita do polígono en atención ás reclamación dos titulares de Elviña, que entre outras cuestións elimina o viaduto proxectado. Ademais, estableceuse un procedemento para que os pequenos titulares que non poidan facer fronte ás cotas de urbanización poidan realizar o pago en especie, isto é, a cambio do seu aproveitamento urbanístico”.

Non haberá ponte sobre a finca que foi de Álvaro, nin casa nin indemnización nin redución de débeda. “Vivimos na Zapateira na casa duns familiares, a nai está como está, son cincuenta mil problemas. Procuro nin pasar por aquí. O terreo está como o deixaron. O fillo maior marchou a Asturias, a moza é de alá, pero topáramos un traballo para ela aquí, pero o fillo non quixo, el tamén nacera naquela casa”.  

Evangelina e Emilio, promotores

O 14 de outubro de 2011, Evangelina e Emilio recibiron a notificación de despexo “no prazo máximo dun mes (…) debendo entregarse de forma voluntaria as chaves de acceso mediante a comparecencia nas dependencias de Urbanismo”. Asina Jesús Otero Grille, director de urbanismo do goberno municipal do PP.

O Concello déraos de baixa como propietarios da finca un ano antes. Decatáronse cando foron pagar a contribución. Pagaban 1.000 euros e topáronse cun recibo de 1.500 que correspondía a unha parcela do Ofimático, alí diante da súa casa. 

Quedaban sen a casa e as fincas, aquelas que Alfonso Molina lles prometera que non ían tocar nunca, e convertíanse en promotores do parque coa obriga de pagar a urbanización. Valoráronlle as propiedade en 86.000 euros, puxeron 14.000 máis para cubrir a primeira cota porque o avogado aconselloulles pagar. Teñen pendentes dúas máis até completar os 300.000 euros da súa parte de urbanización.

A casa de Álvaro estaba pegada á súa. “Pensei que aquel día xa íamos nós tamén”, di Evangelina. “Álvaro perdeu, e realmente os demais gañamos. Tivemos a sorte de que viñeran as eleccións, que entraran estes e non seguiran coas demolicións”, explica a filla, Loli, unha das que cada sexta feira sobe á pasarela, para seguir pelexando, porque viven nun casa que non lles pertence, baixo ameaza de desaloxo, cunha débeda que non poden pagar e sen solucións por parte do novo goberno. 

“Empezaron prometendo que ían desafectar, pero logo dixeron que é un proceso complexo, están con esas mentres este mesmo mes arranxan un cambio no plan para que Estrella Galicia poida ampliar na Grela e agora que si á Solana. Aos únicos que lles dan solución aquí son aos cooperativistas, paréceme ben, pero se eles gañan, nós perdemos. Iso téñoo claro”.

 Loli ten poucas esperanzas de que a casa se manteña en pé. O pai, non. Enfádase. Di que a eles non nos quitan vivos de alí. Xa marcharan unha vez voluntariamente. Desta non. Son desherdados eternos en Elviña, a zona máis castigada polas mans da especulación na cidade. Pasáralle tamén á familia de Álvaro coa construción da fábrica de Fertiveria nos sesenta. Cando cesou a actividade industrial na zona os terreos debían volver aos veciños.

 O alcalde Paco Vázquez, conta Álvaro, fixo unhas vendas rápidas e acabaron levantando a universidade. Pasáralle a mesma familia na estrada que abría o polígono de Pocomaco anos despois. As expropiacións continuaron máis adiante, cos equipamentos para a universidade; e despois veu o Ofimático.

Quedan máis veciños que ocupan casas que antes foron súas e sofren débedas por un negocio que lles veu imposto. Das casas da maioría xa non quedan nin os cascallos e foron marchando, a vivir onde toparon sitio, e algúns enferman para esquecer que lles cambiaron unha vida por rochas e cotas de urbanización. 

“O meu xa non ten remedio”, di Álvaro, “a ver si Loli e os pais teñen máis sorte, porque a min o único que me satisfaría é que a xustiza tomara medidas de verdade contra toda esta xente que xogou coas nosas propiedades e as nosas vidas”.

Loli espera que a proposta de cambiar débeda (cotas) por edificabilidade prospere. E seguir vivindo de ocupas na súa casa, aquela que lle prometeran que sería intocable. “Son todos iguais”, lamenta o pai, e non hai razóns para que o contradigan."            (Erik Dobaño, Sermos Galiza, 12/05/17)

12/5/17

Las siete miserias de Ferrol, el Detroit gallego


"Uno de los grandes retos del periodismo moderno es escribir sobre Ferrol sin citar a Los Limones o a Detroit”, dijo la periodista M.J. Rico. Y tiene más razón que una santa. Yo mismo, tal vez por ser de Ferrol (“una ciudad donde perder es lo normal”, cantaron Los Limones) acabo de perder el reto entre el titular y el primer párrafo.

¿Pero es que hay otra forma humana de abordar un texto sobre una ciudad tan decadente? Ustedes me dirán que “enumerando sus muchas virtudes”. Vamos a probar: Ferrol tiene un montón de cosas buenas, como las casitas con galerías blancas, las procesiones de Semana Santa, las simpáticas gaviotas, el castillo de La Palma o esas espectaculares playas salvajes que, gracias al tempestuoso clima y la remota situación geográfica, permanecen ajenas al rodillo turístico y… ¿ven como no funciona?

Volvamos al Ferrol apocalíptico: barrios en ruinas, tiendas cerradas, aguas apestosas… Todo esto queda mucho mejor para perpetrar un artículo sensacionalista. Sin ánimo de hacer leña del árbol caído, espero aportar un granito de arena para denunciar el terrorífico abandono que afecta a este lugar que, en tiempos mejores, vio nacer a figuras como Jesús Vázquez, Andrés do Barro, Carlos Jean, Jesús Ordovás o Pablo Iglesias (el socialista, no El Coletas).

Un paro disparatado

Desde tiempo inmemorial, Ferrol y su comarca (conocida como Ferrolterra) han vivido de la construcción naval. Y si apuestas todo a una carta, tienes muchas posibilidades de perder. Ya en primer tercio del siglo XIX se produjo la primera crisis, debida a un parón en la actividad de los arsenales. 

En el XX, la cosa remontó y, hasta bien entrados los años 70, Ferrol fue una ciudad viva y próspera. Pero allá por 1982, los delirios europeístas de Felipe González lo llevaron a emprender una tosca reconversión industrial que provocaría despidos masivos en los astilleros.

En la actualidad, la tasa de paro de Ferrol asciende a un 33’3%, que supera a la de ocupación (32’3%) y crece a una velocidad de vértigo, por más que el ministro Montoro haya dicho que “hay carga de trabajo garantizada para mucho tiempo”. La mejor respuesta a este dislate es la siniestra y oxidada verja del astillero, donde cuelgan decenas de monos de trabajo que ya no valen para nada.


Una ciudad desierta

El gallego no se queja, emigra. Y la falta de trabajo en Ferrol ha provocado una sangría demográfica imparable. La ciudad ha perdido más de 30.000 habitantes en las últimas décadas: en los años 70 rebasó los 100.000 y ahora no tiene más que 69.428.

 El resto se han largado a buscarse la vida. Dicen los innombrables Limones en su canción ‘Ferrol’: “sé que aquí nací y aquí voy a quedarme”; y en verdad es un acto heroico permanecer en este lugar dejado de la mano de Dios.

Puede que en verano haya algo más de gente, pero salir a la calle en Ferrol una noche de, pongamos, noviembre, y darse un paseo por el centro es como meterse en el pellejo de Charlton Heston en Omega Man: no hay ni un alma por la calle, ni un bar abierto, ni un triste chucho… Un escenario, en fin, que solo los misántropos mas recalcitrantes somos capaces de disfrutar.

Unos barrios en ruinas

Con la retranca propia de los gallegos y la crueldad de los pijazos, los coruñeses se refieren a Ferrol como “Vilapodre”, es decir, “Villa podrida”. Por desgracia, no les falta razón. Sobre todo por barrios como Canido o por Ferrol Vello, casco antiguo de la ciudad que sus propios vecinos han rebautizado como “pequeño Kosovo”, pues se encuentra en ruinas por conflictos irresolubles entre políticos, propietarios y buitres inmobiliarios. 

Solo un no-país como España deja que en una zona declarada Bien de Interés Cultural (por aquí pasa el Camino de Santiago) haya 8.300 viviendas deshabitadas que se caen a trozos.

Deambular por el casco viejo será una experiencia religiosa para los miembros del Club de Exploradores de Lugares Abandonados y demás gourmets del escombro. Pero para el común de los mortales, es como echar una partida al videojuego Silent Hill, con la diferencia de que aquí ni siquiera hay monstruos, solo alimañanas que también acabarán emigrando o muriéndose de hambre.

Un comercio terminal

Desde 2010, unos 800 negocios ferrolanos han cerrado sus puertas. Los carteles de “se vende”, “se traspasa”, “liquidación por cierre” o las puertas de locales tapiadas, pintarrajeadas y llenas de hongos, se pueden ver hasta en las más céntricas calles peatonales.

Lo más parecido que hay en Ferrol a unos grandes almacenes es un pequeño y modesto Corte Inglés. El conato de centro comercial que se abrió en la zona conocida como el Inferniño tiene casi todos los locales vacíos. Y los ferrolanos prefieren gastar sus escasos dineros en el mall del cercano municipio de Narón, que tampoco es para tirar cohetes.

Un pasado franquista

Hoy por hoy, Ferrol se llama “Ferrol”, aunque haya ministros (hola otra vez, Montoro) que se empeñan en seguir usando el viejo topónimo “El Ferrol”, que deriva de “El Ferrol del Caudillo”, nombre con el que se conocía a la ciudad hasta 1982. La razón, como todos sabrán, es que aquí nació Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España por la Gracia de Dios.

Y aunque ya hace tiempo que quitaron la estatua del generalísimo de la Plaza de España para esconderla en el Arsenal Militar, la placa de bronce conmemorativa sigue instalada en la fachada de la casa natal del caudillo, que se ha convertido en una meca de peregrinación antifascista, para tirar pintura a las paredes o arrancar de cuajo la placa.

Pero pese a su pasado, franquista, en Ferrol han gobernado todos los partidos habidos y por haber… y todos han fracasado en la titánica tarea de resucitar la urbe. En las últimas elecciones se llevó la alcaldía la marea de Ferrol en Común (IU, Podemos y Anova), en pacto con PSOE y BNG. A juzgar por su caótica forma de gestionar la reciente Crisis del Agua que dejó a Ferrol seco durante varios días, poco cabe esperar de ellos.

Una geografía remota

El fatídico martes 13 de enero de 1998, un fuerte temporal provocó que la gigantesca plataforma petrolífera Discoverer Enterprise, que estaba anclada en los astilleros ferrolanos, soltase sus amarras y se empotrase contra el puente de As Pías, que en ese momento era el principal punto de unión entre Ferrol y el resto de España. 

El mar se llenó de casquetes, que aplastaron toneladas de marisco, y la ciudad quedó aislada durante meses: pese a la visita del por entonces presidente de la Xunta (el exministro de Franco Manuel Fraga) y a la repercusión internacional del siniestro, los ferrolanos sintieron más que nunca que vivían en el culo del mundo.

Mientras se apañaba el cataclismo, los automovilistas que querían entrar o salir de Ferrol se veían obligados a dar un rodeo de 20 kilómetros por carreteras comarcales. Eso sí, gracias a este accidente se aceleró la construcción de la autopista que hoy permite a los parados escapar más rápidamente de la ciudad. Aunque, tal y como está el patio en España, mejor les irá si emigran allende los mares.

Una ría de mierda

La ría de Ferrol es la más contaminada de Europa, muy a pesar de las inyecciones de dinero (que el diablo sabe dónde estará), la instalación de depuradoras o las visitas de inspectores europeos que encanecen con el estado de las aguas. Para suavizar la cosa, los quitamierdas del Partido Popular Europeo se las apañaron para borrar del informe conceptos como “situación dramática”.

Pero solo hay que darse una vuelta por los dos modestos paseos marítimos que existen en la ciudad e inspirar profundamente cuando baja la marea, para darse cuenta de que allí no huele a mar, sino a cloaca, y que en sus pantanosas aguas chapotean más roedores que crustáceos. 

Es lógico, y no solo por los desechos orgánicos que expulsan los ferrolanos, sino también por los vertidos tóxicos de corporaciones como Navantia, Megasa o Reganosa. De los furtivos que marisquean en estas pestilentes aguas no hablo, que me da cagalera."                    (Dildo de Congost es fundador del Club Orgullo de Ferrol, Público, 28/08/15)

11/5/17

O número de teléfono do helicóptero de salvamento non estaba no software, Dez minutos que puideron salvar tres vidas

"A clave para entender a diferencia entre as versións é o sucedido a partir das 05.42. A esa hora o 112 recibe orden de Salvamento Marítimo, o organismo competente, para mobilizar ao helicóptero Pesca 1.

A versión de varios traballadores -contrastada con varias fontes máis aló da representación sindical- pasa porque o número de teléfono do helicóptero non estaba no software, como sucedía co anterior programa.

A partir de aí prodúcese unha situación de"improvisación", “alarma” e “caos” na que todos os teleoperadores buscan por outras vías o número da base de Peinador. Finalmente logran chamar ao Servizo de Gardacostas, conseguen o teléfono e mobilizan ao helicóptero. Estiman que tardaron dez minutos, cando antes na anterior plataforma tecnolóxica faríano “nun só click”, en palabras da presidenta do Comité de Empresa. 

Cal é a versión da Xunta? Do sucedido a partir das 5.42 non dá información, malia que GC pediulla a fontes oficiais da Vicepresidencia en varias ocasións. O Goberno si relata con todo detalle o que pasou antes, que se encadra dentro do procedemento habitual, pasos tamén ratificados polos traballadores:

A primeira chamada de alerta no centro Integrado de Atención ás Emerxencias (CIAE 112) recibiuse ás 5.32. Procedía dun particular que paseaba pola praia e que atopara a un dos mariñeiros mollado e con síntomas de hipotermia. Esa primeira conversa durou tres minutos e 36 segundos, xa que a persoa que chamaba estaba confusa. Ás 5.35 o CIAE 112 pon ao alertante en comunicación co 061. Ás 5.36 informa a Salvamento Marítimo do sucedido e este sinala que vai movilizar o helicóptero de salvamento. Ás 5.40 Salvamento Marítimo chama ao CIAE 112 e solicita falar co alertante e ás 5.42, o propio Salvamento Marítimo pide ao CIAE 112 que se mobilice ao helicóptero Pesca I de Gardacostas.

“O protocolo para os casos de Salvamento Marítimo, vixente desde 2015, establece que o 112 debe chamar ao Servizo de Gardacostas, que son os encargados de mobilizar, se é necesario, aos helicópteros.  En calquera caso, aínda que este é o protocolo, os operadores si dispoñen dos teléfonos directos dos helicópteros como recurso extraordinario” engade Vicepresidencia. 

Fontes dos traballadores insisten en que nesa madrugada os números de teléfono non estaban, de aí o atraso. Admiten que é o Servizo de Gardacostas que normalmente avisa ao Pesca pero puntualizan que en emerxencias así eles podían mobilizar o helicóptero, e desta vez non o lograron porque no software faltaban os datos da base de Peinador.

Tamén aseguran que non se mobilizou aos bombeiros de Pontevedra, malia que o naufraxio foi moi preto, en Combarro. Os traballadores explican que o recurso deses bombeiros non saltou na base datos, malia que dispoñen de medios de rescate mariño. De feito, din que  eses bombeiros saíron de prácticas pola Ría poucas horas despois do accidente. 

Tres mariñeiros faleceron  dun barco con cinco tripulantes entre Tambo e Combarro o mércores 26 de abril. Cando chegou, o Pesca 1 salvou a un tripulante, pero tamén tivo que recoller dous cadáveres. Debido á baixa temperatura da auga, os 10 minutos en discusión poderían terlles salvado a vida, ou non.

A denuncia dos asalariados chega cando levan varias semanas de folga. Protestan contra o traslado de Santiago á Estrada. Aseguran que, ademais de perder cartos, o servizo empeorou debido a unha plataforma tecnolóxica nova, para a que din non está formados e non foi probada en condicións reais.  Ese software foi feito por unha consultora na que é directiva a sobriña do ex-ministro Romay Beccaría.

A Xunta reaccionou con présa á denuncia do sucedido no naufraxio. O luns os traballadores revelaron o suposto atraso. O martes os responsábeis da Axencia Galega de Emerxencias convocaban unha rolda de prensa, que non estaba prevista antes. 

Negaron problemas, seguiron a cualificar de éxito a mundanza e indicaron que, no fondo, trátase dun problema laboral, de reivindicación de máis salario. Os operarios seguen en folga, soportando servizos mínimos de entre o 60 e o 80%."             (

10/5/17

Podemos es la referencia de un sector previamente no politizado de las clases medias y de la clase obrera urbana al que no llega el resto de la izquierda gallega. En Marea está bajo el control de nacionalistas de orientación “ruralista”... los de siempre

"Las últimas semanas se ha hablado mucho de la constitución del “nuevo sujeto político” catalán, el nuevo partido impulsado por Ada Colau y los Comunes y su crisis con Podemos. Por desgracia, ha pasado bastante desapercibida la nueva fase en la que ha entrado En Marea, el “nuevo sujeto político” gallego, que ha culminado recientemente un largo proceso de constitución interna.

Se me ocurren dos razones. La primera es que las cosas que ocurren en Galicia importan menos, quizás porque en ese país de países llamado España hay naciones “sin Estado” de segunda clase. La segunda es que el proceso no ha terminado de forma excesivamente glamurosa, sino que más bien ha culminado (temporalmente) tal y como la “nueva política” juró que no iba a terminar jamás: escasa discusión pública, maniobrerismo interno, guerra de camarillas y vuelta a las viejas dinámicas de aparato. Esto, lejos de ser noticia, es algo tan habitual que ya ni genera interés.

La izquierda gallega ha sido presentada desde AGE (Alternativa Galega de Esquerdas) como un ejemplo de confluencia, innovación y unidad. Sin embargo, el “implacable laboratorio de la historia” puede terminar invirtiendo los términos del ejemplo, convirtiendo a En Marea en un gran experimento fallido. Pero, ¿qué ha pasado?

La situación: génesis y geografía

En Marea ha elegido una nueva coordinadora, constituyéndose como partido político. Expliquemos un poco el organigrama de la formación: la gente votó en unas primarias un “consejo” formado por 35 personas, el cual, a su vez, ha elegido la coordinadora. Este órgano dirigirá el partido, administrando los fondos y el desarrollo de la política cotidiana: es decir, será el motor del “aparato” del nuevo partido. 

 Hasta ahí todo normal: la crisis estalla porque Luis Villares, el juez candidato, decidió conquistar la portavocía del nuevo partido pactando con las dos listas minoritarias en el Consejo, arrastrando a un sector de la mayoría, y excluyendo la lista con la que se había presentado a las primarias. Una maniobra digna de la política de la restauración, en la que liberales y conservadores cambiaban de alianzas de forma extremadamente flexible. La “parlamentarización” de la política también ha llegado a los nuevos sujetos: lo importante es sobrevivir, sea como sea.

En Marea nació en las elecciones del 20 de diciembre de 2015 como candidatura unitaria, con la vocación de ser un sujeto de “sujetos”. Progresivamente fue evolucionando hacia un espacio de encuentro entre los diferentes dispositivos de la izquierda gallega, con la idea de convertirse en una herramienta que superase las anteriores líneas partidarias, no disolviéndolas, pero sí generando estructuras comunes lo suficientemente fuertes y estables como para que todos los actores tuvieran que participar en ellas. Sin embargo, el proceso ha terminado al revés.

 Ni las Mareas municipalistas, ni el sector mayoritario de Anova, ni Izquierda Unida, ni Podemos forman parte de la nueva dirección, lo cual dice mucho no sólo de la pluralidad, sino de la escasa representatividad de la coordinadora.

En el caso de Podemos Galicia, la imbricación más sólida que ha tenido con En Marea es el famoso tuit de Pablo Iglesias con el que cerraba el pacto para las elecciones gallegas que finalmente ganó Feijóo. El equipo dirigente de Podemos en Galicia combina en dosis igualmente peligrosas el mesianismo autorreferencial y una osadía impensable en cualquier otro partido-sucursal: es evidente que Podemos sólo existe en Galicia gracias al impulso estatal. 

Falto de raíces y de cuadros, con una base militante menguada, con un Consejo Ciudadano totalmente inoperativo y partido en dos, Podemos ha desarrollado en Galicia una política basada en una agitación interna que tensa a sus escasas bases frente al peligro del nacionalismo y la disolución, lo cual se traduce en la percepción de que, de alguna forma,

 En Marea le ha robado el espacio y la visibilidad que a Podemos le correspondían por derecho propio. Aunque la forma de expresarse de este fenómeno adquiere en ocasiones tintes delirantes, hay parte de verdad en el asunto.

A pesar de que de Podemos Galicia se han ido yendo los militantes más susceptibles de implicarse en la construcción de un proyecto como En Marea –la mayoría de las veces silenciosamente y sin ir hacerlo público–, es una realidad que Podemos tiene en Galicia un electorado propio que no tiene ninguna otra marca, aunque comparta espacio con otros actores.

 Ni Galicia es una isla al margen de las dinámicas estatales ni Galicia es una provincia de Madrid: Podemos es la referencia de un sector previamente no politizado de las clases medias y de la clase obrera urbana al que no llega el resto de la izquierda gallega. De alguna forma confusa y turbulenta, la dirección de Podemos Galicia lo intuye y se aferra a ello para generar una situación que le permita seguir justificando su existencia. 

Siendo consciente de que Pablo Iglesias jamás permitiría una ruptura de la alianza electoral con En Marea, toda su política está condicionada por aquella máxima de Gramsci: “No se considera lo suficiente el hecho de que muchos actos políticos se deben a necesidades internas de carácter organizativo, o sea, que están vinculados a las necesidades de dar coherencia a un partido, a un grupo, o a una sociedad”.

Los componentes originales de AGE, IU y ANOVA tampoco pasan por su mejor momento. IU siempre ha sido una organización pequeña en Galicia, muy vinculada a ciertos sectores del movimiento obrero a través de CCOO. 

Aunque no han sufrido muchas perdidas, han visto cortocircuitado un cierto crecimiento organizativo previo a la irrupción de Podemos. Su opción estratégica parece ser la de “aguantar”: no moverse demasiado, no implicarse mucho en nada, mantener posiciones institucionales y, si cabe, si En Marea colapsa, estar listos para explorar un “Unidos Podemos” versión gallega.

ANOVA, la escisión “movimentista” del BNG liderada por Xosé Manuel Beiras, vive en una crisis político-existencial desde su nacimiento. Dividida y desarmada, muy mermada a nivel militante, se ha convertido en un “quiero y no puedo” cuyo futuro como organización quizás esté muy ligado al inevitable destino biológico de Beiras.

 Para que nos hagamos una idea de la profundidad del desastre en el que vive ANOVA. En ANOVA hay una mayoría, una minoría y una escisión. Son precisamente su minoría y su escisión (CERNA, un grupúsculo cuya cara pública más visible es una exdiputada tránsfuga) las que han permitido dar a Luis Villares ese golpe de mano, proclamándose portavoz a cambio de dar el control de En Marea a estas camarillas. 

Todo ello con un Xosé Manuel Beiras agotado y cansado, cuyo ciclo político merecería terminar de otra forma. Teórico brillante, político de talento, abierto a los nuevos movimientos como pocos, lector de Giovanni Arrighi, Fanon y Michael Lowy en un país en el que la izquierda ha leído demasiado a Mao y Stalin, su genialidad teórica sólo es comparable a su incapacidad como organizador. 

Aupando y sosteniendo a Villares con su autoridad moral, sólo ha conseguido el efecto contrario al que se proponía: hoy En Marea está más lejos de ser un espacio unitario y amplio, mientras que los cuadros más valiosos y capaces de ANOVA están cada vez más dispersos o replegados.

La pata municipalista es la que quizás mejor resista el impasse en el que se encuentra En Marea, aunque no sin dificultades. El espacio municipalista más dinámico del panorama gallego, la Marea Atlántica coruñesa, ha sido desde el principio el motor político del proceso constituyente del nuevo sujeto político gallego. 

Poniendo a su servicio todo su capital político, alcaldía y alcalde incluidos, a lo que se añade un núcleo de cuadros forjado durante años en los movimientos sociales, su derrota simboliza la tragedia de En Marea. 

La Marea Atlántica coruñesa ha jugado un papel de dinamizador que no se ha visto excesivamente recompensado por los resultados: incapaces de “colar” ni un diputado para la lista del Parlamento gallego, su proyecto de generar espacios de base fundamentados en lo local ha sido sistemáticamente taponado por los demás agentes (a excepción de un sector de ANOVA y una minoría de Podemos crítica con la dirección actual). 

Se han visto obligados a resistir en minoría en el gobierno de Coruña, mientras han luchado por mantener vivo el asamblearismo municipalista. Sin embargo, su capacidad para vertebrar el municipalismo gallego sigue siendo un factor muy relevante, aún más si ponemos encima de la mesa que, aunque empequeñecidas, las candidaturas locales son de los únicos espacios de base unitarios que consiguen mantener, hasta cierto punto, el espíritu original del movimiento.

Las fracturas de fondo

Aunque las discusiones en En Marea se han resuelto de una forma completamente aparatera, hay una serie de factores políticos que han estado en el fondo de las tensiones, crisis y maniobras. Todo el espacio político gallego ha sido removido en un ciclo convulso y extremadamente violento. El 15M generó un nuevo espacio social, en el que el protagonismo fue de una nueva generación procedente de las clases medias urbanas en proceso de precarización. 

La política gallega, por mucho que lo negaran los dinosaurios, cambió para siempre: nuevas gramáticas y nuevos repertorios de movilización que ponían en el centro a segmentos de la ciudadanía anteriormente al margen de la vida pública

La oleada de participación del 15M se reprodujo con fuerza, aunque con otros componentes, en los orígenes de Podemos. Círculos dinámicos, amplios y tumultuosos, incapaces de ser gobernados. El “cierre” de Podemos en Vistalegre no provocó un trasvase de toda esa energía ni a los espacios municipalistas (mejor organizados, pero menos multitudinarios). 

En Marea, por su parte, nació como una coalición electoral, sin espacios de organización estables por abajo, iniciando su proceso constituyente en un momento de reflujo de la participación popular. Llegó tarde, pero no podía darse antes: dependía de la voluntad instituyente de sus piezas, de su capacidad para priorizar el tejer pacientemente y de forma generosa nuevas estructuras políticas. El discurso del “desborde ciudadano” no se ha correlacionado en ningún momento con un amplio flujo, no se ha correspondido con el ánimo popular.

Así, la esquizofrenia publicitaria tan común en la “nueva política” ha terminado siendo una trampa: cuando lo que se correspondía con la realidad era combinar la articulación hegemónica en lo electoral con la construcción de estructuras de proximidad, militantes y sólidas, el delirio plebiscitario-competitivo en el que ha estado inmerso En Marea ha llevado a una situación extremadamente embarazosa.

 La participación ha decaído bruscamente: 1500 personas participaron en las últimas primarias para escoger el Consejo. Al no existir estructuras sólidas ni desborde ciudadano, los menguados partidos (ninguno cuenta, siendo muy generosos, con más de 100 activistas) han podido hacer y deshacer como han querido ante la pasividad de la base social de En Marea. 

El modelo de hiperliderazgo directamente importado de Podemos ha terminado, como no podía ser de otra forma, en ridículo: la única figura de carisma comparable a Pablo Iglesias es Xosé Manuel Beiras, pero, como todo repetición termina en farsa, el poder ha terminado concentrado en una figura con un perfil político tan bajo como Luis Villares.

Por otro lado, hay una fractura propia de toda la sociedad gallega que también se ha reproducido en En Marea. La minoría que ha tomado el control del nuevo partido tiene un proyecto y una composición más vinculados a una orientación política “ruralista”. Esto significa que consideran que lo fundamental es implantarse en este ámbito, nicho de votos tradicional del Partido Popular, para así comerle terreno en sus propios feudos. 

Aunque este argumento tiene un núcleo de verdad, también es cierto que para construir una mayoría social hay que basarse en los sectores más dinámicos socialmente: y esos se encuentran en las ciudades, como se demostró tanto en el 15M como en las victorias municipalistas. 

Este hecho contrasta con el romanticismo irreductible y moralizante de ciertos sectores del nacionalismo gallego más conservador, hoy atrincherados en la coordinadora de En Marea: la línea política de la actual dirección de En Marea lleva a marginar de la construcción del proyecto a los sectores urbanos sin tener bases sólidas en el rural. No parece la mejor estrategia para sumar una mayoría alternativa al PP.

Sin embargo, hay esperanza, a condición de no caer en la frustración y de aprender de los errores. Todos los procesos, por muy tortuosos que sean, clarifican. En la Marea gallega existe una mayoría activista transversal en todos los partidos y dispositivos que apuesta por la construcción de un partido-movimiento de nuevo tipo. 

Ese espacio cuenta con diputados y diputadas y con muchos de los militantes más cualificados de la izquierda gallega: En Marea sigue siendo su creación, aunque usurpada por las maniobras palaciegas de camarillas que se mueven cómodas en la política de despachos y acuerdos oscuros, pero incómodas en el debate democrático, en la asamblea, en el intercambio de ideas.

 Organizar esa mayoría, evitar jugar en el terreno de juego que propone el “thermidor” burocrático y generar unas estructuras lo suficientemente sólidas como para convertirse en un espacio común: las razones para retomar el proyecto original de En Marea siguen vigentes. Las posibilidades, aunque ensombrecidas y un poco más tristes, también."            

 (Brais Fernández forma parte de la redacción de Viento Sur y es editor en Sylone. Es militante de Anticapitalistas. CTXT )

9/5/17

Feijóo regalará este año casi 1,7 millones en ayudas a fondo perdido a los medios de Galicia

"(...) Las ayudas directas de Feijóo a los medios de comunicación con la excusa de defender a Galicia y el gallego es una práctica añeja habitual que beneficia siempre a las grandes empresas editoras de diarios, especialmente a los que utilizan el español, los más leídos en la comunidad. 

Porque, según figura en la resolución, para acceder a ellas sólo es necesario un compromiso genérico con la defensa de Galicia y emplear el idioma oficial de la comunidad en un 8% de las informaciones.

Además, los criterios de reparto del dinero público que la Xunta regala a los medios apoyan esa redistribución de la riqueza entre los más pudientes: un 75% del total, es decir 1,25 millones de euros, se dirige a empresas editoras de periódicos en formato de papel, que reciben una cantidad directamente proporcional a sus ejemplares distribuidos. 

Es decir, que los que más venden obtienen más ayudas. A las radios se destinan 266.400 euros, con un máximo de 90.000 por sociedad, con el compromiso de que utilicen el gallego en el 50% de su programación, pero sólo en las desconexiones locales y regionales si se trata de emisoras nacionales. A las compañías editoras de diarios en Internet se dirigen 153.600 euros. Todas esas cantidades son susceptibles de aumentar, en su caso, si existen posibilidades presupuestarias.

Se da la circunstancia, además, de que los grandes grupos gallegos de comunicación cuentan también con filiales radiofónicas y, evidentemente, con versiones on line de sus periódicos. Así que pueden beneficiarse de los tres grupos de ayudas, que, por otro lado, no son incompatibles con otro tipo de convenios bilaterales con consellerías, organismos descentralizados y empresas públicas para la realización de campañas promocionales específicas, ni con la inserción de publicidad institucional, ni con el resto de apoyos financieros o medidas de promoción económica que la Xunta pueda poner a disposición de cualquier sociedad mercantil.

En la práctica, lo que sucede es que el dinero de las ayudas a los medios acaba siempre en manos de los grandes. Como prueba, otra resolución de la Secretaría Xeral de Medios de mayo del 2015 que hizo público el reparto de subvenciones mediante convenios de colaboración en el primer cuatrimestre de ese ejercicio: La Voz de Galicia, el diario de mayor tirada y difusión de la comunidad, recibió casi la mitad de todo el dinero de esa convocatoria: 243.000 euros destinados a potenciar el “fomento de la lectura de prensa” y su página web y a su difusión entre el alumnado de la educación pública, privada y concertada de Galicia. 

 Le siguieron el Faro de Vigo, con alrededor 100.000 euros; El Progreso de Lugo (32.000 euros), Editorial Compostela (que edita El Correo Gallego, con 25.500 euros); La Región de Ourense (23.600), La Opinión de A Coruña (22.000); Editorial La Capital (que edita El Ideal Gallego, Deporte Campeón y Diario de Ferrol, con 20.700 euros); Lérez Ediciones (10.800) y Rías Baixas Comunicación (algo más de 6.000 euros).

Algunos cálculos estiman que la Xunta ha financiado a los medios gallegos con más de 12 millones de euros en los últimos diez años sólo a través de este tipo de instrumento. Pero también suele emplear los convenios bilaterales, que no adoptan la forma de contratos, que incluyen la publicación de informaciones afines a los intereses o que pongan de manifiesto las actividades de una consellería o de un departamento determinado.

 A diferencia de las ayudas directas, esos convenios suelen ser opacos, apenas existen garantías del seguimiento de sus objetivos y, en ocasiones, incluso contemplan la publicación de un determinado número de reportajes e informaciones en secciones y suplementos del diario. Algunos superan los 150.00 euros, y lo normal es que un gran medio firme varios de ellos cada año.

En el preámbulo de la resolución que se publicó el pasado miércoles en el DOG, la Xunta asegura que sus ayudas están destinadas a garantizar y potenciar la libertad de prensa y la pluralidad de medios. Pero, en la práctica, lo que consiguen, y probablemente pretenden, es condicionar la línea editorial de periódicos, radios y diarios digitales, y también acotar el arco ideológico de los medios que lectores, oyentes e internautas se encuentran en el quiosco, en el dial de su radio y en su buscador de Internet."                         (Público, 06/05/17)