19/9/18

Así restringe la Xunta la información sobre los incendios forestales desde hace una década

"El verano parece estar siendo razonablemente bueno en Galicia en lo referido a la superficie quemada en incendios forestales. Lo parece, si bien más de dos meses después del comienzo de la temporada de alto riesgo de incendios, el 1 de julio, es imposible conocer con exactitud cuánto, cuándo y dónde ha ardido el monte gallego. 

La razón es la la restricción informativa sobre los efectos del fuego aplicada por décimo año consecutivo desde la Consellería de Medio Rural. Esta política ha llevado al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo a divulgar detalles de apenas media docena de fuegos en julio y agosto mientras sólo en las dos últimas semanas bomberos y agentes forestales, así como ayuntamientos o ciudadanía a título individual, ha revelado al menos una veintena de incendios, la mayoría de escasa dimensión.

Los incendios divulgados por la Xunta durante el período de alto riesgo suman unas 365 hectáreas, según a las estimaciones publicadas por Medio Rural. El de mayor impacto sería lo que afectó al municipio de Monterrei entre el 29 de agosto y el 2 de septiembre, con 126,15 hectáreas quemadas en la parroquia de Vilaza, detalló la Consellería. El segundo de mayor dimensión sería el que fue dado por extinguido en Quiroga este 4 de septiembre, con unas 100 hectáreas.


A continuación estaría, con 99,16 hectáreas, uno de los tres focos que castigaron en agosto el parque natural de O Invernadoiro, en Vilariño de Conso. Ese mismo espacio natural sufrió otros dos incendios, uno de 13,68 hectáreas y otro, de 3,2. Con estos datos termina la información oficial, que la Xunta ofrece a través de su sitio web, con comunicados a la prensa y mediante la cuenta de Twitter del 085, creada por la Xunta en 2013 y que según reitera el Gobierno gallego en cada nota al respecto, "ofrece toda la información actualizada sobre incendios forestales". Sin embargo, este canal ha sido en este 2018 muestra de las restricciones informativas: se mantuvo en silencio desde el 1 de julio hasta el 22 de agosto y antes había hecho lo mismo desde el 20 de mayo.

 La opacidad de la información gubernamental sobre los aparentemente escasos incendios de este 2018 contrasta con los datos e imágenes que, fundamentalmente a través de las redes sociales, divulgan colectivos profesionales como los bomberos forestales o también los agentes forestales y medioambientaLEs, colectivo en huelga en reclamación de mejora de sus condiciones laborales -pero con servicios mínimos de hasta el 100%- encargado de dirigir los dispositivos de extinción. Estas fuentes revelan que sólo en las últimas dos semanas de agosto ha habido también incendios en municipios como Rodeiro, Cartelle, Rianxo, A Mezquita, Laza, Cualedro, Negreira, A Pobra do Caramiñal, Cangas, Becerreá, Toén, Oímbra, Manzaneda, A Pobra de Trives, Maceda, Vilardevós, Carballeda de Valdeorras, Montederramo, Ares o Xunqueira de Espadanedo. La práctica totalidad de ellos fueron de dimensiones escasas y la Xunta no informó de ninguno.

La actual política de restricción informativa sobre los incendios forestales es aplicada desde el año 2009. Cuando el PP regresó a la Xunta puso fin al modelo instaurado por la Consellería de medio Rural del Gobierno de coalición de PSdeG y BNG. En esa etapa, bajo la dirección del exconselleiro Alfredo Suárez Canal, el departamento autonómico informaba a los medios de comunicación y la ciudadanía en general de todos los incendios forestales con partes diarios que detallaban el lugar exacto del foco y la superficie afectada, entre otros datos.

Con la vuelta de los populares al poder fue instaurada la restricción ahora vigente para no generar "alarma social", según alegaron entonces. Medio Rural sólo informa por iniciativa propia de los incendios que superan las 20 hectáreas y, por debajo de esa superficie, únicamente de los que ponen en peligro zonas habitadas o espacios como las áreas naturales protegidas. Todos los demás focos de fuego quedan ocultos a no ser que un medio de comunicación o ciudadano se dirija a la Consellería y pregunte específicamente por un incendio en concreto.

De este modo, la cantidad total de superficie quemada sólo es conocida a mediados del año siguiente, cuando el Ministerio de Agricultura hace pública su estadística de incendios forestales con datos suministrados por las comunidades autónomas y cuando la propia Xunta publica la actualización anual del Plan de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestais de Galicia (Pladiga), que incluye el balance del ejercicio anterior. Ninguno de los dos documentos detalla todos los incendios, por tratarse de resúmenes anuales."                   

El modelo de opacidad informativa sobre los incendios forestales instaurado por la Xunta desde 2009 contrasta con la transparente política informativa en la materia que desarrolla la Administración competente en la autonomía habitualmente más afectada por los incendios después de Galicia, Castilla y León.

Allí la Junta, también encabezada por el PP, ofrece cada día del período de alto riesgo dos partes diarios con los "datos significativos" de todos los incendios, tales como ayuntamiento afectado, posible causa y superficie alcanzada por las llamas. Se trata de partes muy semejantes a los elaborados por la Xunta en la legislatura del bipartito, eliminados por el gabinete de Alberto Núñez Feijóo."                         (David Lombao, eldiario.es, 05/09/18)

18/9/18

“A Galiza que reflicten os medios públicos galegos moitas veces non é a real”

"As denuncias de manipulación, censura, falta de pluralidade e de primar os criterios partidistas a gosto do goberno sobre os criterios e o rigor xornalísticos na CRTVG foron nestes meses en aumento, sendo recollidas en diferentes medios de comunicación –non todos-, e amén en determinadas instancias políticas (mesmo chegando a Bruxelas). 

Este sábado, 8 de setembro, hai convocada en Compostela unha marcha “pola dignidade dos medios públicos”, unha mobilización que conta co apoio de diferents organizacións políticas e sindicais, así como plataformas, entidades e colectivos da sociedade galega.

“É importante que esta manifestación que convocamos os comités da CRTVG e CRTVE en Galiza teña unha gran afluencia, o poder político está moi atento a iso”, sostén Tiago Alvite, secretario do comité interentros da CRVG, en conversa con Sermos Galiza. “Hai unha toma de conciencia na sociedade de que os medios públicos non poden estar para atender os intereses do partido no goberno”. Unha toma de conciencia que desexa que se expresa este sábado na marcha en Compostela.

“Hai que liberar a radio e a televisión galegas”

“Reivindicamos que os medios públicos son de todos e todas, temos que liberar a CRTVG e que faga o que ten que facer: cumprir a súa misión de servizo público, ser plurais, rexerse por criterios informativos…”. Raquel Lema, do comité de empresa da CRTVG, afirma que o PP está a afogar os medios públicos galegos, “como xa fixo no seu tempo en Madrid ou Valencia”. Así, sostén “a Galiza que reflicten os medios públicos galegos non é moitas veces a Galiza real”. Algo que nomeadamente pasa, asegura, nos informativos: “Obedecen a criterios partidistas, do partido no goberno, e non a criterios xornalísticos. Punto”.

Para Alvite, a “manipulación informativa” na CRTVG vai acompañada “dunha degradación da radio e televisión galega como servizo público”, o que implica que haxa “unha falta de lexitimidade” destes medios públicos galegos perante importantes sectores sociais.

“O ABC é a dirección ideolóxica da CRTVG”

Embora as constantes denuncias e as interpelacións á dirección do ente público para que active mecanismos previstos na lei, como o Consello de Informativos, que garantan a pluralidade; a resposta que obteñen é o silenzo. “O diálogo coa dirección xeral sobre estas cuestións non existe, non o hai, só o hai no estritamente laboral. Hai máis dun ano que non se reúnen con nós”, di Alvite.

Raquel Lema, contundente, critica que a dirección non se digne dirixirse ao persoal “e despois emprega o ABC, que é a dirección ideolóxica da CRTVG, para desmentir que haxa manipulación e cargar contra os venres negros [mobilización semanal do persoal da compañía pública galega] dicindo que son cousa de operadores que queren manter a categoría laboral”.

A esta mobilización chégase coa noticia recén saída do forno de que o comité intercentros denunciaba en Bruxelas a “manipulación” na CRTVG. “Presentamos na Comisión de Peticións de Bruxelas unha denuncia pedindo que a administración europea inste o Goberno galego a que cumpra as directivas de pluralidade nos medios públicos e que se garanta a liberdade de expresión na Corporación.

 En maio a eurodeputada Ana Miranda convidounos a participar en Bruxelas nunhas xornadas sobre liberdade de expresión e de prensa. Ela explicounos a posibilidade de levar este problema á Comisión de Peticións, como xa fixera anteriormente o comité de RTVE. Entendemos que era interesante presentar esa denuncia e demos o paso. En principio fixémolo en base a oito casos flagrantes desa manipulación que denunciamos, como o xeito en que se informou da sentenza sobre o caso Gürtel ou sobre os incendios”, sinala Tiago Alvite.."                   (Sermos Galiza, 07/09/18)

17/9/18

O SLG denuncia o "abandono de funcións" da Xunta ante os ataques de lobo e xabarín, empeorados polo eucalipto

"O Sindicato Labrego Galego vén de rexistrar un escrito de queixa dirixido á Valedora no que se denuncia o "abandono de funcións" da Xunta ante os ataques de lobo e xabarín. O sindicato alerta de que os ataques da fauna salvaxe a explotacións agrogandeiras constitúen "un problema case estrutural" que ante a falta de resposta do Goberno galego está a ser "custeado polas propias granxas". Cualifica a situación de "gravísimo problema" e subliña que "a Xunta segue sen facer nada para solucionalo a pesar de ser coñecedora do feito".

O SLG critica a baixa contía das compensacións económicas, que só cobren "unha mínima porcentaxe do perdido" e chegan "tras superar un labirinto burocrático e unha espera de tres anos ou máis". O sindicato advirte igualmente de que os únicos danos polos que se poden reclamar estas "cativas indemnizacións" son os producidos por lobos ou xabarís, quedando sen ningún tipo de cobertura outros moi comúns, coma os provocados por corzos, corvos ou cans salvaxes. 

Para o Sindicato Labrego Galego, a única solución posible é que a Xunta "asuma a responsabilidade civil subsidiaria dos danos causados pola fauna salvaxe, cubrindo o 100% dos mesmos e o lucro cesante provocado".

Para ilustrar esta problemática, o SLG organizou este martes dúas visitas a granxas afectadas polos ataques do xabaril no concello da Estrada. Xosé Manuel Gestoso, gandeiro de Santeles (A Estrada), calcula que este ano os xabaríns provocaron estragos en 3 das 30 hectáras de millo da súa propiedade, un 10% da colleita. “Estamos aburridos de denunciar. Algúns pediron axuda, e concedéronlla; a outros, non. E pagan tarde, mal e arrastra, supoñendo que paguen. Algunha solución teñen que buscarlle porque isto só pode ir a peor”, denuncia Gestoso.

Unha situación semellante é a que sufriu Rosa Basteiro na súa granxa da parroquia de Codeseda (A Estrada). “A Administración fai ouvidos xordos ás nosas queixas e sentímonos totalmente indefensos. O xabarín estraga os regadíos, os prados, o millo, as patacas, a horta... Levamos padecendo este problema dende hai 25 anos", di. Rosa Basteiro afirma que solicitou compensacións da Xunta hai dous anos, cando os xabaríns lle estragaron a metade dunha finca: “Cumprimos todos os requisitos e rexistramos a solicitude en prazo pero, a día de hoxe, aínda non tivemos contestación”, denuncia.

O eucalipto, parte do problema

O sindicato engade que a extensión do eucalipto está a incrementar a voracidade do xabarín, ao deixar este animal sen alimento. Está a implantarse un tipo de bosques de monocultivo de eucalipto nos que estes animais non se poden alimentar -ao contrario doutras especies arbóreas coma o castiñeiro ou as do xénero quercus (carballo, sobreira, aciñeira, etc.)-, obrigando os animais buscar a súa supervivencia atacando os cultivos. O SLG apunta finalmente que "a caza non é a solución", pois “non só non contribúe a solucionar os problemas; senón máis ben a agravalos, socializalos e dificultar a súa solución. As competencias de protección da fauna -e da súa xestión- son públicas e administrativas, sen que sexa admisible que a Xunta mire para outro lado”

Hai dúas semanas ADEGA presentou un informe sobre a presenza do lobo en Galicia e os prexuízos que causa nas explotacións gandeiras, denunciando que "a desatención da Administración ante este problema xera unha frustración e desanimo que finalmente, case sempre, acábase cebando co lobo".             (Praza Pública, 11/09/18)

14/9/18

Feijóo presume de gestión sanitaria tras la muerte de un paciente por falta de médicos

"La muerte el pasado 4 de agosto de un paciente en los pasillos de urgencias de A Estrada por falta de médico no llevará a la Xunta a corregir la organización de este servicio en Galicia. En presencia de un representante de la familia del fallecido en la tribuna de invitados del Parlamento gallego y pese a las demandas de los trabajadores de la sanidad pública, el presidente, Alberto Núñez Feijóo, ha respondido este miércoles a las preguntas de En Marea y BNG sobre la tragedia presumiendo de su gestión sanitaria y aludiendo a los bebés prematuros de los dirigentes de Podemos Pablo Iglesias e Irene Montero para defenderse. “Nunca antes se invirtió tanto ni tuvimos tantos profesionales”, ha proclamado Feijóo.

El portavoz de En Marea, Luis Villares, ha calificado de “inaceptable” y de “falta de elegancia” las alusiones de Feijóo a los hijos de Iglesias y Montero, una muestra, ha añadido, de la ausencia de argumentos del líder del PP ante la muerte de José Manuel Brey, que está siendo investigada por la inspección y que la familia ha denunciado ante la Guardia Civil. Feijóo no solo no se ha retractado sino que ha insistido en sus palabras añadiendo una descalificación a Villares: “¿Les parece mal que alguien en su partido que tiene más cerebro que usted pueda poner en valor la atención a los prematuros en la sanidad pública?”.


La muerte de José Manuel Brey el pasado 4 de agosto ha provocado las protestas de los colegios de médicos, de la familia y de la oposición, que atribuyen la falta de facultativos en el Punto de Atención Continuada (PAC) de A Estrada a los recortes presupuestarios del Gobierno gallego en la sanidad. Brey, de 65 años y enfermo de párkinson, falleció en los pasillos del PAC, entre vómitos y en presencia de su familia, sin ser atendido por ningún médico porque el único que estaba de guardia había tenido que ausentarse para asistir otra urgencia fuera del centro. El Sergas alega que no había un segundo facultativo porque no encontró a nadie disponible para hacer esa guardia.

“Se hizo un traslado excepcional por un supuesto excepcional” y ordenado por la Guardia Civil, ha excusado Feijóo la ausencia del único médico de guardia. Los trabajadores sanitarios de los Puntos de Atención Continuada (PAC) de Galicia, que solo unos días después participaron en una protesta para denunciar la "nula planificación" del Sergas y el "déficit en recursos humanos", alertan, sin embargo, que la situación de A Estrada no fue excepcional y que son más los centros en los que la Xunta hace guardias con un solo médico.

La portavoz del BNG, Ana Pontón, ha acusado a Feijóo de “mentir” y “hacer autobombo para tapar el grave deterioro de la sanidad” y de “despachar con indolencia un caso de gran gravedad”. Villares ha respondido a Feijóo que “José Manuel no es un número, a lo mejor para usted sí” y ha calificado lo ocurrido en A Estrada de “inmoral e ilegal”.

  El portavoz de En Marea ha asegurado que el plan de planificación del PAC obliga a que haya dos médicos. Feijóo ha esgrimido que no se encontró un segundo facultativo para aquel sábado por la tarde. “Al día siguiente ya había dos médicos”, ha añadido el presidente gallego, quien ha puesto como prueba de su compromiso con la sanidad en este municipio de Pontevedra el hecho de que se esté construyendo un nuevo centro de salud. “Excusas de mal pagador”, le ha replicado Villares.

Feijóo ha ignorado las demandas de En Marea y BNG para que “rectifique” y aumente los presupuestos destinados a la atención primaria para que no vuelvan a ocurrir un suceso como el que acabó con la vida de José Manuel Brey.

 La oposición también le ha pedido que se investigue en el Parlamento esta muerte como se hará con el accidente de O Marisquiño. El presidente ha contestado que el siniestro en el festival urbano de Vigo fue “uno de los mayores logros de atención sanitaria” de la historia de Galicia."                         (Sonia Vizoso, El País, Santiago de Compostela)

13/9/18

A la búsqueda de la barca del apóstol Santiago

"En Padrón están a la espera del milagro. Si se produce, la localidad coruñesa próxima a la ría de Arosa “se pondría en valor como parte fundamental del Camino de Santiago”. Algo así como lograr demostrar científicamente que “aquí empezó todo”, con las consecuencias económicas y culturales que el descubrimiento tendría para el municipio. 

En juego está hallar el lugar exacto donde la tradición señala que se desembarcó el cuerpo del apóstol decapitado por Herodes Agripa I a miles de kilómetros de distancia en torno al año 40 después de Cristo. 

Pero como les ocurre a los peregrinos, la ruta hasta el sepulcro está llena de interrogantes, ya que toneladas de asfalto y arena se interponen en la respuesta. En breve comenzará la segunda fase del proyecto en que se ha embarcado el Ayuntamiento, una empresa local y los vecinos. Ya han encontrado pistas.

La leyenda sostiene que la barca con el cuerpo de Santiago el Mayor atracó en las orillas del Sar en la primera mitad del siglo I procedente de Haffa (Palestina) y que iba tripulada por sus discípulos Teodoro y Anastasio. 

Amarraron la embarcación –que no debía de ser pequeña teniendo en cuenta que había atravesado todo el Mediterráneo y ascendido por las atlánticas costas de Portugal hasta Galicia- y depositaron los restos del Zebedeo sobre una peña pegada al río. 

Al posar el cuerpo, la roca se derritió “como cera”, dicen los cronistas medievales, y tomó la forma del santo. Pero los restos no se quedaron en Padrón, ya que tras múltiples vicisitudes que se alargaron durante siglos, terminaron en Compostela. Pero eso es otra historia no menos complicada.

Sean cuales sean los hechos reales, lo que está constatado es que desde el siglo XV las visitas al lugar donde se arribó el supuesto cuerpo del Matamoros fueron continuas. Hasta el noble checo León de Rosmithal de Blatna, cuñado del rey Jorge de Bohemia, se acercó en 1467 con un séquito de 40 personas a echar un vistazo. 

En 1549, el estudioso Bartolomé Sagrario de Molina, que tampoco pudo resistir la tentación de dejarse caer por el lugar, dejó escrito: “En una gran peña donde fue echado, que luego que sus discípulos le sacaron de su barca y la pusieron en aquella piedra, ella misma se abrió y se hizo un sepulcro perfecto, según hoy día vemos en este puerto. Y esta piedra no es la barca en la que afirma el vulgo que vino el Apóstol, sino donde fue echada”. Y es que algunos creían que aquella formación pétrea antropoforma era la barca en la que había llegado el cuerpo, pero no había unanimidad.

De todo aquello hoy en día no queda nada visible, excepto el primitivo noray donde los sufridos Teodosio y Anastasio amarraron la gabarra, el bajel o la lancha en la que llegaron desde Oriente Medio. En la localidad, de hecho, se conoce este bolardo de amarre como el pedrón (lo de Padrón ya viene de lejos por lo que se ve). 

Los vecinos lo colocaron bajo el altar mayor de la iglesia parroquial para conservarlo. Bien es verdad que era, en realidad, un ara romana dedicada al dios Neptuno. En ella se puede leer: ”No oris eses D S P", que se traduce algo así como “A Neptuno, el Foro Iriense [por Iria-Flavia, parroquia de Padrón], con su dinero".

Tantos eran los peregrinos que se acercaban durante el Medievo y la Edad Moderna a ver la peña, y de paso arrancar un pedacito como recuerdo -el amarre estaba a salvo en la iglesia-, que el papa ordenó arrojarla al río para preservarla. Eso sí, antes pidió construir una escalera de piedra que permitiera observarla de lejos en mitad de las limpias aguas del afluente del Ulla.

Rosmithal de Blatna lo relata así: “Habiendo oído el pontífice que los peregrinos quebrantaban por todas partes aquella peña, la sumergió en el agua y labró unos escalones desde donde pudiera la gente contemplarla ...”. “En esta misma piedra vino por mar el cuerpo de Santiago”. Romisthal era de los que pensaban que la peña era en realidad una barca de piedra.

Más de cien años después, en 1606, Jerónimo del Hoyo, en su libro Memorias del Arzobispado de Santiago, describe lo que él pudo ver tras tantos años de peregrinos arrancando trocitos: “El río arriba, cerca de los muros, está el lugar adonde llegó la barca con el cuerpo del glorioso Apóstol y en el mismo en medio del río está la piedra en donde la pusieron al desembarcar, que lo hizo en ese mismo lugar, como un sepulcro.

Echáronla allí porque no se gastase y peresçiese su memoria, que la llebaban a pedaços los romeros. Desta piedra nasció el decir que la barca fue de lo mismo, pero lo cierto es que fue de madera y se gastó con el tiempo pues pasó mucho antes de que se hubiese noticia entre cristianos”. A Del Hoyo lo de la barca de piedra no terminaba de convencerlo.

Y así con el paso del tiempo la peña se fue rodeando de sedimentos fluviales hasta que desapareció. Dejaron de llegar los peregrinos y su inveterada costumbre de dañarla. Ya a mediados del XX, el meandro fue rellanado por el Ayuntamiento y sobre él se construyó una zona municipal que comparten hoy en día coches y actividades municipales.

En 1971, a las manos del entonces niño Ángel Rey llegó el llamado Libro de Pascua, una revista que cada año publica el Ayuntamiento y en la que se mezclan anuncios de comercios locales, avisos municipales y artículos costumbristas. Los ojos del joven se posaron en uno titulado “Terreno histórico bajo la arena”. 

Era obra del historiador Máximo Sar y relataba todo lo que se conocía sobre aquel hito cultural. “Aquello se me quedó grabado. Era un niño, no podía hacer nada, pero crecí. Y nunca olvide la historia”, recuerda Rey, que hoy es presidente de la asociación Villa Petroni, la entidad que ha promovido el proyecto de búsqueda.

Con ayuda del Ayuntamiento y del patrocinador privado Vermú St Petroni, lograron reunir los 12.000 euros que cuesta la investigación. Cristina Codesido, socia de la bodega, recuerda que la asociación cultural intentó recabar sin éxito el dinero de distintas administraciones: la Xunta, la Iglesia y el Ejército (Santiago es patrón del Arma de Caballería). 

“A todos le parecía una gran idea, pero solo nos daban palmaditas. Así que nosotros, que somos una empresa que apuesta por poner en valor nuestra historia, decidimos hacernos cargo”.

Ya con los fondos necesarios, contactaron con Prospectivas y Análisis Arqueológicos, que encabeza Andrés Bonilla. “No sabíamos por dónde empezar, ya que nos enfrentábamos a una superficie aproximada de 6.000 metros cuadrados. Era un gran reto. Comenzamos por el sur de la parcela y utilizamos un georradar”.

A principios de este año, se logró el primer resultado. Los expertos creen haber hallado las escaleras de piedra que fueron construidas para evitar los destrozos sobre el peñasco. Se trata de una estructura situada unos cuatro metros bajo rasante y de cinco metros longitud por tres de ancho. Bonilla, que ha utilizado una antena multidireccional en 3D, recuerda que ya cuenta con los permisos oficiales para comenzar la segunda y más importante fase: desenterrar la peña o la barca, que sigue sin estar muy claro.

Lorena Couso es concejal de Cultura de Padrón y reconoce que el permiso para las investigaciones ya está firmado. “No queremos que se retrasen mucho los trabajos porque para nosotros es muy importante, ya que pondría en valor Padrón como parte fundamental del Camino de Santiago”.

Y ahora están todos esperando a que comiencen las labores en la parcela municipal que se halla, curiosamente, en un área conocida desde tiempos inmemoriales como A Barca. “La encontraremos o no, pero lo vamos a intentar. Todos estamos de paso y somos testigos del pasado. Se lo debemos a los que nos sigan. Es nuestra tierra y nuestra historia”, concluye Codesido."              (Vicente G. Olaya, El País, 08/09/18)

12/9/18

Rebelión en la tele de Feijóo

"La vieja guardia periodística de la Compañía de la Radio y Televisión de Galicia (CRTVG) dice no recordar semejante crisis en los 33 años de vida del canal autonómico. Decenas de trabajadores, veteranos y en prácticas, con plaza fija y sin ella, habituales en pantalla y rostros anónimos, secundan desde hace 16 semanas los Venres Negros (Viernes Negros), una movilización que estrenaron siguiendo la senda marcada por el colectivo de mujeres de RTVE y a la que de momento no piensan poner fin.


Protestan contra las "injerencias" del PP de Alberto Núñez Feijóo en los informativos, una “manipulación al servicio del partido gobernante”, dicen, que no es nueva pero que “se ha recrudecido” como nunca desde que el presidente de la Xunta revalidó su tercera mayoría absoluta. Este sábado protagonizaron una histórica manifestación por Santiago contra la “infiltración” gubernamental en la radiotelevisión pública.

“La manipulación en la CRTVG es un mal endémico pero ahora ya no es nada sutil. Las formas impositivas del nuevo equipo directivo son las peores que hemos vivido en la casa”, asegura Raquel Lema, portavoz del comité intercentros, sobre una empresa pública en la que en tiempos de Manuel Fraga llegó a circular una supuesta lista negra de periodistas. La cúpula de la cadena, encabezada desde 2009 por Alfonso Sánchez-Izquierdo, ha rechazado dar su versión sobre el actual conflicto.

Los dos presentadores del principal telediario, Alfonso Hermida y Tati Moyano, dimitieron en junio “en discrepancia con la línea informativa”. Solo unas semanas después ella fue expedientada bajo amenaza de despido, alegando la dirección que se había peinado y maquillado en la Televisión de Galicia para presentar una gala benéfica ajena a la compañía.

 Los representantes de la plantilla ven en la medida una clara represalia, al igual que la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). En aquel acto celebrado un viernes, enfundada en un vestido negro, Moyano hizo referencia a las protestas contra la manipulación informativa con Feijóo en la mesa presidencial.

El decano de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Santiago, Xosé Ramón Pousa, afirma que en la radio y televisión autonómicas de Galicia “nunca ha habido pluralidad informativa” y lo atribuye a su particular situación política, con “un partido con muchos años de poder y que no está acostumbrado a ceder esa parcela”. 

“Yo me fío de la plantilla: algo está pasando y alguien debería comparecer y rebatir”, apunta Francisco González Sarria, decano del Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia, una organización que en 18 años de existencia ha sido requerida pocas veces para dar amparo a periodistas. “La mayoría de esos casos han procedido de CRTVG y quedó bastante claro que la información había sido manipulada. No vale para medir, pero es un dato curioso”.

La diputada del PP Raquel Arias, portavoz en la comisión parlamentaria sobre CRTVG, niega tajantemente que haya manipulación en favor de su partido y defiende que se da voz a “colaboradores de todos los ámbitos y con currículos muy buenos”: “La Televisión de Galicia es líder de audiencia en informativos y es la segunda autonómica más vista. Yo no puedo creer que esos espectadores quieran una televisión manipulada”.

Este tercer mandato de Feijóo ha venido cargado de controvertidos cambios en la televisión y radio autonómicas. Periodistas de medios críticos con la Xunta han perdido su silla en las tertulias y se ha anunciado la supresión del Diario Cultural, un programa de radio con 28 años en antena que se había convertido en un emblema para el mundo de la cultura.

 También se han eliminado de los informativos las desconexiones locales que hacían las delegaciones, una medida que el comité intercentros atribuye al afán de la dirección por ejercer un “control férreo” desde la sede central de Santiago de cara a las elecciones municipales del próximo año en las que el PP pretende recuperar el poder urbano que se le escapó en 2015.

 Y sobre la cadena planea un proceso de digitalización que afecta a los horarios y a las funciones de los trabajadores -los periodistas tendrán por ejemplo que montar sus propias noticias – y que, según el comité, se está planteando “sin negociación y a las bravas”.

La cadena encara esta tempestad sin comité profesional, sin consejo audiovisual independiente y sin un presidente de la compañía elegido por el consenso de dos tercios del Parlamento. Todo ello pese a que una ley aprobada hace siete años por el propio Gobierno del PP así lo obliga. “Este incumplimiento [de la ley] sería impensable en otros sectores”, subraya el decano de Ciencias de la Información, “sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de recursos públicos que ahí se emplean”. El PP se niega a hablar de “incumplimiento”. 

“La ley se está cumpliendo, a lo mejor no con la agilidad que se desearía, puede ser; pero no hay nada en lo que no se esté trabajando”, afirma Arias.

Los medios autonómicos cuentan en Galicia con una plantilla de 950 personas y 107 millones de euros de presupuesto, 200 empleados y 35 millones menos que hace una década. El comité intercentros denuncia una reducción drástica de la producción propia en favor de productoras privadas e incide en que esa externalización ha llegado incluso a los informativos, donde también se ha contratado a jefes de redacción de otros medios, al estilo de la “redacción paralela” que la dirección nombrada por el PP montó en su día en TVE. 

“En la Televisión de Galicia parte de los directos los hacen trabajadores de productoras privadas a los que se les da indicaciones, cuando no párrafos escritos, de lo que tienen que decir. Se trata de controlar hasta el infinito la línea editorial, además de un negocio para unos cuantos”, critica Lema. “Es lo mismo que cuando un Ayuntamiento contrata a una asesoría técnica porque el funcionario se niega a firmar”, explica Sarria desde el colegio de periodistas.

Los trabajadores de CRTVG han recibido en las redes el apoyo a sus protestas de colegas periodistas y de personalidades de la cultura y la política, pero se quejan del poco eco que tienen en los principales medios gallegos. “Sufrimos un cerco informativo en Galicia”, lamenta Lema.

 Para el decano de la Facultad de Ciencias de la Información de Santiago la sociedad gallega está “un poco adormecida con este tema” pese al “papel primordial” que los medios autonómicos tienen en una comunidad sin televisiones privadas propias.

 “Aquí tiene que haber una hecatombe para que la gente empiece a valorar la información independiente”, concluye Sarria desde el colegio de periodistas."                   (Sonia Vizoso, El País, 09/09/18)

11/9/18

El músico y médico que arriesgó su vida para defender la sanidad pública en Galicia

"Su vida se resume en dos pasiones: la música y la medicina. La primera lo convirtió en el intérprete en gallego con más discos vendidos en una época en la que utilizar el idioma de Galicia en Galicia era un riesgo que te ponía inmediatamente bajo la lupa de la brigada político-social de la policía franquista, pero que le permitió además compartir amistad y micrófonos con tipos como Joaquín Sabina. 

La segunda le llevó a salvar vidas durante decenios desde el anonimato de un ambulatorio de un pueblo de 4.000 habitantes en el interior de la provincia de Pontevedra. En defensa de la medicina pública, y a sus casi 70 años, lo ha arriesgado todo, su carrera y su vida, con una huelga de hambre de la que se recupera desde hace unos días.

Luis Emilio Batallán (Santiago de Compostela, 1948) inició un ayuno voluntario a finales del mes pasado para protestar contra la jubilación forzosa que le impuso la Xunta en el año 2013 negándose a concederle la prórroga que había solicitado a la Administración sanitaria de Alberto Núñez Feijóo. Él recurrió a la justicia, pero después de años esperando sin que su caso se resolviera, el pasado día 27 decidió tumbarse en un sofá del Colegio de Médicos de Pontevedra, rodearse de botellas de agua y dejar de comer.

“Aquello fue un ERE encubierto que afectó a casi mil médicos y que se hizo para ahorrar gastos. Hago esto por dignidad personal, por la dignidad de mis pacientes y contra el abuso de poder”, aseguró a La Voz de Galicia al día siguiente de haber iniciado la huelga.

Batallán es hijo de un médico rural que acabó siendo en los cincuenta alcalde de Moraña, en la comarca pontevedresa de Calda, aunque sólo estuvo cuatro años en el Consistorio pues fue cesado por las autoridades franquistas. Él estudió Medicina en Santiago y en Madrid, ciudad donde principios de los años setenta tomó contacto con el incipiente movimiento contracultural que por entonces se posicionaba junto a la oposición a la dictadura de Franco.

En la capital de España vivía en un piso de la calle del Pez por el que circularon algunos de los representantes más sonados de aquella generación, y en 1975 publicó su primer disco, Ahí ven o maio (Fonomusic), en el que musicaba poemas de autores gallegos como Ramón Cabanillas, Celso Emilio Ferreiro, Manuel Curros Enríquez y Rosalía de Castro. 

Vendió más de medio millón de copias de aquel trabajo, uno de cuyos temas, Quen poidera namorala, basado en el poema No niño novo do vento, de Álvaro Cunqueiro, sigue siendo hoy un icono del pop-folk en gallego.

Aquel éxito pudo haberle alumbrado un prometedor futuro en la música, pero Batallán era un artista peculiar que buscaba nuevos retos, así que se negó a aceptar la propuesta de su casa discográfica para explotar la fórmula y seguir haciendo temas superventas de folk. Casi desapareció de la escena hasta que a finales de los ochenta grabó su segundo trabajo en gallego, Ballet da nena, que se lanzaría en 1990, y dos años después, el primero en castellano, Eres un fármaco

Tardaría otros quince años en volver hasta que en el 2007 presentó Tu retrato, con colaboraciones de Milanés y Sabina, y otros siete hasta el 2014, cuando publicó Había que chegar. Su último disco, 70 y 29, alumbrado en el 2016 cuando ya había emprendido su batalla legal contra el Servicio Galego de Saúde (Sergas), le sirvió para relanzarse y recibir en el 2017 el Premio de la Crítica de Galicia al mejor músico del año.

Aunque nunca se alejó de la música, su silencio artístico era sinónimo de su dedicación, también silenciosa, a la sanidad pública. Era médico de familia de Moraña, uno de los pueblos donde su padre había ejercido. Hasta que en el año 2013, en plena era de recortes en el presupuesto sanitario, el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo emitió un decreto por el que obligaba a jubilarse forzosamente a todos los médicos mayores de 65 años, que hasta entonces tenían derecho a seguir ejerciendo su profesión si así lo deseaban.

La Xunta tuvo que dar marcha atrás y retirar aquel decreto hace dos años, cuando el Tribunal Supremo anuló otro similar de la Generalitat Valenciana de Francisco Camps. Pero para entonces ya habían sido jubilados centenares de facultativos gallegos, galenos experimentados que, como Batallán, habían contribuido a construir el sistema público de salud en la comunidad y se habían mostrado muy críticos con las políticas de recortes de Feijóo.

Cuando inició su huelga de hambre, Batallán aseguró que lo hacía para defender “la dignidad de los profesionales sanitarios, que están trabajando en condiciones lamentables”, y para exigir el fin de los recortes. 

Afirmó que el presidente de la Xunta era un “austericida”, y recordó que, mientras a él le impedían seguir ejerciendo —la Xunta no le permitió prorrogar su carrera porque alegó que no hacían falta más médicos de familia—, había pacientes que morían en los centros de salud precisamente por falta de profesionales de atención primaria que los atendieran.

Tras cinco días sin ingerir alimentos, Batallán fue trasladado el 31 de agosto al hospital Montecelo de Pontevedra, donde los médicos le recomendaron que dejara la huelga ante el riesgo de que sus riñones empezaran a fallar. Les hizo caso. Ahora se recupera en su casa. El próximo día 18 cumplirá 70 años."                    (Juan Oliver, Público, 10/09/18)

4/9/18

Despidos en Sargadelos, los platos rotos de una marca que “va bien”

"Sepan apreciar el arrepentimiento de un mal hombre como yo que se ha pasado toda su vida explotando y maltratando a sus empleados hasta que los sindicatos le han hecho comprender la realidad social", espetó sarcástico a su plantilla Segismundo García, dueño de Sargadelos, el pasado 17 de agosto. 

Acababa de convocar al personal a la vuelta del festivo de San Roque para anunciar, por sorpresa, "49 despidos" en los siguientes dos meses. Y atribuía la decisión a "amenazas" y "presiones" de una delegada sindical de UGT, que reclamaba una subida de sueldo para los contratados tras el concurso de acreedores de 2014. Esto era algo que, según el consejero delegado, a pesar de ir "bien", Sargadelos no podía asumir.

 "Lo correcto y lo justo sería rebajar el salario de todos los empleados en tanto las empresas no superen el convenio de acreedores. Pero la ley no lo permite. Según el legislador y los sindicatos es mejor cerrar las compañías", criticaba irónico García ante aquel perplejo auditorio. Por eso, concluía el jefe, "he decidido prescindir de los nuevos empleados con efecto inmediato... Doce abandonarán hoy ya sus puestos. No queremos que nadie se sienta explotado”.

Ha pasado medio mes desde que en la factoría más productiva del emblemático sello cerámico gallego, la histórica planta del municipio de Cervo (Lugo), la tierra se partió en dos. De momento, en un goteo que al principio fue más rápido y ahora más lento, han caído a la brecha abierta unos 20 trabajadores, que han recibido ya su carta de despido.

Y de nada han valido las visitas al dueño por parte de responsables de la Xunta de Galicia, ni el grito en el cielo puesto por formaciones como el BNG y el PSOE, que advierten que lo que está en juego, además del trabajo, es el "símbolo" que Sargadelos representa para la cultura gallega. 

Según UGT, en la lista de bajas no solo hay empleados nuevos, de aquellos que cobraban menos y la empresa decía que no podía equipararles el salario, sino que también se ha tenido que marchar a casa algún veterano al que se le ha ofrecido una indemnización mucho mayor. El abogado del sindicato, Pedro Blanco, asegura que está preparando estos días las demandas para impugnar esos despidos porque está "convencido" de que todos van a ser anulados.

En el epicentro de este terremoto está el enfrentamiento laboral y judicial que desde tiempos del ERE que emprendió la firma en 2010 (ahora declarado nulo por el Supremo) mantienen García, accionista mayoritario, y una trabajadora, Rogelia Mariña, que entró en la factoría en 1974, cuando solo tenía 14 años. La maestra decoradora fue presidenta del Comité de Empresa mientras lo hubo y es delegada de UGT en la actualidad. 

Y su sindicato entiende que el dueño de la empresa está tratando a los empleados como "rehenes", a los que "chantajea y coacciona" para lograr borrar de la fábrica a la representante de los trabajadores, contra la que muestra "una inquina personal". Mientras tanto, Segismundo García afirma a este diario que el que se siente presionado es él, pero admite que el anuncio (y ejecución) de los despidos es también un "pulso a los sindicatos y a los jueces de lo social y a la Inspección de Trabajo". "Algo que ya deberían haber hecho otros empresarios", apostilla, "ante la altanería, soberbia e impunidad con que actúan".

El consejero delegado, dueño también de un hotel y perfumerías en Ribadeo (Lugo), reconoce que ahora el negocio cerámico, al que rescató de la quiebra arriesgando su propio patrimonio, "va bien económicamente y en ventas". Pero al mismo tiempo se queja de que "solo este año" la empresa ha tenido que "pagar más de un millón de euros por demandas sindicales derivadas" de ese ERE, que en su opinión era "necesario para la pervivencia de la compañía". 

El caso es que a la semana siguiente del anuncio de despidos que dejó perplejos a todos, empezó a circular por la planta de Cervo un escrito rubricado por parte de la plantilla en el que, con frases casi calcadas a las que había esgrimido el propietario el día 17, los firmantes expresaban su rechazo a UGT y su apoyo al consejero delegado.

 "Rogelia Mariña debería dimitir de su cargo de representante sindical y repartir los 30.000 euros que consiguió por daños morales entre esos trabajadores nuevos que ella tanto quiere defender", decía el documento que, según la compañía, respaldaban más de 50 de los casi 100 trabajadores de la planta.

El párrafo se refería a otra batalla judicial, además de la del ERE, que la empleada había ganado al empresario el pasado febrero: el juzgado de lo Social número 3 de Lugo sentenciaba que su despido, tras oponerse a una ampliación de la jornada generalizada y sin remuneración, era nulo. La juez obligaba a Sargadelos a readmitirla en su puesto, pagarle los salarios no percibidos desde diciembre de 2016 e indemnizarla con 30.000 euros.

 De momento, según su sindicato, no ha cobrado nada de esto porque el fallo ha sido recurrido en el Superior, tanto por la empresa como por UGT, que reclama una indemnización de 70.000. A esto se suma una nueva demanda, esta vez de tutela de derechos fundamentales, que el abogado de UGT acaba de interponer por los hechos de los últimos días y en la que por daños y perjuicios pide 100.000 euros para el sindicato y otros tantos para la representante de los trabajadores, de los que quiere que también se haga cargo el dueño de Sargadelos con su patrimonio personal. En la demanda, UGT solicita también al juzgado de lo social que "paralice los despidos" de forma cautelar.

Rogelia Mariña no va estos días por la fábrica. La misma jornada, 20 de agosto, en que apareció el misterioso escrito de repulsa, la sindicalista recibió una carta firmada por el empresario en la que, con evidente tono socarrón, la mandaba provisionalmente a casa. 

 "Ante la tensión generada en el día de hoy en la planta de producción, con la firma de una carta manifiesto por parte de la mayoría de los trabajadores, y con el fin de poder evitar posibles enfrentamientos personales, esta dirección considera pertinente otorgarle permiso remunerado. En la espera de que los ánimos se calmen y la inquietud se relaje. Confiamos en que sepa entender esta decisión, y como siempre le agradecemos sus desvelos por la compañía".

Aunque Segismundo García niega que las rescisiones de contrato se estén llevando a cabo de forma aleatoria (sino que responden a determinadas necesidades de trabajo para "satisfacer los pedidos"), UGT ha denunciado que el jefe está cosechando para su lista negra a los trabajadores que no firmaron el escrito contra Mariña después de garantizar el empleo a los que lo secundasen. El próximo día 11 tendrá lugar una asamblea solicitada por 48 empleados con un único tema sobre la mesa: la revocación de la delegada sindical.

 Unas horas antes, ese mismo martes el dueño de Sargadelos está citado por el SMAC (Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación) para un acto de conciliación después de que UGT plantease un conflicto colectivo.

 A esta reunión también están convocados representantes de los sindicatos CC OO y Confederación Intersindical Galega, además de la Confederación de Empresarios de Galicia. A la representante sindical "la respalda la legislación laboral y UGT", decía ante sus empleados García el día que anunció las expulsiones: "A mí solo me ampara el sentido común y las ganas de sacar estas empresas adelante".

En medio de este cataclismo que solo afecta a la planta de Cervo y deja al margen la de Sada (A Coruña), un día amaneció la fábrica lucense con dos pintadas sobre el asfalto. "El trabajo os hará libres", rezaba la primera de ellas. "¡¡Vivan las cadenas!!", replicaba la segunda. Aquella fatídica jornada en que anunció los despidos, el consejero delegado retaba una vez más al sindicato: 

"En estos dos días festivos he revisado el Estatuto de los Trabajadores, las ordenanzas y reglamentaciones laborales, la Ley de Seguridad e Higiene en el Trabajo, la Ley General de la Seguridad Social, las ordenanzas municipales sobre licencias de actividad, la Ley de Marcas, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, la Ley de Protección de Datos y la ley autonómica sobre residuos industriales", dijo. "He detectado que Sargadelos incumple 262 normas o preceptos y deseo facilitar esos datos a UGT para que curse las correspondientes denuncias y, si es el caso, se proceda a la clausura de la compañía".

 Era la primera vez en mucho tiempo, después de los agónicos años de crisis en que casi naufragó, que se hablaba de cierre en Sargadelos. Pero desde hace medio mes el temor a ese desenlace ha estado en boca de trabajadores y representantes políticos de todos los colores que claman por salvar este icono cultural. La semana pasada, además, el propio Segismundo García echaba más leña al fuego con unas declaraciones en las que vinculaba el futuro de la firma a la respuesta que diera el juzgado a la demanda de tutela presentada por UGT.

 Si la empresa se veía obligada a pagar 100.000 euros (y el accionista mayoritario otros 100.000), para García la única salida sería la venta o el fin de una marca que Galicia identifica como parte de su acervo."             (Silvia R., El País, 03/09/18)

31/7/18

Así hai que cocer a verza galega para aproveitar a súa capacidade antioxidante

"A verza galega é unha boa fonte de substancias bioactivas, con efectos beneficiosos para a saúde. Agora, científicos da Área de Tecnoloxía dos Alimentos da Universidade de Vigo publican un traballo no que avalían o efecto de diferentes métodos de cocción (ebulición, cocción ao vapor, microondas, cocción a presión e cocción ao baleiro) sobre a capacidade antioxidante e sobre os contidos de flavonoides, ácidos orgánicos e minerais da col galega.

Os resultados indican que este vexetal ten unha alta capacidade antioxidante e altos contidos de flavonoides totais, ácidos orgánicos e minerais como potasio e calcio. Os achados tamén demostran que, se ben os diferentes métodos de cocción teñen distintos efectos sobre a verza galega, o tratamento con vapor demostrou ser o mellor para preservar a capacidade antioxidante e os compostos bioactivos.

Todos os métodos de cocción producen perdas de capacidade antioxidante e de flavonoides totais, ácidos orgánicos e minerais, en relación cos contidos na verza fresca, aínda que "a cocción non causa grandes perdas", expoñen os autores.
Os experimentos permitiron comprobar que os tratamentos de ebulición e cocción ao baleiro producen unha perda potencialmente beneficiosa de oxalato —que interfire na absorción do calcio—, pero tamén unha perda significativa da capacidade antioxidante e nutrientes como o ácido ascórbico e os flavonoides, sendo máis importante na cocción por ebulición. Porén, o vapor produciu as perdas máis baixas.

O contido de flavonoides da verza cociñada a presión e en microondas vese afectado pola duración do tempo de cocción, e foron significativamente máis altos para tempos de cocción máis curtos. A temperatura de cocción tamén afectou significativamente o contido total de flavonoides na verza cociñada ao baleiro, e as altas temperaturas de cocción provocaron as maiores perdas. 

Aínda que os tempos de cocción longos úsanse para cocer ao baleiro máis que para ferver, a perda de flavonoides totais foi menor na verza cociñada ao baleiro. Un achado que, segundo os científicos, se pode explicar pola sensibilidade dos flavonoides ao osíxeno.

No que se refire ao contido de ácido orgánico, foi significativamente máis baixo en verzas cocidas que na fresca, agás para o ácido oxálico despois da cocción ao vapor, que demostrou ser o mellor método para preservar estes compostos, mentres que a cocción ao baleiro causou a maior redución no contido de ácido orgánico.

A ebulición e o microondas causan perdas intermedias e similares. O tempo de cocción tamén afecta a perda de ácidos orgánicos, de xeito que canto máis tempo se cociña a verza, maiores perdas de ácido orgánico se producen, aínda que as diferenzas non sempre son significativas, segundo os resultados do estudo.

Ademais, os investigadores non observaron unha diferenza significativa no contido de acedo oxálico entre a verza fresca e a cocida ao vapor. A cocción en ebulición, o microondas e a cocción a presión deron como resultado unha maior retención de ácido oxálico

A redución no contido de oxalato da verza cocida pode producir efectos positivos para a saúde, xa que pode mellorar a biodispoñibilidade de minerais dietéticos esenciais e reducir o risco de cálculos renais. No que se refire aos flavonoides e o ácido ascórbico, teñen múltiples efectos positivos para a saúde debido á súa acción antioxidante.

Todos os métodos de cocción usados nos experimentos reducen significativamente o contido mineral da verza galega. O vapor produce maior etención de nutrientes solubles que a cocción en auga. De feito, coa cocción ao vapor dáse unha redución máis baixa de potasio, calcio, magnesio e ferro que os outros métodos de cocción probados.

As concentracións de ferro e cinc son máis baixas na verza fervida, mentres que os contidos de potasio e calcio son máis baixos na cocida ao baleiro. Cociñada no microondas contén maiores cantidades calcio, ferro e cinc que a verza fervida. A cocción a presión produce normalmente unha maior retención de minerais que a cocción por ebulición e ao baleiro.

 E a cocción ao baleiro causa maior perda de potasio e calcio, pero unha menor perda de ferro e cinc que a ebulición. En xeral, o contido mineral da verza galega non se ve afectado polo tempo de cocción.

Polo tanto, o novo estudo demostra que os diferentes métodos de cocción teñen distintos efectos sobre os compostos bioactivos na verza galega, e que é importante a optimización destes métodos para minimizar as perdas das propiedades nutricionais.

O traballo, titulado 'Effects of different cooking methods on the antioxidant capacity and flavonoid, organic acid and mineral contents of Galega Kale (Brassica oleracea var. acephala cv. Galega)', vén de publicarse no International Journal of Food Sciences and Nutrition."                    (Alberto Quian, Galicia Confidencial, 30/07/18)

30/7/18

Hallado un submarino nazi en la costa de Galicia


"Los marineros saben del fondo del mar mucho más de lo que cuentan. Conocen como nadie las coordenadas exactas de los pecios y guardan celosamente los datos registrados. A veces para evitar que se les enganche y desgarre el aparejo en un casco hundido. Otras, para aprovechar en solitario los mejores bancos de peces, que tienden a buscar refugio en los buques que fueron a pique.
 Son descubrimientos que no revelan fácilmente, y los exploradores de la historia naval que duerme sumergida en el mar tienen que ganarse su confianza durante años, hacerse merecedores de esta suerte de mapa del tesoro. En ocasiones los que más secretos desvelan son los furtivos, a cambio de que se guarde silencio sobre su actividad. 
Pero en otras, solo hay que encontrar una señal en tierra firme y saber interpretarla: "Un marinero de Cedeira (A Coruña) tiene una chapa larga de aluminio cubriendo el gallinero de su casa", cuenta Anxo González Roca, vicepresidente del Centro de Actividades Subacuáticas de Viveiro (Lugo). "Es parte del fuselaje de un avión de guerra; creemos que de uno de los del ejército aliado" que se enfrentaron el 10 de noviembre de 1943 al submarino nazi U966 Gut Holz frente a Estaca de Bares.

Él y otros dos compañeros de aventuras, Eduardo Losada, de Mergullo Viveiro, y Yago Abilleira, historiador naval, acaban de localizar los espectrales despojos de esta nave sumergible para 50 tripulantes que había sido botada solo ocho meses antes en los astilleros Blohm & Voss de Hamburgo y se hundió a menos de 500 metros de Punta Maeda, en su segundo choque contra el enemigo, frente a la costa gallega. 

En aquella batalla de casi dos días que Yago Abilleira define más bien como "escaramuza", intervino una decena de aviones, la mayoría liberators británicos y estadounidenses. Y además de irse a pique el submarino, fue derribado por fuego aéreo un Sunderland de la Royal Air Force. El avión se partió en dos, y la sección de cola fue flotando hacia la ría de Ortigueira.

Después de casi una década de pesquisas en tierra e inmersiones fallidas, gracias a un testimonio certero el trío de hombres rana ha topado todo lo que quedó del submarino alemán después de ser herido de muerte por una tormenta de cargas aéreas, y de ser volado por los propios nazis para mantener en secreto su tecnología frente al enemigo (además de desguazado por una empresa unos cuantos años más tarde). 

Pero también gracias a otro testigo diferente (ese marinero que pescó en sus redes la chapa metálica que abriga el corral), los buzos saben dónde se halla, supuestamente, el resto del avión de guerra. "Tenemos el punto", anuncia esperanzado Anxo González. Si se confirmase la ubicación, este equipo de amigos que dedica su tiempo libre a explorar la costa completaría el exhaustivo relato que han hecho investigadores como Juan Carlos Salgado y José Antonio Tojo de aquel choque bélico que conmocionó a varios pueblos de A Coruña y Lugo.

Entre soldados alemanes del navío sumergible y británicos del Sunderland Mk III, aquella jornada negra murieron 14 combatientes muy jóvenes. Los cuerpos recuperados de uno y otro bando fueron enterrados a la vez, el día 12, en el camposanto de Mogor (O Barqueiro, Mañón), y luego trasladados respectivamente al Deutscher Soldaten Friedhof en Cuacos de Yuste (Cáceres) y al British Cemetery de Loiu (Bizkaia). 

 La Guardia Civil movilizó varios pesqueros de la zona para rescatar a los supervivientes con un tiempo endiablado y, salvo tres heridos, la mayoría de los marinos del ejército nazi fueron trasladados a un hotel llamado Venecia en Viveiro (Lugo). Ekkehard Wolf, el comandante de 25 años a los que su tripulación apodaba "el viejo", acabó ordenando la voladura con la bandera izada de su flamante submarino, y tiempo después fue dado oficialmente por muerto y repatriado desde Madrid con identidad falsa en un vuelo comercial.




Todo lo aprovechable del submarino Gut Holz ("Buena Madera") acabó llevándoselo una empresa de desguaces, pero en el fondo, desperdigado entre los 14 y los 26 metros de profundidad, pervivieron vestigios inequívocos de aquella arma de combate nazi. 

La situación exacta fue cayendo en el olvido con el tiempo: todo el mundo presumía de conocer su ubicación, pero nadie localizaba el yacimiento. En su enésimo intento, Losada, Abilleira y González permanecieron más de dos horas bajo el agua y tardaron un buen rato en encontrar lo que buscaban. 

Hallaron un pesquero hundido hace un par de décadas y luego, casi al final de su inmersión, los restos cadavéricos del U966, colonizados en son de paz por algas, moluscos y peces. Pudieron hacer fotos y vídeo de enormes fragmentos de la rejilla metálica que servía de pasarela "para que la tripulación no resbalase", de grifos y válvulas fantasmagóricas, y de una gran cantidad de cable forrado con plomo. Al salir a flote, "dimos parte a la Armada" española, relata Anxo González.

Aunque luego nadie lo recoja, "avisamos siempre de todo lo que vamos descubriendo en nuestas inmersiones", comenta el submarinista. "El mejor museo naval está bajo el mar", defiende, y acto seguido enumera: "nosotros hemos localizado porcelana, cañones antiguos, un ancla lítica romana y, el año pasado, el pecio del Tromp", un mercante holandés de 100 metros de eslora que fue atacado en 1917 por un submarino alemán en la costa de Lugo.

Aunque no todo el mundo quiere enseñarlas ahora, en casas de la comarca todavía se guardan las menciones honoríficas que recibieron de la armada alemana aquellos pescadores que participaron en el rescate, mientras una mancha de combustible se extendía hacia la costa y ardían sobre las olas del Cantábrico los fragmentos retorcidos del avión de la RAF.

 Ekkerhard Wolf volvió luego muchas veces de vacaciones con su esposa y su descendencia, y uno de sus hijos acabó casándose con una vecina de O Barqueiro (Mañón, A Coruña). La última voluntad del comandante del U966 Gut Holz, cuando murió en 1978, fue que su cuerpo se incinerase y se arrojasen sus cenizas en Estaca de Bares."                    (Silvia R., El País, 06/07/18)

23/7/18

12 curiosidades del Camino de Santiago que, probablemente, no conoces

"El viaje rumbo al oeste, siguiendo las flechas amarillas que llevan a Santiago de Compostela —y a la tumba del apóstol Santiago—, descubre el norte de la Península a través de parajes cargados de historia y belleza.

Ya sea por el Camino de la Costa, el Francés, el Vasco-Riojano, el Lebaniego o cualquier otra ruta jacobea, a pie, en bicicleta o a caballo, el Camino de Santiago es una experiencia única y enriquecedora. Aquí una docena de curiosidades.

1. El trazado primigenio

Corría el año 829, según la leyenda. Un pastor encuentra un extraño sepulcro en un remoto lugar de Galicia. Lo comunica al obispo Teodomiro, y este, al rey Alfonso II el Casto, que por entonces gobernaba un pequeño reino cristiano aislado entre montañas. El rey astur decide ir personalmente a comprobar el hallazgo, que puede suponer un cambio drástico en la situación de aislamiento de su reino.

Reúne a su séquito y toma el que en aquellos tiempos era el único camino de Oviedo a Galicia, que circulaba por Grado, Cornellana, Salas y el puerto del Palo hasta entrar en Galicia por A Fonsagrada. Es lo que ahora llamamos Camino Primitivo, considerado, por tanto, el más antiguo de los caminos de peregrinación a Compostela.

2. ¿Por qué hay tantos caminos de Santiago?

Porque desde el descubrimiento del supuesto sepulcro del discípulo de Jesús en Galicia, cada viajero hizo su propio camino, desde la puerta de su casa hasta Compostela. Algunas de las rutas y vías se fueron haciendo más populares y transitadas por diversos motivos (seguridad, facilidad de avituallamiento), pero nunca tuvieron la exclusiva del apelativo Camino de Santiago.

En 1993, la Unesco incluyó el Camino de Santiago en la lista de patrimonio mundial y para poner orden en el caos se decidió que el galardón recayera sobre el Camino Francés, el más transitado en la Antigüedad. Hoy sigue siendo el más frecuentado. En 2015 se amplió el título de patrimonio mundial al Camino del Norte, con sus diferentes variantes. Pero en realidad el Camino de Santiago empieza en la puerta de tu casa.

3. La eclosión de los albergues privados

Si algo ha cambiado la faz de los Caminos, sobre todo el Francés, en los últimos años ha sido la proliferación de albergues privados. Nadie ha querido dejar pasar la oportunidad. Cualquier caserón al pie de la ruta es susceptible de convertirse en un albergue, más parecidos ya a los hostales mochileros de una ciudad europea que a los tradicionales albergues que había en el Camino hace 10 años.

Un dato: en el municipio de Sarria (Lugo), en el tramo gallego del Camino Francés, hay nada menos que 30 albergues (27 privados y 3 públicos). Siete de ellos, seguidos uno tras otro en la rúa Maior.

4. Organizar las etapas por Internet

Las memorables cenas comunitarias, que muy pocos albergues todavía mantienen, se han visto afectadas por un nuevo elemento: el teléfono móvil y el wifi. “Antes se compartía más, ahora hay gente que está menos presente en la cena y más pendiente del móvil”, reconocía con tristeza un hospitalero. Las nuevas tecnologías han provocado además un cambio de hábitos: ahora se reserva alojamiento por Booking, se mandan mails para pedir camas, se conecta por Facebook para solicitar plaza en los albergues… La sensación general es que está todo más pactado, más estudiado, más organizado.

De hecho, hay páginas en Internet que te montan todo el Camino: tú les dices cuántos días y qué quieres pagar y te van reservando los albergues y las conexiones de las maletas entre ellos.

5. Una prueba del reto

La Compostela es el documento que certifica haber hecho el Camino por devotionis affectu, voti vel pietatis causa (por devoción, por un voto o por piedad). Se trata de un pergamino en latín que expide la Oficina del Peregrino de Santiago en nombre de la Iglesia, y que solo se entrega a quien demuestre, mediante la credencial del peregrino, haber completado los 100 últimos kilómetros a pie o a caballo o los últimos 200 en bicicleta.

Y siempre que aseguren haber hecho la peregrinación por motivos religiosos. Existe un documento diferente —el certificado de acogida a la ciudad de Compostela— para quienes hagan el Camino por motivos que no sean los religiosos. Algo así como el certificado de la peregrinación por lo civil.

6. La biblia del Camino

Desde el resurgir de las peregrinaciones a Compostela a partir de la década de 1990 se han escrito infinidad de guías, novelas, ensayos y tratados sobre el fenómeno jacobeo. Pero todas beben de un modo u otro de la misma fuente, el estudio más riguroso y detallado que se ha hecho sobre el tema. Se trata de Las peregrinaciones a Santiago de Compostela, un monumento literario escrito por tres medievalistas de prestigio internacional, Luis Vázquez de Parga, José María Lacarra y Juan Uría Riu.

Publicada por primera vez en 1948, consta de tres tomos que se convirtieron en fuente indispensable para el estudio y conocimiento del fenómeno de las peregrinaciones a Compostela y del Camino de Santiago. La obra estuvo prácticamente descatalogada hasta que con la nueva era dorada del Camino se volvieron a imprimir varias ediciones.

7. ¿Quién fue el primer peregrino?

Nunca se sabrá, pero la historia le ha dado este título a un tal Gotescalco, arzobispo de Le Puy, quien viajó desde Aquitania en el año 950 acompañado de una gran comitiva. Aquel viaje impulsó después la gran corriente de peregrinos procedente de Francia. En el año 961, un noble francés, Raimundo II, marqués de Gothia, fue asesinado en el Camino, pero ningún documento aclara las circunstancias.

Muchos siglos después, en 1668, el príncipe italiano Cosme de Médicis emprendería uno de los primeros viajes de peregrinación turística documentados. Acompañado de 40 personas, visitó Santiago para continuar después por mar a las islas Británicas. También existió la peregrinación por delegación. Un documento de 1312 detalla cómo el francés Yves Lebreton cumplió los requisitos de la peregrinación en nombre de la condesa de Artois.

8. Apóstol perdido, apóstol reaparecido

En 1558, temiendo un ataque de los piratas ingleses comandados por Francis Drake contra la tumba del apóstol, san Clemente, arzobispo de Compostela, escondió el arca con los restos del apóstol. Tan bien lo hizo que estuvieron perdidos más de 300 años.

Reaparecieron en 1878, durante unas obras de reforma en el altar mayor de la catedral compostelana emprendidas por el cardenal Payá y Rico, cuando los trabajadores perforaron una bóveda oculta y encontraron los restos óseos de tres varones. En 1884, el papa León XIII avaló cuatro años de trabajos científicos con la bula Deus Omnipotens, en la que reconocía que esos restos encontrados eran efectivamente los del apóstol y dos de sus discípulos.

9. Agua y vino

Nada más pasar Ayegui, y poco antes del monasterio de Irache, en Navarra, está la famosa fuente del Vino, un grifo milagroso que Bodegas Irache mantiene abierto, junto a otro de agua, en recuerdo de aquel gratificante y reparador fruto de la vid que servía de combustible a los primitivos caminantes, recuperando así al menos la mitad de la ofrenda hospitalaria tradicional en el medievo, cuando a ningún peregrino se le negaba un trozo de pan y un vaso de vino. La fuente tiene incluso una webcam para ver el tiempo real a los peregrinos que reponen fuerzas en ella.
10. El pueblo que resurgió con el Camino

El poder revitalizador que está teniendo esta nueva edad dorada de los Caminos se manifiesta en Foncebadón, un pueblo de los montes de León, poco antes de llegar a la Cruz de Fierro. En 1990, Foncebadón era un pueblo abandonado y en ruinas. Hoy cuenta con dos restaurantes, tres albergues privados, otro parroquial, un hostal y un supermercado. Y casi todas las casas de su calle Real se han rehabilitado. El Camino, como en la Edad Media, vuelve a ser también motor económico y de repoblación.

11. El puente más honroso

En el siglo XV se pusieron de moda las peregrinaciones caballerescas. Uno de sus episodios más famosos ocurrió en el puente sobre el río Órbigo (León), uno de los más bellos del Camino Francés. En julio de 1434, año jubilar, el caballero leonés Suero de Quiñones se plantó en el puente y retó a todo caballero que quisiera cruzarlo a romper tres lanzas contra él.

Durante un mes, don Suero y sus mantenedores guerrearon con quien se ponía a su alcance. Parece ser que solo resultó muerto un litigante. Cumplida la bravuconería, a la que se conoce como del Paso Honroso, peregrinaron a Santiago.

12. ¿Quién inventó las flechas amarillas?

Las flechas amarillas que unifican los Caminos de Santiago y que se han convertido en su icono más universal comenzaron a pintarlas en la década de 1980 —­cuando el Camino de Santiago era un gran desconocido y apenas había estudios sobre esa tradición— dos grandes impulsores de la peregrinación jacobea: Elías Valiña, cura de O Cebreiro, primera localidad gallega del Camino Francés, y Andrés Muñoz, logopeda navarro y presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Navarra, quien entregó buena parte de su vida a la mejora y conservación del Camino Francés y la Vía de la Plata.

Desde entonces, diversas asociaciones de Amigos del Camino han remarcado, mejorado y mantenido la señalización en sus respectivas zonas de influencia." (Paco Nadal, 16/07/18)