30/9/16

Se Ana Pontón tivera fotos en compañía dun narcotraficante non se tería falado doutra cousa na campaña electoral

"Se Ana Pontón tivera fotos en compañía dun narcotraficante non se falaría doutra cousa na campaña electoral. Esas fotos estarían nas portadas de todos os xornais impresos e de todos os informativos de radio e televisión. Se Luís Villares tivera pretendido intercambiar unha sentenza favorable por favores sexuais non se falaría doutra cousa de aquí a Pernambuco. 

Se Xaquín Fernández Leiceaga estivera construíndo un chalé en Moaña con vistas ás Cíes, 354 metros construídos e piscina, os planos dese chalé serían coñecidos polo último habitante de Galicia, de Ferrol ao Padornelo. O PP non anda con bromas cando se trata de reter o poder. Utiliza todos os medios ao seu alcance.

 A infantería mediática que os apoia e sustenta non se para en barras. No entanto, a súa leal oposición non só carece de medios. Carece, tamén, da disposición de ánimo que leva a crer nas propias posibilidades. Se ven o vento de cola, aprovéitao, naturalmente, pero nin un paso máis.

Cando o PP obra así faino, primeiro, porque pensa que pode. Conta sempre coa impunidade que da non só o usufruto pertinaz do poder senón a extensa gama de complicidades sociais. Sobre o que foron as aventuras e desventuras do bipartito poderíanse escribir moitas cousas pero a campaña electoral que determinou a derrota do bipartito estivo articulada sobre catro elementos básicos: 

a) a imposición do galego 

b) un señor subido nun bote 

c) uns asentos 

d) uns coches

A mera enunciación mostra que non se tratou precisamente dunha campaña onde se discutira de filosofía política. Basicamente, a campaña tratou de desacreditar ao bipartito en xeral e a Touriño e Quintana en particular como se a) fosen sátrapas que amaban apousentar o seu cu en luxosas cadeiras en San Caetano e circular en coches dignos de Obama para despois, coma bos fariseos, saltar a un iate en compaña de ricos  e b) líderes soviéticos dispostos a mandar ao Gulag e a perseguir por todos os medios, por terra, mar e aire, a calquera que se atrevese a cuestionar a oprobiosa imposición lingüística que atenazaba a maiores e pícaros fundíndoos nunha lama espesa e parroquial.

Polo demais, non nos enganemos, esa campaña foi conducida dun modo científico, friamente, sen motivos persoais. Do que se trata, nunha campaña electoral moderna, nun tempo no que as identidades políticas e vinculadas á orixe social están moi diluídas é de concentrar o descrédito sobre o adversario, normalmente con acusacións de corrupción, con dúas finalidades: mobilizar aos propios e disuadir aos adversarios, provocar a súa abstención nas urnas. 

A campaña que destruíu o bipartito foi organizada por unha axencia de comunicación, por bo nome Swat, ligada por certo á Gürtel, que organizou o encadre e a historia a ser contada. Pero sería imposible o seu éxito se o que primeiro apareceu en determinados medios afíns –o ABC en particular- non se reproducira despois en bucle por toda a esfera comunicativa para crear unha atmosfera emocional que fixera posible a vitoria do candidato Feijóo. 

Mobilizar aos propios e disuadir ao electores contrarios é o obxectivo de toda campaña electoral, pero máis se, como é o caso en Galicia, e especialmente nesta elección, a vitoria se xoga sobre unha marxe moi estreita e en boa medida sobre o que poda ser o rendemento electoral de BNG e Ciudadanos. 

Hai que lembrar que nas tres últimas convocatorias  para o Parlamento Galego o PPdeG mantívose en torno ao 45% do electorado mentres a oposición parlamentaria oscilou entre o 51% na banda alta en 2005 –cando gañou as eleccións- e o 44 % de 2012-cando non só as perdeu senón que se fixo manifesta a súa crise coa aparición de AGE-. 

Obviamente as eleccións en Galicia gáñanse e pérdense nesa forquita: non abonda con que o PP perda votos, ten que suceder que a suma dos seus opositores con representación parlamentaria se distancie del para que sexa posible que forme goberno.

Nas eleccións de 2012, de feito, o PP perdeu o 16% dos votos, pero iso non só non lle fixo perder as eleccións senón que lle fixo sumar 3 deputados máis. O segredo?, que o PSdeG perdeu o 43% dos seus votos e o BNG o 46%. A aparición de AGE non compensou esas perdas nin en número de votos, nin en porcentaxe. 

A cousa puido ser peor porque hai que presumir que de non aparecer esa coalición entre ANOVA e EU o resultado conxunto da oposición ao PP sería aínda máis probe. O PSOE estaba na altura desacreditado ata profundidades abismais e o BNG era incapaz, unha vez máis, de facer fronte á súa crise estrutural e a un devalo que ven de lonxe. 

Sen AGE a oposición aparecería cunha debilidade sistémica que o éxito de AGE e, moi en especial, a sobre actuación de Beiras, moi eficaz no curto prazo, contribuíron a ocultar. Agora o escenario é aínda máis complicado, coa aparición das Mareas e de Ciudadanos, que fan o resultado aínda máis indecidido e/ou dependente de factores aleatorios, dada a volatilidade comprobada do voto. (...)

  Pero quede que sería de interese da oposición a Feijóo e ao PP tensar a campaña. Non o están facendo. Vaia vostede a saber por que ou se rectificarán neste tramo final.

 Sen embargo, repito, cando a vitoria ou a derrota se xoga sobre marxe tan estreitas e aleatorias como as que son o caso nesta campaña electoral non cabe máis que acudir ao que afirman todos os manuais de ciencia política escritos nas últimas décadas."            (Antón Baamonde, Praza Pública, 15/09/16)

28/9/16

Vascos y gallegos votan igual... al cacique de la tierra. A la misma derecha...

"Vascos y gallegos apostaron por la continuidad en la noche trilingüe del domingo. Feijóo en Galicia y Urkullu en Euskadi seguirán reinando, incluso con mejor facturación electoral que hace cuatro años (repite mayoría absoluta el gallego, dos escaños más el vasco). En tiempos de tribulación, mejor que el poder no cambie de manos.

Sin cerrarse a lo nuevo, puesto que Podemos, con sus respectivas fuerzas instrumentales (En Marea y Elkarrekin), irrumpe con fuerza en ambos escenarios a costa del voto socialista, aunque en el País Vasco se estrella contra su propia expectativa de igualar o superar, en nombre de los desheredados, a quienes siguen en el sueño de la Euskadi grande y libre (Bildu).

Mejor le ha ido con el PSOE, al que se equipara en Galicia (solo en escaños, pero con 14.000 votos más) y desborda ampliamente en el País Vasco. Es el dato más relevante de anoche, si miramos los comicios de ayer como meta volante de Pedro Sánchez en su camino hacia la formación de un Gobierno 'progresista' o la repetición de las elecciones generales.

 El aspirante socialista a La Moncloa irá con la pólvora mojada a la decisiva reunión del comité federal, convocado para el sábado, pues, en términos de apoyo ciudadano, estamos ante una nueva debacle, visto el tamaño del retroceso, en porcentaje de votos y en número de escaños obtenidos. Con el pobre consuelo de poder especular como costaleros del PNV en Vitoria a cambio de un eventual apoyo de los cinco diputados nacionalistas en una muy improbable investidura de Sánchez. (...)"               (Antonio Casado, El confidencial, 26/09/16)

En Galicia y en el País Vasco hay dos fuerzas hegemónicas, el PP y el PNV... desde siempre, y por lo mismo, un clientelismo hegemónico

“Las personas no cambian y las sociedades tampoco”. Este prejuicio podría aplicarse a la geografía electoral de Galicia y Euskadi, más allá de los cambios formales que han vivido sus respectivos mapas políticos en los últimos 36 años.  

(...) la historia de ambas comunidades refleja una poderosa inercia en favor de las tradicionales fuerzas hegemónicas: el centro derecha de ámbito estatal en el caso gallego y el PNV en el vasco.

La mejor prueba de ello es que sólo en una ocasión en ambos territorios las urnas han apostado por un cambio al frente del gobierno autónomo. Y en el caso vasco la alternancia fue posible sólo porque coincidió con la ilegalización de la izquierda abertzale.

En Galicia, fue el propio Manuel Fraga quien se encargó en 1989 de recuperar para el PP el gobierno de la Xunta, en manos del socialista Fernando González Laxe tras una moción de censura, con el apoyo de varios tránsfugas, en 1987. 

Y sólo el declive de un envejecido Fraga, en el 2005, permitió a la izquierda conquistar el poder, impulsada por los errores de los populares (con el naufragio del Prestige como el más vistoso). Pero socialistas y BNG necesitaron sumar 110.000 votos más que Fraga para desbancarlo y la experiencia duró sólo una legislatura; lo mismo que el Gobierno del socialista Patxi López en el País Vasco, que tuvo que pactar con el PP para reunir la mayoría absoluta de la Cámara. El PSE gobernó Euskadi entre el 2009 y el 2012, cuando registró una caída de más de 11 puntos en las autonómicas.

La evolución de las propias series electorales en ambas autonomías resulta muy significativa. En el caso gallego, y desde 1989, los populares no han descendido nunca del 45% de los votos en las autonómicas y han llegado a rozar techos cercanos al 53%. 

Eso en solitario. Cuando el centro derecha gallego contaba con varias marcas (hasta 1985), ese espacio rozó el 60% de los sufragios. La oposición socialista o nacionalista, en cambio, ha registrado altibajos de hasta 15 puntos en su cuota de voto.

En el caso vasco, el mapa electoral está mucho más fragmentado y su expresión parlamentaria se dispersa aún más, ya que las tres circunscripciones cuentan con idéntico número de escaños pese a su distinto tamaño demográfico. 

Aun así, el PNV (en solitario o si se contabilizan los sufragios de EA tras la escisión de 1986) se ha venido moviendo en una franja de voto cercana al 40% (con techos del 42% en 1984 o el 2001 y suelos siempre en torno al 35%). Por el contrario, el resto de partidos (el PSE, el PP o la izquierda abertzale) nunca han superado el 25% de los votos, salvo los socialistas en la excepcional cita del 2009. (...)"                 (Carles Castro, La Vanguardia, en Caffe Reggio, 25/09/16)

27/9/16

O PP arrasa nas zonas rurais, con índices superiores ao 50%. A comarca do Sar en Santiago, O Morrazo e Vigo foron os caladoiros de En Marea. O PsdeG resiste en Lugo. O BNG non se impuxo en ningunha comarca

"Os comicios do 25S deixan unha Galicia partida en dous cachos, aínda que un cacho é máis grande que o outro. Por unha banda, a Galicia urbana ou semiurbana e, pola outra, a Galicia rural. Na primeira, a suma dos partidos de esquerda é, na maioría dos casos, superior á suma do PPdeG, mentres que este partido arrasa nas zonas rurais, con índices superiores ao 50%.

De feito, os populares volveron cimentar a súa terceira maioría absoluta en Galicia nas provincias do interior, principalmente en Ourense, onde gañaron un deputado máis, e nas comarcas rurais do interior da Coruña e Pontevedra. En Lugo perderon un escano, que recuperaron na Coruña, xa que ese parlamentario se perdeu por motivos pobacionais, pasando de Lugo a A Coruña.

Con todo, os populares recuperaron o terreo perdido en amplias zonas urbanas. De feito foron os máis votados en todas as grandes cidades, aínda que cunha porcentaxe inferior á suma das forzas de esquerda.

Pola súa banda, En Marea conseguiu sorpasar ao PSdeG grazas, en parte, as zonas urbanas. Esta formación foi a segunda forza, precisamente, en todas as áreas metropolitanas das grandes urbes e, tamén, nas zonas semiurbanas que rodean esas áreas. Así, foi a segunda forza na Coruña, Barbanza, Ferrol, Lugo, O Baixo Miño, O condado, O Morrazo, Sar, O Salnés, Pontevedra, Santiago, Terra de Trives e Vigo (26,39). A única zona que se lles resistiu foi a comarca de Ourense, na que gañou o PSdeG.


En Marea-PP

As porcentaxes de consolidación da súa segunda posición nestes comicios van desde o 16,5% da comarca do Sar --ao carón de Santiago--, ata o 27% do Morrazo ou o 26,40% de Vigo, que foron os grandes caladoiros de votos de En Marea. Pola contra, o PPdeG superou o 50% en case todas as comarcas do interior, destacando o 66,5% da zona do Xallas e superando o 60% na Paradanta, Ulloa Baixa Limia, Deza, O Carballiño, Quiroga, Terra de Celanova e Terra de Melide.

Pola súa banda, o PSdeG resistiu en comarcas con tradición socialista da Coruña, Lugo e Ourense. Así, en Lugo, superaron o 24% de votos nos Ancares ou Meira, e en Ourense na Fonsagrada, Baixa Limia, Terra de Trives ou Valdeorras. Na Coruña tamén superaron o 20% no Eume, na Barcala e en Terra de Soneira.

O BNG non se impuxo en ningunha comarca. De feito, viu coma nun bastión nacionalista como é Allariz foi o PPdeG o máis votado. De feito, este partido impúxoses en 304 dos 314 concellos, gañando en tres concellos máis que no 2012. Os socialistas só o fixeron en nove --fronte aso doce de hai catro anos--, a maior parte das montañas de Lugo e Ourense. Tamén conservou a Illa de Arousa.En Marea só se impuxo nun concello, o de Vilar de Santos, que en 2012 votara maioritariamente por Compromiso por Galicia.

Pola súa banda, o PSdeG resistiu en comarcas con tradición socialista da Coruña, Lugo e Ourense. Así, en Lugo, superaron o 24% de votos nos Ancares ou Meira, e en Ourense na Fonsagrada, Baixa Limia, Terra de Trives ou Valdeorras. Na Coruña tamén superaron o 20% no Eume, na Barcala e en Terra de Soneira.

O BNG non se impuxo en ningunha comarca. De feito, viu coma nun bastión nacionalista como é Allariz foi o PPdeG o máis votado. De feito, este partido impúxoses en 304 dos 314 concellos, gañando en tres concellos máis que no 2012. Os socialistas só o fixeron en nove --fronte aso doce de hai catro anos--, a maior parte das montañas de Lugo e Ourense. Tamén conservou a Illa de Arousa.En Marea só se impuxo nun concello, o de Vilar de Santos, que en 2012 votara maioritariamente por Compromiso por Galicia."              (Galicia Confidencial, Xurxo Salgado   , Galicia Confidencial, 26/09/2016)

26/9/16

Cada día teñen que emigrar dez licenciados universitarios

"Entre 2003 e 2015 perto de 50.000 mozos galegos con titulación universitaria tiveron que coller as maletas para traballar noutros territorios do Estado, nomeadamente Madrid e Catalunya, tamén destinos clásicos doutra emigración, a dos anos 50 e 60, que baleirou non poucas zonas do noso territorio. Eses 50.000 licenciados que tiveron que emigrar neses trece anos supón unha media de 10 licenciados cada día abandonando o noso país.

23/9/16

Ence dispara un 54% el sueldo de sus directivos tras el indulto de Rajoy a su fábrica de Pontevedra

"La papelera Ence disparó un 54% la retribución de su alta dirección en el primer semestre de este año, hasta la cifra récord de 2,285 millones de euros.

 El incremento llega tras la polémica prórroga (por 60 años) aprobada en funciones por el Gobierno de Mariano Rajoy el pasado 20 de enero a la planta de celulosa de la compañía en la Ría de Pontevedra, que salvó al complejo, uno de los dos que Ence tiene en España, de un cierre que estaba previsto para julio de 2018.

El premio de Ence a los siete miembros de su alta dirección, entre los que están el consejero delegado, Ignacio de Colmenares, y un hijo del presidente y máximo accionista, Javier Arregui Abendívar (director general del negocio Forestal), contrasta con la evolución del beneficio, las ventas y la cotización de las acciones de la empresa en ese periodo.

Entre enero y junio, el beneficio de Ence se redujo a prácticamente la mitad (fue de 11,4 millones de euros, frente a los 22,1 millones de un año antes), mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó un 31,2% (hasta 53,2 millones) y las ventas bajaron un 7,7%, hasta 289,2 millones. La cotización de sus títulos retrocedió un 25% en ese periodo. (...)

La planta pontevedresa, que podrá seguir abierta hasta el 8 de noviembre de 2073 gracias a la prórroga del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, aportó hasta junio el 46,2% de la celulosa producida por Ence. No ha sido posible contactar con Ence para conocer las razones del incremento de sueldos de su alta dirección, que han llevado a esta partida a cifras que no tienen precedentes desde que la empresa empezó a desglosar este dato hace diez años.

El incremento no se trasladó a la retribución del consejo de administración, cuyos miembros cobraron hasta junio 528.000 euros (un 5,37% menos) por su pertenencia a ese órgano, en el que se sientan tres expolíticos del PP: la exministra Isabel Tocino, José Carlos del Álamo, (ex consejero de Medio Ambiente de la Xunta de Manuel Fraga) y Pascual Fernández, secretario de Estado de Aguas y Costas con José María Aznar.

Privatizada por Aznar en 2001, los principales accionistas de Ence son el empresario Juan Luis Arregui (exvicepresidente de Iberdrola y fundador de Gamesa), con un 28,60%, y Alberto Cortina y Alberto Alcocer (‘Los Albertos’), con un 9,9%."                 (eldiario.es, 21/09/16)

En Galicia se decide si a Rajoy se lo comen los líquenes, o sale disparado como vencedor de unas terceras elecciones

"El juez Luis Villares llevaba en la carpeta la foto comprometedora y no la quiso exhibir ante las cámaras la primera noche que se enfrentó en un debate de televisión con Alberto Núñez Feijóo, correoso presidente de la Xunta de Galicia.

“No era el único que la llevaba, pero esperaban que la sacase yo, el nuevo. No lo hice, porque así me lo dictó mi conciencia. Quizá perdí una oportunidad… No lo sé… Pero no estoy dispuesto a todo para llamar la atención”. Así se explica Villares, de 38 años, magistrado en excedencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, elegido candidato de la coalición de izquierdas En Marea hace poco más de un mes.

La Foto la conoce todo el mundo en Galicia, desde que apareció publicada a finales de marzo del 2013 en el diario El País. Desde entonces reaparece cada vez que hay elecciones. La imagen muestra a Núñez Feijóo en la cubierta de un yate junto con el conocido contrabandista Marcial Dorado. Una relajada excursión marítima.

 La instantánea fue tomada a mediados de los noventa, cuando Feijóo era el número dos de la Consejería de Sanidad gallega, y Dorado, conocido contrabandista de tabaco, aún no había sido condenado por tráfico de cocaína. Una amistad peligrosa.

La Foto perseguirá siempre al actual presidente de la Xunta y posible aspirante a la jefatura del Partido Popular, el día que Mariano Rajoy se retire. Siempre se la recordarán, pero a estas alturas ya no le resta ningún voto. Si algo perdió Villares fue una ráfaga de mensajes en Twitter. El joven juez de Lugo no quiso tocar ese tambor.

Galicia es siempre un misterio. Piedra y bruma. Tierra de escalinatas rocosas, rotundas y eternas, que conducen a paisajes etéreos. Una dualidad que se manifiesta en los caracteres. El gallego volcánico: Fraga, Beiras… El gallego ondulante: el periodista Ónega, el juez Villares, el candidato socialista Fernández Leiceaga… Y un gallego mineral que lleva ocho meses desafiando la ley de la gravedad: Rajoy.

Galicia nunca es unívoca. El galleguismo del Partido Popular supera en intensidad cualquier otra vocación regional de la derecha y a la vez es muy español. El PP es galleguista en Galicia y anticatalanista en el resto de España. Núñez Feijóo protege estos días a Rajoy, pero quisiera tenerlo lejos. Sus agendas están rigurosamente separadas. Feijóo va a las ciudades y Rajoy recorre los pueblos. Rajoy es estos días un inquilino del poderoso PP gallego.

El economista Xoaquín Fernández Leiceaga, Xocas, es el candidato socialista, pero no el secretario general del PSOE gallego, regido por una gestora. Manda y no manda. Se lleva bastante bien con Pedro Sánchez. El poderoso alcalde de Vigo, Abel Caballero, ex ministro de Felipe González, les tiene declarada la guerra a ambos. Pinchar en Vigo es siempre peligroso.

En Marea sube y baja según la posición de la luna. Incluye a Podemos, pero no es Podemos. La marea es anticapitalista y su candidato Villares reivindica la Constitución: “El articulo 128 –‘toda la riqueza del país deberá estar sometida al interés general’– es magnífico, hoy sería imposible de pactar”.

En Galicia se decide si a Rajoy se lo comen los líquenes o sale disparado como vencedor implacable de unas terceras elecciones."                   (Enric Juliana, La Vanguardia, en Caffe Reggio, 22/09/16)

TVG: aparece Feijóo criticando al resto de partidos, mientras que de los demás candidatos siempre se eligen frases que no afecten al PP, a poder ser enfrentamientos directos entre ellos

"El pasado mes de junio, un grupo de trabajadores de Televisión de Galicia irrumpía en la redacción y en el despacho de la directora de Informativos en protesta por el tratamiento dado a las escuchas al ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz.

 “Se ofreció la versión del Gobierno antes que la propia noticia. No hubo declaraciones de la oposición, solo valoraciones del PP”, denuncia uno de los manifestantes. El caso ilustra el clima de crispación que se respira en los pasillos de la televisión autonómica gallega, un ente que afronta un lento proceso de transformación que no ha afectado a su fama de progubernamental, que se mantiene constante desde hace décadas.

El reciente debate entre los candidatos a las elecciones del 25 de septiembre permitió que en TVG se colase el discurso contra la gestión de la Xunta. No es habitual. “Estos días, en la cobertura de la campaña, la tónica es que aparezca Feijóo criticando al resto de partidos, mientras que de los demás candidatos siempre se eligen frases que no afecten al PP ni a su candidato, a poder ser enfrentamientos directos entre ellos”, afirma un miembro del equipo de uno de esos aspirantes. 

Es la tradición en un canal que no se libró de las acusaciones de manipulación ni en el paréntesis del bipartito de socialistas y nacionalistas que gobernó Galicia entre 2005 y 2009, cuando los socios de gobierno pugnaron por el control del ente.

Creada en 1985 con el objetivo de normalizar el uso del idioma gallego y promover la cultura de Galicia, la antigua Compañía de Radio-Televisión de Galicia, transformada el pasado 1 de enero en corporación mercantil, llegó a contar con presupuestos superiores a los 140 millones de euros anuales, pero los recortes han reducido su gasto a 102,4 millones, de los que 90 millones corresponden a transferencias directas de la Xunta.

 Su plantilla asciende a 800 trabajadores, con un gasto de personal superior a los 47 millones de euros. Y aunque no es la más endeudada de las televisiones autonómicas, el último informe de la Intervención General de la Xunta denunció que se encuentra en una situación de “asfixia financiera sintomática de una suspensión de pagos”.

Control político, derroche... y menos audiencia

La gallega, como se la conoce en Galicia, ha ocupado desde siempre un lugar central en el debate político, tanto por las denuncias de control político como por su gestión económica. “Pero al menos antes se veía”, lamenta el presidente del comité intercentros, Santiago Alvite. “Los recortes se han traducido en una pérdida radical de calidad que la han hecho pasar del segundo al cuarto puesto entre las más vistas en Galicia, y lo que es peor, cada vez hay más gente que no la sintoniza nunca”.

Cuando llegó a la Xunta, el presidente Feijóo se marcó como uno de sus objetivos transformar la televisión. Para ello, pactó en el Parlamento con los socialistas la Ley de Medios Públicos, aprobada en noviembre de 2011, que convertiría a la compañía en una corporación sociedad mercantil independiente del poder. 

Pero, transcurridos casi cinco años, la reforma se ha ejecutado solo parcialmente. El difícil acuerdo entre los grupos para reducir de 12 a seis los miembros del consejo de administración retrasó las principales novedades incluidas en la norma legal, muchas de ellas aún sin aplicar. Por ejemplo, la que hace referencia al nombramiento por consenso de su director general, lo que mantiene en el cargo a Alfonso Sánchez Izquierdo, de polémica designación.

Feijóo apostó por Izquierdo al poco de ganar sus primeras elecciones. Y a pesar de que en campaña electoral había hecho bandera de un sistema de designación parlamentario y por consenso, en lugar de por decisión del Gobierno gallego, optó por el exdirector del periódico 'La Región', por aquel entonces muy afín al PP, sin el acuerdo de ningún grupo. 

O, mejor dicho, sin que ningún otro partido asumiese públicamente tal acuerdo, ya que Feijóo atribuyó a los socialistas un apoyo inicial a ese nombramiento que estos siempre negaron. Izquierdo llegaba para un periodo de interinidad, para que después la ley blindase un sistema de elección parlamentario por dos tercios de la Cámara en primera votación o tres quintos en la segunda.

Siete años después de su nombramiento, Sánchez Izquierdo sigue en su cargo y las elecciones se suceden sin que se aplique el sistema de designación por el Parlamento, clave para garantizar la independencia de TVG. 

Y para solucionar el limbo legal de la larga interinidad de su director general, la Xunta aprovechó la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2016 para eliminar la exigencia del nombramiento por consenso, para así “asegurar el funcionamiento de la nueva corporación RTVG”. De esta manera, la nueva estructura del ente se despliega mientas la dirección recae “transitoriamente en la persona que sea titular de la dirección general de la compañía”.

1,2 millones de euros en dietas del consejo

Esa nueva estructura se puso en marcha, no sin polémica, el 1 de enero de 2016. Fue cuando se produjo la transformación de la naturaleza jurídica de TVG y cuando se puso fin a uno de los casos más graves de derroche de fondos públicos que ha conocido la autonomía en los últimos años: los desorbitados emolumentos de los miembros del consejo de administración, que venían engordando con dietas por asistir a actos de todo tipo, desde funerales a partidos de fútbol, por las que se repartieron hasta 1,2 millones de euros en un solo año.

Uno de esos consejeros, José Luis Iravedra, expresidente del PP de Lugo, llegó a cobrar en 2005 más de medio millón de euros, tras pasar 199 dietas por asistencia a actos como el Día del Aguardiente o el pregón navideño de los belenistas de Lugo. Se supo en 2009, pero Iravedra se mantuvo como consejero hasta el pasado 1 de enero, todavía con ingresos superiores a los 70.000 euros anuales.
Además de reducir el número de sus miembros a la mitad, el nuevo consejo ha limitado a 52.000 euros anuales los emolumentos por consejero, lo que ha aliviado el coste económico de la nueva corporación. Un acuerdo entre populares y socialistas, muy criticado por el resto de partidos, estableció una representación de cuatro consejeros designados por el PP y dos por el PSdeG, lo que garantiza a los populares cinco años de mayoría en el consejo, incluso en el caso de que pierdan las elecciones autonómicas del 25-S.

Más lentamente avanzan las reformas relacionadas con la independencia informativa. Además de la aplicación del nuevo sistema de nombramiento del director, todavía está pendiente el Estatuto Profesional, previsto por la ley como instrumento para fortalecer “la calidad, profesionalidad e independencia” de los contenidos. Lo mismo ocurre con el Consejo de Informativos, órgano interno de participación de los profesionales de la información para velar por la “independencia y objetividad” de la televisión y la radio.
Es en ese contexto en donde se producen protestas como la relacionada con las informaciones sobre Fernández Díaz, o la creación de un blog por los propios profesionales de TVG llamado 'eunonmanipulo' (yo no manipulo), en el que van denunciando las prácticas concretas de manipulación informativa que, según denuncian, se suceden en su labor diaria. “La manipulación siempre existió, pero la proliferación de casos de corrupción en el PP ha hecho que la situación sea insostenible”, denuncia uno de los periodistas que están detrás del blog.

Los papeles de Bárcenas

“Un caso muy ilustrativo fue el de la publicación de los papeles de Bárcenas. El presentador del telediario remitió inmediatamente a una noticia de la web 'Periodista digital' para sostener que la hipótesis que maneja la policía es la de que los papeles eran falsos”, recuerda el mismo periodista de TVG.

 Un informe del PSdeG presentado en 2010 cifraba en un 80% el protagonismo de Feijóo en las noticias políticas emitidas en la televisión, y en 2013, el 60% de la plantilla de la radio y la televisión, un total de 345 trabajadores, suscribían con sus firmas la denuncia de manipulación.
Los recelos entre la dirección de TVG y sus trabajadores llegó a tal extremo que la dirección de la corporación emprendió el control del correo electrónico de los empleados e incluso se atribuyó el derecho a monitorizar las sesiones de acceso a internet, con una norma de usos informáticos que fue posteriormente tumbada por el Tribunal Superior de Galicia.

Y respecto a las acusaciones de manipulación, el director de la televisión tira de números para concluir. “Con una proporcionalidad estricta, la oposición tendría menos presencia”.                   (El Confidencial, 21/09/16)

¿Y si Ciudadanos, aún sin acceder al Parlamento, le quita la mayoría absoluta a Feijóo?

 Debate electoral en la televisión gallega con los cabezas de cartel Alberto Nuñez Feijoo (PP); Xaquín Fernández Leiceaga (PSdeG-PSOE); Ana Pontón (BNG); Luís Villares (En Marea); y Cristina Losada (Ciudadanos).

"El último sondeo electoral publicado el lunes 19 (Sondaxe, La Voz de Galicia) concede al PP 38 escaños (43,8% del voto) que garantizaría una nueva mayoría absoluta a Feijoo por tercera legislatura legislativa. 

De ser así, el aplicado discípulo de Manuel Fraga completaría un ciclo de 11 o 12 años (2009-2020) al frente de la Xunta de Galicia. Su maestro gobernó durante más de 15 años (1990-2005) y cuatro legislaturas.

El PP viene a ser el partido por defecto de la Comunidad gallega para desesperación de las fuerzas nacionalistas y de izquierdas que cosechan, legislatura tras legislatura, más votos y controlan habitualmente las principales ciudades de Galicia. 

El efecto de fragmentación sobre el sistema electoral en vigor, unido a la sólida implantación y cohesión del PP, en abierto contraste con las convulsiones periódicas que aquejan a las fuerzas del cambio explican el cuadro.

Manuel Fraga, temperamento pragmático de opiniones tan poco sutiles como de tajante formulación aconsejó en su día al joven aspirante Mariano Rajoy: “Joven, cásese y aprenda gallego”. El trance de la boda y la procreación siempre ha sido asunto arduo y penoso para la progenie política de Fraga. 

Mariano Rajoy acabó atendiendo la perentoria instrucción del Jefe, si bien en forma parcial: es incapaz de expresarse en gallego tal vez porque no entrara en el temario de oposiciones. El caso de Feijoo es el inverso, no tiene dificultades para usar el gallego, sin que podamos calificarlo de excelente ni en vocabulario ni en fonética ni en entonación, pero, en fin, cumple. Más difícil le ha resultado atender el compromiso genésico.

 Finalmente, acaba de superarlo con brillantez al anunciar escasas fechas que esperaba descendencia. La madre del nasciturus (51 años) es directora de Zara Home y alta ejecutiva de Inditex; el padre (55) un prometedor político del PP. 

De la boda no se habla todavía, signo tal vez del incontrolado laicismo que informa a la sociedad que alcanza ya a esa reserva de valores consuetudinarios que es el partido del sentido común que pastorea el país. En Galicia por duplicado.

Las obstinadas fuerzas del cambio -siete años de gobernación desde 1977, tres con Fernando González Laxe y cuatro con Emilio Pérez Touriño- se distribuyen en tres formaciones bien diferenciadas: la constelación política conocida como 

En Marea (nacionalismo pos BNG más Podemos) a la que las encuestas conceden 19 escaños (25,7% votos); el PSdeG-PSOE (13 escaños, 17,6%) y el BNG, el nacionalismo de estricta observancia, con 4 escaños (5,9%),según la referida encuesta.

Sus respectivas cabezas de cartel merecen alta consideración por sus cualidades y perfil personal. Capitanea En Marea un joven magistrado (1978) del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, portavoz de Jueces para la Democracia y miembro fundador de la galleguista Irmandade Xurídica Galega: Luis Villares.

 Encabeza las listas del PSdeG, Xaquín Fernández Leiceaga, reconocido profesor de economía de la USC, miembro del Foro Económico de Galicia y antiguo militante del BNG. Por último, Ana Pontón lidera las listas del BNG a la que aporta una reconocida capacidad de comunicación y proximidad que la han convertido en el auténtico fenómeno mediático de la campaña. 

De la candidata de Ciudadanos, la periodista viguesa madrileña Cristina Losada, a la que las encuestas le auguran puesto parlamentario (3,5%), poco hay que decir y lo poco no es bueno. Sí ha dejado claro que su voto se sumaría a los de Feijoo y que su pasión es la libertad. 

Esto, en el caso de que su apoyo electoral no acabe sustrayéndole a Feijoo la mayoría absoluta, incluso sin que Ciudadanos acceda al Parlamento. Es la amenaza más ominosa para el desinhibido líder del PP que ya había anunciado a principios de año que hay vida más allá de la política. Esa sí que es novedad."           (Xosé López Facal, La Lamentable, 22/09/16)

22/9/16

Manuel Rivas: "En Galicia, que haya o no alternativa depende de que se movilice el silencio"

"(...) ¿Qué suponen estas elecciones para Galicia?

Galicia está en un proceso de lento hundimiento. Hay una crisis existencial. Parámetros como la demografía, los pilares económicos tradicionales y la propia conciencia comunitaria están en una situación crítica agravada por la dejadez de responsabilidades. 

Estas elecciones pueden significar clavar un clavo más en el propio proceso de abandono o resurgir. Se trata de frenar la catástrofe, como en el análisis de Walter Benjamin cuando dice que la revolución hoy no sería tanto poner en marcha una locomotora, sino frenar la catástrofe.

¿En Marea podría ser ese freno?

Pasar de un vacío a cierto espacio de esperanza se ha conseguido gracias a En Marea pero es evidente que hoy cualquier alternativa pasa por ser plural, de integración y acumulación, de generosidad. El eje puede ser En Marea pero con una actitud de entendimiento con todas las fuerzas alternativas desde el Bloque al Partido Socialista. 

En Marea tendrá más credibilidad en la medida en que parte de su programa sea condición integradora, que se vea como un aval de ese espacio plural. Estamos en una fase subpolítica. La primera tarea es que la gente perciba como competente la rebeldía y que se supere este periodo de caricatura para hablar de política.

 Lo que está pasando en Galicia tiene cierta importancia metafórica para el resto. Se puede dar un proceso ejemplar como el que después del Nunca Máis nos llevó a un Gobierno de coalición entre la izquierda y el nacionalismo, en el que hubo una especie de contrarrevolución como la de los Irmandiños, derrotados por una coalición de la nobleza de Castilla y Portugal utilizando mercenarios que por primera vez introducen la pólvora en la Península.

Cuando se tiró abajo el bipartito se utilizó la pólvora mediática de forma intensísima.

Esa pólvora también se levantó en la negociación Podemos-En Marea.

Lo que vaya a pasar no depende tanto de esa pólvora mediática que ya se da por hecha, sino de la capacidad de movilizar a la gente. Aquí la izquierda gana o pierde las elecciones según despierte una expectativa de esperanza, o no. No hay una mayoría social de derechas. 

Si gobierna la derecha es por la desafección, creo que justificada, de muchos sectores que no encuentran la confianza básica en la alternativa por esa subpolítica que se contagia a la izquierda y al nacionalismo. Muchas veces se hace más hincapié en la autodestrucción y en el cainismo.

¿Ese cainismo es característico de Galicia?

Se da en todas partes. Como si el espíritu del pequeño propietario se transmitiese a la política. Es más importante la parcela propia que la cooperación comunitaria. Viene dado por una degeneración planetaria de la izquierda. Si no sale adelante el sentido común es porque hay una filtración vírica en la izquierda que lo tiene paralizado en un estado de subpolítica.

¿El candidato de En Marea, el juez Luis Villares, puede protagonizar esa ilusión?

Tiene el apoyo de mucha gente y viene avalado por una trayectoria que no está contaminada de esa condición que algunas veces tienen las burocracias, las personas con mentalidad de comisarios, que piensan más en las llaves del local que en dirigirse a la gente. Villares es una persona en relación con la sociedad pero no mediatizada y es razonablemente esperanzador.

¿Se conseguirá hacer tanto en tan poco tiempo? 

Hay una globalización destructiva que puede acelerar los procesos, lo vemos claramente en una cuestión que afecta a todo, como es el medio ambiente, que ya no es una parte del problema; el problema es el medio ambiente. Las alternativas tienen que ser de resurgimiento para el país.

Parece que el PSdeG no se recompuso después del bipartito. 

No, quedaron muchos daños. Esto demuestra que era realmente algo serio lo que estaba pasando, podría haber sido ejemplar. Lo que causa cierto desasosiego es no tener memoria, ya que no sólo tiene que ver con el sentimiento sino también con el conocimiento.

Al otro lado también quedó tocado el BNG. ¿Qué representa en estos comicios? 

Hay que hacer autocrítica para recuperar la credibilidad y aprender de la historia. Para dar un paso adelante tienes que detectar primero los errores. El contrapunto positivo es que esté al frente una mayoría femenina, creo que es una suerte para el Bloque.

¿Por qué parece que sigue mal visto hablar de nacionalismo en Galicia? 

Hay una contaminación de la palabra. Existen otros tipos de nacionalismo que ocultan su condición y tiene que haber un enemigo. La derecha tuvo cierto éxito al lograr que la iconografía del demonio se correspondiera con el nacionalismo gallego.

¿Qué es ser nacionalista gallego?

El nacionalismo aquí tiene una condición de xenofilia, de amistad, una idea que estaba en las Irmandades da Fala. Su lema era Galicia como célula de universalidad, es decir, algo que supera la condición decimonónica de un nacionalismo que mira para dentro. Para ser internacionalista la primera condición es asumir solidariamente los problemas de la realidad que tienes a tu alrededor.

¿Cuál es el factor decisivo en estas elecciones autonómicas?

No depende tanto de Feijóo, que tiene una condición de cometa que se mueve al soplo del viento. Lo decisivo va a ser que se despierte el proceso de esperanza y se movilice ese sector de la sociedad determinante. En Galicia, que haya o no alternativa depende de que se movilice el silencio.

Tras el 25 de septiembre, ¿sería necesario un nuevo partido de izquierdas nacionalista e internacionalista? 

Por supuesto, veremos si las mareas van en esa dirección. Debería irse por ahí, sería la forma de superar la subpolítica y contribuir tanto en el Estado como en Europa, que se encuentran en una calle estrecha atascados, a sacar el barco de las piedras. Aquí la gente, por si hay un diluvio, está aprendiendo a ser anfibia."                       (Entrevista a Manuel Rivas, La Marea, 15/09/16)

Amistades peligrosas y pasado sindicalista: la otra vida del candidato Feijóo

"Para la versión 3.0 del candidato Feijóo, su equipo de campaña ha decidido explotar una imagen nueva: tras el tecnócrata carente de pasado que sucedió a Fraga en 2006, el presidenciable sin gomina de 2009, el eficiente gestor que garantizaba carga de trabajo para los astilleros en 2012,  los estrategas electorales del PP gallego han decidido apostar esta vez por el padre de familia.

La estrategia ha sido calculada al milímetro por el formidable equipo de propaganda que arropa al presidente de la Xunta y candidato popular. "Este año me ha dado la peor noticia [falleció su padre hace unos meses] y también me va a dar la mejor", anticipó Feijóo en un mitin dos días antes de que el diario La Voz de Galicia adelantase el pasado 12 de septiembre, día del debate en TVG con el resto de candidatos, que iba a ser padre. 

La noticia de que su pareja, Eva Cárdenas Botas, alta directiva de Inditex con la que mantiene una relación desde 2013, estaba embarazada no fue casual: todo el equipo de campaña estaba avisado, según ha podido comprobar eldiario.es. 

Desde entonces, Feijóo ha posado con los bodys que le han regalado ante la prensa y repetido que Galicia, una de las comunidades con un menor índice de natalidad -que no ha mejorado durante sus ocho años de mandato- "es el mejor lugar para tener hijos".

Se trata del penúltimo intento de humanizar a un candidato que recibe un aprobado holgado en las encuestas -es el mejor valorado de todos los partidos- pero que sigue siendo percibido como distante y estirado por buena parte de los votantes, según recogen los sondeos internos. "Tiene imagen de sobrado", reconoce gráficamente uno de sus colaboradores. 

Su vida personal tampoco ha ayudado estos años a dulcificar su perfil de frío contable. Apenas quiso airear su relación anterior de vsrios años con la periodista Carmen Gámir, quien apenas tuvo protagonismo en sus actos políticos o de partido más allá de acompañarlo a algún mitin y ni siquiera vivió en la residencia oficial. 

La madre de Feijóo proclamaba entonces en un vídeo electoral del PP que su hijo no le daba nietos porque estaba "casado con Galicia". Cuando finalizó el noviazgo, Gámir se colocó en Madrid como jefa de prensa en el Ministerio de Hacienda a las órdenes de Marta Fernández Currás, exconsejera de Feijóo en Galicia, cuando esta asumió la secretaría de Estado de Presupuestos con Montoro.

 Desde entonces, la exnovia de Feijóo es uno de los tres cargos de confianza mejor pagados de la Administración: en 2013, cuando el portal de transparencia todavía facilitaba esos datos, cobraba  86.816 euros, 7.000 euros más de lo que gana hoy el presidente Mariano Rajoy.

Hasta que se anunció en 2013 la nueva relación de Feijóo con una ejecutiva de éxito al frente de Zara Home en el imperio Inditex, los publicistas no sabían qué hacer con él durante esas jornadas familiares que la prensa retrata en las jornadas de reflexión.

 En las elecciones de 2009 el PP llegó a subcontratarle "un amigo" para correr por el parque de Castrelos en Vigo. En realidad, su acompañante no era ni conocido, se trataba de uno de los extras habituales en los actos del PP: semanas atrás había hecho de camionero víctima de la crisis en un mitin en Santiago sobre economía. 

Pero la estrategia del nuevo Feijóo padre primerizo a los 55 años busca sepultar algo más: la sucesión de casos de corrupción que salpican a su Gobierno, a su partido y a algunas amistades cercanas. Porque el dirigente que marca distancias ante la prensa de Madrid con los escándalos de Bárcenas, Soria y Barberá, tiene sus propios cadáveres en el armario

 Uno de sus acompañantes habituales, Pachi Lucas, que lo seguía en todas las campañas y frecuentaba la residencia oficial y los despachos más altos de la Xunta,  está imputado por un fraude masivo en los cursos de formación. El sumario que investiga un juzgado de A Coruña lo pinta como el "abrelatas" o " el conseguidor de la trama". 

Su proximidad a Feijóo era tan clamorosa que cuando los periodistas preguntaron por su omnipresencia en los actos, el equipo de asesores lo calificaban como "un amigo del jefe". Pachi Lucas estaba en las noches electorales, en mítines por las cuatro provincias, en la sede regional del PP en Santiago y hasta acompañó a Feijóo junto a Rajoy  al tendido de la plaza de toros de Pontevedra, tal y como le recordó en su día el entonces portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera con una foto en la mano.

Cuando la oposición preguntó al presidente gallego en el Parlamento regional por sus compañías, Feijóo despejó el tema alegando que se negaba a "hablar de personas que no están presentes". El juzgado entretanto sigue investigando a Lucas por tráfico de influencias y tiene sobre su mesa correos electrónicos que él y el supuesto cerebro de la red, otro habitual en los actos del PP,  intercambiaban con el presidente incluso para comentar sus jornadas de ocio. Desde entonces Lucas se ha convertido en otro proscrito en la Xunta y en el PP gallego al que nadie parece conocer.

No es la primera vez que Feijóo tiene que hacer números para escapar de su propio pasado. Esta es también la primera campaña que vive como candidato después de que El País desvelase en 2013 sus años de viajes y vacaciones con el narcotraficante Marcial Dorado a finales de los 90.

 El resto de fuerzas políticas se lo ha recordado insistentemente en los mítines: cómo alguien puede presentarse como regenerador de la política habiendo compartido yates y chalés con uno de los narcotraficantes más célebres de la Ría de Arousa, hoy en prisión. Los argumentarios del PP intentan revestir aquella vieja amistad como un error de juventud, obviando que durante aquellos años de escapadas a la nieve, el mar y la montaña, Feijóo sobrepasaba la treintena y era ya el número dos de la consejería de sanidad a las órdenes de José Manuel Romay Beccaría. 

Cuando la oposición pidió los contratos de las empresas legales de Dorado con la Xunta, el Gobierno gallego alegó que se habían perdido en una inundación.

En el álbum sepia del candidato a la reelección amarillean otras fotos, esas sí más antiguas: las del Feijóo sindicalista. En 1988 se presentó en la lista de la Agrupación de Funcionarios Interinos y Contratados de la Administración Pública (Afica)en unas elecciones sindicales donde exigía junto a otros compañeros como el exalcalde de A Coruña, Carlos Negreira, también del PP,  el acceso de los interinos a la función pública en igualdad de condiciones que los funcionarios con plaza.

 Aquellos folletos sindicales también persiguen al candidato popular: el sindidato nacionalista CIG los ha recuperado para recriminarle que no haya mantenido la filosofía de aquel recién llegado a la Administración durante sus dos legislaturas de recortes."                   (José Precedo, Público, 20/09/16)

21/9/16

Nadie pisará la cárcel por la ruina de las cajas gallegas

"En medio de la campaña electoral gallega, el Tribunal Supremo condenó esta semana a cuatro directivos de Novacaixagalicia, una sociedad efímera que nació de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova antes de ser vendida por el FROB, a dos años de cárcel por administración desleal y apropiación indebida o cooperación necesaria para llevarla a cabo. Al no tener antecedentes penales y ser una condena por debajo de los dos años y un mes, los directivos no ingresarán en prisión. 

El fallo ratifica las penas que la Audiencia Nacional impuso en 2015 tras juzgar las indemnizaciones (18,9 millones en total) que esos mismos ejecutivos se autoadjudicaron en 2010 desde los despachos más altos de la entidad.

Mucho más que un castigo a cuatro gerifaltes codiciosos, el Supremo ha juzgado toda una era político-económica de excesos que se dio de bruces con la mayor crisis financiera mundial desde el crash del 29.

Ninguno de los cuatro ejecutivos condenados entrará en prisión pero el fallo, que ni siquiera ha merecido demasiado espacio en las portadas, estampa el lamparón definitivo en los historiales de una élite financiera a la que nadie tosió en Galicia durante décadas. En la sentencia, escrita en 200 páginas, figura el nombre de Julio Fernández Gayoso.

 El sempiterno hombre fuerte de Caixanova, la caja del sur de Galicia que creció a fuerza de absorber entidades más pequeñas, el meritorio que entró en Caixavigo con 16 años apadrinado por un alcalde franquista y que luego se mantuvo 47 años en el poder, está condenado como el cooperador necesario que ayudó desde la cima de Novacaixagalicia en los trámites para abonar a cuatro ejecutivos un finiquito de 18,9 millones de euros. 

Todo se cargó a las cuentas de un banco valorado entonces en 181 millones. En castellano raso: más del 10% de los activos se dedicaron a pagar los despidos de cuatro dirigentes de su cúpula.

Al elegido de Gayoso, José Luis Pego, un asesor de prensa que heredó todo el poder en Caixanova, el Supremo lo castiga con otros dos años de cárcel por fijarse una indemnización de 7,7 millones, que salía de multiplicar su salario fijo (627.000 euros) por los 12 años que le quedaban para jubilarse cuando entró con plenos poderes en Novacaixagalicia dentro de una operación apadrinada por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

 La publicitadísima fusión de Caixa Galicia y Caixanova tenía como objetivo poner a salvo el poder financiero gallego. El final es conocido: un rescate con dinero público de 9.000 millones de euros que acabó en la venta de la entidad resultante a un grupo venezolano por 1.003 millones. El nuevo banco privado sigue funcionando ahora con el nombre comercial de Abanca. En el tránsito 1.850 personas perdieron su empleo a través de un Ere.

Los ejecutivos de aquel experimento llamado Novacaixagalicia que pronto fue liquidado por el FROB Gregorio Gorriarán y Óscar Rodríguez también han sido condenados a dos años de prisión y al pago de una multa de diez meses con una cuota diaria de 250 euros. Entre los cuatro directivos deberán devolver 14 millones de euros de sus despidos.

 La honra la habían perdido mucho antes, cuando empezaron los murmullos a su paso en los restaurantes de postín  y sus caras recorrieron Galicia de norte a sur en las pancartas que los preferentistas desplegaron para denunciar la estafa sufrida por 40.000 pequeños ahorradores. Algunos eran analfabetos y firmaron los contratos con sus huellas dactilares.

El Supremo ha respondido al recurso de casación presentado por las defensas que las gestiones para aprobar esas indemnizaciones millonarias en el consejo de Novacaixagalicia fueron "inequívocos actos apropiatorios con fines de lucro personal". 

E incluso considera suave la condena de la Audiencia Nacional dictada en 2015 por la Audiencia Nacional. Pero no toca las penas porque el Supremo no puede agravar en la respuesta a un recurso de casación de las defensas unas condenas que considera "desproporcionada por su exigüidad desde la perspectiva de la gravedad de las conductas".

A salvo de sentencias judiciales quedan otros privilegios como los planes de pensiones también millonarios establecidos en las antiguas cajas de ahorros. El propio Pego acumula un fondo de 10,8 millones. A Javier García de Paredes, director adjunto de Novacaixagalicia y absuelto en el caso de las indemnizaciones le corresponden 5,1 millones. Gregorio Gorriarán tiene 9,2 millones y Óscar Rodríguez, 8,1. 

Fin de la omertá de los banqueros

El fallo del Supremo representa el punto final a una larga época de omertá. A muchos años en los que todos miraron a otro lado: los consejos de administración de las dos entidades financieras –formados por personajes de paja que se limitaban a respaldar a quienes los colocaron en ellos y a presumir de obra social,  el poder político, los sindicatos y por supuesto los medios de comunicación, beneficiarios directos de esa orgía crediticia que hizo correr el dinero de los ahorradores gallegos hacia manos amigas, ya fuesen inversiones en ladrillo en Levante o suntuosas bodegas. Nadie se atrevió a husmear nunca en los negocios de los hombres del dinero.

Porque Gayoso no estuvo solo en los días de vino y rosas. En la caja rival, la entidad del norte, se sentaba su antagonista, José Luis Méndez, todopoderoso director general de Caixa Galicia durante 29 años. Gayoso y Méndez. Méndez y Gayoso. Dos figuras intocables para periodistas y políticos que solo tuvieron problemas en los juzgados cuando sus castillos en el aire ya se habían desmoronado, con los balances de las cajas prácticamente quebrados.

Si Méndez se libró del pleito de las indemnizaciones que sí juzgó a su enemigo íntimo, Gayoso, fue porque pactó su salida a tiempo, en 2010, cuando el Banco de España, tras ver los números de Caixa Galicia y su exposición al ladrillo en aventuras de promotores valencianos, consideró al banquero incompatible con cualquier plan de futuro. Cobró por irse 18 millones de euros, exactamente la cantidad que exigió para apartarse del proceso de fusión.

Pero eso fue en 2010 cuando las luces ya se habían apagado. Tres años antes, en el verano de 2007 se vio capaz incluso de comprarse una isla, la de Sálvora, en plena ría de Arousa. La intrahistoria de la operación refleja bien el poder omnímodo que atesoraban en aquel momento los señores de las cajas. Méndez dio una rueda de prensa para anunciar su adquisición por 8,5 millones de euros que Caixa Galicia iba a pagar a una familia de nobles.

19/9/16

A Xunta explica que haxa subvencións para previr o lume resoltas tras arder o monte

"As axudas para silvicultura convócaronse en 2015 e resolvénse agora, durante a campaña electoral. O Goberno di que foi debido ao elevado número de solicitantes, entre outros factores. 

 A Consellería de Medio Rural responde a información adiantada por GC, segundo a cal concedeu axudas para previr incendios en montes que xa arderon. A Xunta non contradí ningún dos puntos publicados por este xornal, pero explica os motivos de que as subvencións de silvicultura se concedesen agora -en época electoral- malia seren convocadas en 2015 e relativiza o impacto dos 9 meses que tardou en resolver a burocracia.

Así, a Consellería argumenta que se trata “da primeira orde destas características que se publica ao abeiro do novo Programa de Desenvolvemento Rural (PDR) 2014-2020, polo que foi preciso adaptar a súa tramitación ao establecido por este PDR, o que provocou que se dilatara o proceso”. 

Ademais, asegura que tardou tanto en resolver non por cálculos electoralistas senón porque recibiu moitas solicitudes, unhas 1.000, das que di aprobou 400. “Hai que ter en conta que de cada expediente houbo que solicitar información complementaria e que é preciso o control previo, sobre o terreo, por parte de dous funcionarios”, argumenta.

Xustifica esta lea burocrática o feito de que as axudas estean resoltas para montes subvencionados puidesen ter ardido xa neste verán?  En opinión da Xunta, o problema non é tal pois “dos 400 expedientes aprobados, arredor do 80% estiveron en condicións de comezar as actuacións xa en xuño, unha vez recibida a comunicación expresa de que podían levalos a cabo (tras a preceptiva comprobación in situ)”.

Isto implica que a Xunta admite entre liñas que o 20% dos subvencionados, polo menos, non estaba en condicións de facer os traballos -como cortalumes- a tempo de que empezara a tempada de incendios. 

Seguramente a algún beneficiario desta liña para traballos de silvicultura lle pasou o mesmo que a mancomunidade de montes de Arbo. Estes comuneiros  denunciaron publicamente que recibiron axudas para prevención -a través doutra liña de subvención tamén convocada en 2015, pero non resolta até xullo- pero o monte ardeulle antes de que poideran executar os traballos. 

En todo caso, Medio Rural relativiza o problema de que haxa subvencionados que agora non saben que facer cos cartos públicos porque o monte xa lles ardeu.  “Hai 2 millóns de hectáreas forestais, e a inmensa maioría delas segue en condicións e tendo que seren xestionadas”, explican dende San Caetano."                  (Galicia Confidencial, 14/09/16)

16/9/16

Galicia se enfrenta a su declive... atada a Feijóo, el que vendió los ahorros de los gallegos con la fusión de las cajas y su venta a los venezolanos

"Galicia afronta las primeras elecciones autonómicas desde la irrupción de las mareas en la agenda política. Las urnas del 25-S enfrentan, de facto, dos paradigmas. El de la senda continuista de Alberto Núñez Feijóo (PP), dispuesto a revalidar su mayoría absoluta en el Parlamento gallego. 

Y el de la propuesta rupturista de En Marea, que agrupa a la izquierda con la salvedad del PSdeG, que todavía trata de ordenarse internamente para mostrar su mejor cara, y de los nacionalistas que persisten en el BNG. 

En definitiva, Galicia se enfrentará a sí misma en estos comicios. Sumida en una grave recesión demográfica, falta de liderazgo institucional en la crisis de su modelo productivo y con la generación de jóvenes más preparada haciendo las maletas, la comunidad gallega podría ser el espejo en el que el resto de España se mirase (...)

Como sucesor de Manuel Fraga, Feijóo mantuvo la red de clientelismo pero logró suavizar su imagen y aparecer como buen gestor ante la opinión pública tras dos mandatos al frente de la Xunta. Un espejismo que se refleja más en Madrid que en la propia Galicia. Las amistades peligrosas que mantiene desde el inicio de su carrera política, parecen no haberle pasado factura. 

Narcotraficantes como Marcial Dorado, ya conocido por sus ilegalidades cuando Feijóo frecuentaba su yate, o el supuesto conseguidor de la Operación Zeta –una investigación sobre supuesto fraude de subvenciones en cursos de formación– Pachi Lucas, del círculo íntimo del popular, son dos ejemplos de ello. 

A lo largo de su carrera en el PP, Feijóo ha presidido el Insalud (1996-2000), donde puso en marcha el modelo de fundaciones sanitarias, privatizó Correos (2001), abandonó la ya escasa política de apoyo al gallego que defendió Fraga, participó en la venta de los ahorros de los gallegos con la fusión de las cajas y su posterior venta a una entidad venezolana, miró para otro lado mientras su partido ponía en marcha la Ley de Montes que permite recalificar terrenos que hayan sido quemados y recortó el presupuesto para hidroaviones de la Xunta… 

Es imposible entender políticamente al actual Feijóo sin revisar la figura de Fraga Iribarne, presidente de la Xunta de Galicia entre 1990 y 2005, y encargado de establecer un sistema de poder en la Comunidad gallega con tentáculos hacia todos los estratos. Fraga controló de forma férrea al PP, y para él, el partido era toda Galicia. 

Ni escándalos como el de la catástrofe del Prestige impidieron que revalidase sus mayorías absolutas, pero sí despertaron de algún modo a la sociedad y devolvieron las grandes manifestaciones a las calles. El colectivo Nunca Máis fue un revulsivo para tantos años de silencio que finalmente se tradujo en el “espejismo” del bipartito que de 2005 a 2009 puso a un Gobierno de socialistas y nacionalistas con Emilio Pérez Touriño a la cabeza en la Xunta. 

Situado Feijóo en la línea de salida desde aquel 3 de abril, el resto de fuerzas permaneció a la deriva hasta el pasado 1 de agosto, cuando finalmente el presidente de la Xunta convocó las urnas para el domingo 25, siguiendo la tradición de coincidir con los comicios vascos que ya había anunciado para esa fecha el lehendakari Íñigo Urkullu. 

Las primarias del PSdeG enfrentaron a las caras visibles del partido, un conflicto que Xoaquín Fernández Leiceaga no ha podido frenar ni a la hora de presentar las candidaturas al Parlamento. Desde Ferraz desacreditan una vez más las decisiones que ya había acatado la militancia socialista en Galicia, con la cabeza puesta en la “unidad” para afrontar otra campaña electoral tras los malos resultados del partido en las generales.

 Los hombres del alcalde de Vigo, Abel Caballero, el único socialista que salió indemne de las urnas en los últimos años con una mayoría absoluta en las municipales, iniciaron una batalla contra la dirección federal del PSOE por el “cambiazo” en las listas elegidas por la militancia gallega, que no deja más que imágenes de división y bronca ante los electores. 

El universo que rodea a En Marea estaba desdibujado tras las luchas internas de Anova, Esquerda Unida y el particular calvario de Xosé Manuel Beiras con Yolanda Díaz. Los alcaldes de Santiago, A Coruña y Ferrol, Martiño Noriega, Xulio Ferreiro y Jorge Suárez, se apresuraron a calmar los ánimos y recordar con un manifiesto la única clave que la izquierda gallega debería tener presente: llegar a acuerdos para presentar una lista conjunta capaz de competir con el PPdeG. 

“Hay que subrayar mucho que sean precisamente las mareas las que asuman, en esta ocasión, el papel protagonista”, celebró Xosé Manuel Beiras al día siguiente de que el manifiesto se hiciese público. “Son, sin duda, el mejor indicativo de que la ciudadanía dejó por fin el papel de súbdita de un sistema aberrante para tomar la iniciativa y caminar hacia su mudanza radical”, enfatizó. 

El manifiesto de los alcaldes de las mareas pidiendo una candidatura unitaria dibujó la senda que llevó a más de un millar de personas a una asamblea constituyente en Vigo, el 30 de julio, de la que salió el calendario para las primarias, retrasadas por el acuerdo in extremis con Podemos, que renunció a sus posiciones previas para integrarse en En Marea, ahora convertida en partido instrumental.

Las primarias de En Marea fueron un experimento inédito en la política gallega. Más de 10.000 inscritos eligieron a través de listas abiertas y desbloqueadas las candidaturas de la izquierda rupturista para el 25S. Aunque Podemos participó en la asamblea constituyente de Vigo, no entró en las primarias inicialmente porque los dirigentes de la formación morada en Galicia, con Carmen Santos a la cabeza, no querían abandonar sus siglas. 

Fue la intervención de Pablo Echenique y Carolina Bescansa y, en el tiempo de descuento, un tweet de Pablo Iglesias, lo que desbloqueó la situación ante el miedo de que una lista de Podemos en solitario no obtuviese buenos resultados.

 Las dos candidaturas que finalmente presentó la formación a las primarias en representación de los dos sectores enfrentados en Galicia tuvieron un importante respaldo en A Coruña y, especialmente, en Pontevedra, donde cuatro de los cinco primeros de la lista pertenecen a este partido. 

El juez del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, Luis Villares, fue el nombre de consenso que propusieron los tres alcaldes y que logró el apoyo de más del 86% de las bases de las mareas. Hacía falta un líder que no estuviera quemado en las batallas cainitas de las distintas sensibilidades que agrupa En Marea.

 Ese mirlo blanco fue Villares, quien consiguió también el respaldo imprescindible de Beiras, que de paso abandonó la primera línea política tras protagonizar una parte importante de la historia reciente del nacionalismo gallego. “Somos la dignidad de la mayoría frente a la miseria social y política de Feijóo”, dijo el candidato en su presentación.

Mientras, el Bloque Nacionalista Galego se mantiene al margen de las disputas con una candidatura encabezada por Ana Pontón (de Unión do Pobo Galego, el partido que controla el BNG). A pesar de la sangría de militancia y de apoyo electoral –se quedó sin representación en el Congreso– el partido se aferra a la idea de que son los únicos que representan los intereses nacionales de Galicia. Omitiendo el hecho de que desde la asamblea de Amio y el fracaso de Iniciativa pola unión hay tantos nacionalistas fuera como dentro del Bloque."                  (La Marea, 13/09/16)

O resultado das eleccións pode depender dun par de deputados

"A enquisa do CIS, a máis completa das que se fixeron, indica que o PP revalidaría a maioría absoluta con dous ou tres deputados de marxe. Ademais, Ciudadanos podería entrar. Pola esquerda, moi igualado entre a marea e os socialistas mentres o Bloque quedaría sen grupo parlamentario.

 O Partido Popular encabezado por Alberto Núñez Feijóo gañaría as eleccións autonómicas do próximo 25 de setembro cun 44,9 por cento dos votos, que se traducirían en entre 40 e 41 escanos, o que suporía a terceira maioría absoluta do líder popular e mantería a representación actual (41).

Mentres, En Marea -liderada por Luís Villares-, con entre 15 e 17 deputados, e o PSdeG -encabezado por Xoaquín Fernández Leiceaga-, cunha estimación de 15, disputaríanse colocarse como segunda forza máis votada nas eleccións autonómicas do próximo 25 de setembro, ambas as dúas cun empate técnico en estimación de voto (19,9%).

Pola súa parte, o BNG de Ana Pontón, actualmente con sete escanos, lograría dous representantes na Cámara galega e Ciudadanos, a candidata dos cales é Cristina Losada, atópase ás portas de entrar por primeira vez no Parlamento, cunha estimación de entre cero e un deputado.

Así se desprende da enquisa que difundiu este xoves, a unhas horas de que arranque a campaña electoral, o Centro de Investigacións Sociolóxicas (CIS).  Por provincias o resultado estimado 
 (...)"              (Galicia Confidencial, 08/09/16) 

15/9/16

Feijóo prometió un parque acuático en Orense. Meter a la población amenazada por el fuego en una piscina: eso es una política antiincendios

"(...) De ahí que la semana pasada, mientras Galicia seguía ardiendo por los cuatro costados, Feijóo prometiera un parque acuático en Orense. Meter a la población amenazada en una piscina: eso es una política antiincendios cabal y no dotar a las escuadras de bomberos de mangueras y doble ración de bocadillos. 

El discurso electoral de Feijóo recordaba las mejores páginas de Cunqueiro, de Cela, de Wenceslao Fernández Flórez y de Torrente Ballester. La promesa emocionó a los orensanos tanto como una salida al mar: algunos casi se pusieron a levitar al estilo de Castroforte de Baralla cuando sus habitantes entraban en trance.

 Si -como auguran los pronósticos- Feijóo arrasa en las elecciones lo mismo que otro incendio forestal, quedará demostrado no sólo que Fraga sigue tocando la gaita desde el más allá sino que se le oye mejor cada día que pasa."           (David Torres, Público, 12/09/16)

O PP volve meter o neno de Feijóo en campaña

"A vida persoal de quen exercen a política veu estando en Galicia, agás contadas excepcións, á marxe dos focos públicos. Así, por exemplo, na longa etapa de goberno de Manuel Fraga o maior achegamento do publico á súa vida privada produciuse ao transcender en febreiro de 1996 o falecemento da súa esposa, que non adoitaba participar en actos políticos.

 O seu sucesor na Xunta, Emilio Pérez Touriño, si promoveu, no entanto, a presenza da súa dona en eventos institucionais. Estes foron os límites aos que chegara a publicidade da vida persoal e familiar dos gobernantes ata a campaña electoral de 2009, unha durísima carreira cará ás urnas na que o PP apostou por expoñer máis ao seu candidato e tamén aos dos outros partidos. Sete anos despois, os populares volven botar man da vida persoal do seu líder.

Cando o actual presidente da Xunta accedeu ao liderado do PP de Galicia xurdiron, no entanto, preguntas máis ou menos informais sobre o seu estado civil. "Creo que o matrimonio é unha institución pouco democrática", afirmara nunha entrevista en El País cando fora cuestionado ao respecto.

 O asunto, non obstante, non pasou de ruxerruxe ata que, en 2009, o PP viu con bos ollos que quen daquela era parella do seu líder, a xornalista Carmen Gámir, aparecese publicamente xunto a el. Asemade, nos vídeos electorais participaron familiares de Feijóo como a súa nai, expresando o xa célebre "me dice que se casó con Galicia. Vaya, y Galicia no me da nietos".

Paralelamente, os populares convertían a esfera privada dos seus rivais en ataque político. Chegando, por exemplo, a suxerir acusacións de violencia machista contra o daquela vicepresidente da Xunta e candidato do BNG, Anxo Quintana.

Gámir estivo presente na primeira ringleira dalgún dos mitins da campaña e, sobre todo, estivo ao carón de Feijóo nalgunhas das súas primeiras aparicións tras gañar as eleccións. Minutos despois de ser elixido polo Parlamento, o novo presidente e a súa compañeira bicáronse nos corredores da Cámara ante un bo número de xornalistas que tornaron o momento nunha das imaxes da xornada.

A outra gran incursión desta relación na vida política e institucional chegou xusto un ano despois da primeira vitoria do PP con Feijóo á fronte, o 1 de marzo de 2010. Naquela xornada o líder conservador viaxou ao Vaticano para acudir a unha recepción co daquela Papa, Bieito XVI. A Xunta anunciara que o xefe da Igrexa católica recibía "en audiencia" o titular do Goberno galego e, nas imaxes do encontro que distribuíu, a parella do presidente apareceu con membros do gabinete de Feijóo posando xunto a Joseph Ratzinger.

 No entanto, poucos días despois transcendeu que a audiencia non fora ao presidente da Xunta, senón ao arcebispo de Santiago, que Feijóo viaxara como membro do "séquito" de Julián Barrio e que no acto Gámir era, formalmente, unha "colaboradora" do presidente.

Aniversario e paternidade

A vida persoal de Feijóo volveu pasar a segundo plano e non tivo maior relevancia na campaña da súa segunda vitoria, a de 2012. Así seguía en 2013, cando algúns xornais recolleron que mantiña unha relación sentimental con Eva Cárdenas, alta directiva do grupo Inditex.

 O asunto mantívose estancado nas páxinas de lercheo ata que agora, en plena campaña e a poucas horas do debate electoral na CRTVG, os populares deron o seu visto e prace a que transcendese que a compañeira de Feijóo está embarazada e que o candidato á reelección será pai o vindeiro febreiro.

Previamente, o pasado sábado o PP tornou o seu mitin central de campaña nunha caste de gran festa de aniversario, para, con Cumpleaños feliz e torta incluída, parabenizar o seu líder por facer 55 anos de idade. Antes, a finais de agosto, o partido dedicou unha das páxinas do seu 'xornal' electoral a vinte e cinco preguntas ao candidato de tipo persoal. A segunda lembráballe aquilo de estar "casado con Galicia, pero Galicia non dá fillos". "Intento non renunciar ás cousas importantes, así que xa veremos como acaba", era a resposta. 

Tras ser publicada a información na capa de La Voz de Galicia e despois, por diversos medios de comunicación máis, chegou a vertente política do asunto. Mentres os aspirantes á Presidencia perfilaban detalles para o debate da noite, o conselleiro de Política Social, José Manuel Rey -responsable de medidas como o cheque bebé da Xunta ou a controvertida "caixa finlandesa"- manifestaba, durante un reparto electoral en Ferrol, que no PP se senten "encantados de que o noso presidente vaia vivir a experiencia única da paternidade, ademais de contribuír, como un galego máis, a ese obxectivo seu de que Galicia sexa o mellor lugar para ser neno".  

Nas forzas da esquerda, pola súa banda, interprétase a difusión da futura paternidade de Feijóo precisamente agora como unha medida operación a maior gloria da imaxe do candidato. Ignorar o feito, limitarse aos parabéns ou inserir a nova no tirapuxa político é unha conxuntura que, nun primeiro momento, só resolveron a candidata do BNG, Ana Pontón, e o número un de En Marea pola Coruña, Antón Sánchez. 

A cabeza de cartel do Bloque expresou, ao fío do inicio do curso escolar, que a súa formación, se goberna, garantirá que "todos os nenos e nenas deste país, incluído o fillo ou filla do señor candidato do PP, terán unha praza no ensino público. Sánchez, pola súa banda, considerou que sería máis adecuado dedicar "portadas" á "cantidade de xente que non pode pensar en telos aínda que teña ganas". "Podería ser portada o descenso da taxa de fecundidade dende 2008 ou que o saldo migratorio foi negativo en 2013, 2014 ou 2015", suxeriu."                 (Praza Pública, 13/09/16)