20/7/18

Comeza o transvasamento de fondos de I+D das universidades para construír o novo edificio do Gaiás


 Cinco anos despois da paralización das obras que supuxo desbotar a construción dun Teatro da Ópera e tras o gasto duns 300 millóns de euros en obras -tres veces máis do previsto inicialmente-, Alberto Núñez Feijóo anunciaba que sobre os cimentos do que ía ser o teatro será erguido o chamado Edificio Fontán, unha sede para diversos organismos universitarios que custará 17 millóns de euros.

 Poucos días despois, o 11 de xuño, a Xunta puxo en marcha o transvasamento de fondos de I+D+i das universidades para comezar a financiar as obras.

Na explicación do que definira como un exercicio de "sentidiño económico" Feijóo xa anunciara a previsión de pagar este edificio con fondos propios do Goberno galego e tamén con cartos que xa estaba previsto destinar ás universidades. Isto é, con fondos do Plan de Financiamento destas institucións académicas. 

Segundo a operación tramitada pola Consellería de Educación o pasado xuño os primeiros 700.000 euros sairán, concretamente, do apartado dese plan de financiamento destinado ao "fomento da I+D+i", unha primeira inxección de 700.000 euros -a Consellería prevé que teñan esta orixe ata 2,5 millóns- que se xustifican no expediente alegando que o seu obxectivo é "impulsar un complexo de I+D+i do Sistema Universitario Galego", isto é, o devandito edificio do Gaiás.

 Estes fondos foron recolocados no orzamento de gastos da Fundación Cidade da Cultura dentro do epígrafe "construcións en curso" e coinciden exactamente co diñeiro que, segundo o procedemento de contratación das obras, a Xunta prevé gastar no proxecto durante este 2018.  

Este cronograma proxecta que en 2019 os gastos ascendan a 3,5 millóns, que en 2020 a anualidade sexa de 8,3 millóns e en 2021, de 4,5 millóns máis. Así, ata chegar aos 17 millóns de euros previstos. Na documentación non hai referencia ningunha a posible financiamento estatal, que Feijóo suxeriu na súa presentación pero que nin mencionou na súa xuntanza desta semana con Pedro Sánchez.

Na documentación do proxecto inclúense abondosas explicacións do arquitecto Andrés Perea, deseñador do edificio que xa ocupara a dirección das obras das primeiras construcións no Gaiás. Perea, que na comisión de investigación sobre as obras gabara a Cidade da Cultura como "obra mestra moi traballada" e "dunha coherencia insólita", xustifica agora que o edificio non previsto no proxecto inicial de Peter Eisenman encaixará sen problemas no monte.

 Esta actuación na Cidade da Cultura, di a documentación, "responde a un tempo maxistral na obra" do arquitecto estadounidense e foi "resultado dunha empresa política eficiente na que foron convocadas as empresas, oficios e técnicos galegos". "A coherencia do proposto polo arquitecto americano e o construído é (...) incuestionable" e este novo edificio, asegura, engade "significado ao construído".

"Un proxecto neste lugar remedando o imaxinario de Peter Eisenman -detalla- resultaría patético e inadecuado" e mesmo podería "incorrer en vulneración dos dereitos de propiedade intelectual". No entanto, este novo deseño "comprometido co seu tempo" será "un proxecto que aterra, case ingrávido, no contexto matérico e inmoble da obra de Eisenman, sen nostalxias nin retóricas" e vaise "integrar" sen "mimetizarse cos edificios existentes".       (David Lombao, Praza Pública, 18/07/18)

19/7/18

“Si houbo conivencia entre o narco e a política. Poño o exemplo do actual presidente da Xunta”

"A edición orixinal levaba anos esgotada. O seu prezo nas librarías cibernéticas de segunda man era astronómico. Mais o boom Fariña mudouno todo. Así o explica o veterano xornalista: “O éxito do libro de Nacho Carretero animoume a reeditalo”. Da tarefa encargouse a madrileña -e dirixida por un galego- Ediciones Akal. 

O certo é que en La conexión gallega xa está, contextualizada e polo miúdo, a historia de como o estraperlo e o contrabando de tabaco deron paso ao tráfico de estupefaciente. A Conde nin sequera lle importa que outros pesquen nas súas investigacións: “Cousas do oficio”.

-Por que decidiu reeditar La conexión gallega?

-Un pouco por seguir a moda, influído polo boom que se desenvolveu arredor da serie de televisión e do éxito do libro de Carretero. E por outros libros que foron aparecendo: se un entra agora en Amazon ve que se están vendendo cantidade de obras sobre narcotráfico. 

Os fillos de narcotraficantes de Colombia como Pablo Escobar ou mexicanos, como Gilberto Fernández Orejuela, escriben a súa versión, como é lóxico. Polo exemplares de segunda man do meu libro, esgotado, chegáronse a pedir 11.250. Fíxoo un norteamericano en Amazon. 

E pensei: “A ver se son eu o parvo da reunión”. Entón eu díxenlle a Ramón Acal [de Akal]: “Oe, e se reeditamos este libro?”. Aínda que a edición orixinal non era de Akal, senón de Ediciones B, de 1991. “Se o reeditásemos agora, ao mellor aínda se vendía exemplar e medio”. 

El dixo: “Eu teño o libro feito en 20 días”. Pensaba que era unha boutade de Ramón. Pero aos 20 días, para a miña sorpresa, recibín un exemplar impreso. Tardou máis en distribuírse.

-Di que circulan moitos libros sobre o narco, pero entre La conexión gallega e Un lugar tranquilo -1993, de Benito Leiro- e Fariña (2016), apenas se publicou ningún volume. Por que?

-Había moitas cousas novas que contar. E seguen sen contarse. O libro de Carretero, que é o máis recente, ten moitos méritos. Está ben escrito, está ben formulado. Pero eu boto de menos que haxa unha investigación actual do tema. O que é difícil. Explicación? A investigación xornalística é sempre difícil e, sobre todo, cara. 

Cando se trata de investigación xornalística sobre temas de economía sumerxida en xeral, contrabandos, estraperlos, narcotráfico ou o que sexa, é aínda máis cara. Podería contar desde aquí a pasado mañá as veces que houbo que subornar xente para que pasase información, contribuíse con documentación, etcétera. E logo está o perigo. Dame a impresión de que o narcotráfico nos nosos días é máis duro que o que eu investiguei nas década dos 80 e dos 90. 

Logo, a crise económica afectou ao xornalismo e provocou que cada vez se fixese menos investigación. Non é un tema moi agradecido. Non che van dar o premio Nobel e tampouco tes vas facer rico cos dereitos de autor. E ninguén che vai dar palmadas nas costas e se cadra si unha coitelada.

-Xustamente o final de Fariña fala de que segue a haber grandes narcos en Galiza, pero non o desenvolve.

-Si, non achega nin nomes, nin circunstancias, nin procedementos novos. Ao mellor é que non os hai, pero eu creo que si os hai. É comprensíbel polas razóns que acabo de expoñer

-E que lle pareceu a serie de televisión?

-Moi ben. Se lle aplicas un criterio documentalista rigoroso, podes dicir: “Hai cousas que non son como se contan aí”. Seguramente ten razón Laureano Oubiña cando protesta por esa relación amorosa que lle pintan. Pero é unha serie de televisión e sempre terá algo de ficción. A min gustoume moito, vina capítulo a capítulo.

 Ate o punto de que cando emitiron o último estaba en Froxán, na aldea do Courel, e tiven que montar un número para poder velo. Porque alí hai moita xente nova que foxe do mundanal ruído. Tardei en atopar alguén que tivese televisión e ma emprestase!

-Porén, na introdución á nova edición refírese a que investigadores posteriores entraron “a saco” en La conexión gallega mesmo de maneira “desvergoñada”.

-As notas editoriais ás veces teñen máis propaganda ca outra cousa. Aínda que algo de verdade hai.

-Ademais engade que iso son “cousas do oficio”.

- Si, daquela son eu o que o escribiu.

-Contextualiza o contrabando e o narcotráfico galegos dentro das redes mundiais, ofrece moita información sobre a situación internacional do asunto...

-Iso é o que ten menos de actualidade, porque desde o ano 91 mudou. Todo segue a ser certo, pero hai novidades.

-...mais, ¿que hai de idiosincrático no narco galego?

-A participación galega é fundamentalmente de transporte. Os galegos son transportistas. Tamén chegaron a empresarios do negocio, pero aínda agora o seu papel é fundamentalmente de transporte. Que fan os colombianos, os turcos? Contratar a man de obra, a sabedoría e as infraestruturas galegas. Porque se nalgo son destacados os galegos é en que saben como pilotar as lanchas rápidas, a xeografía da súa terra... E non só, agora vese que en Alxeciras están moitos galegos traballando.

 E logo creo que hai outra cousa: a vella palabra dos galegos. Somos xente de palabra. Non fai falta ir ao notario para firmar un trato. Cousa que ademais sería difícil tratándose do que se trata, non vas ir a un notario e dicir: “Veño aquí facer unha compra venda de tres toneladas de cocaína”. 

Aínda que agora nese mundo tan escuro empeza a haber incumprimentos. Con consecuencias violentas e mesmo resultado de morte. Eu diría que en Galiza, desde os anos 70, houbo máis de 20 ou 30 asasinatos internos. O que non houbo nunca, e recemos para que non a haxa, é violencia externa. 

Nunca mataron un xuíz, un xornalista, un policía, nin un alcalde, como acontecera milleiros de veces en Colombia ou centos de veces en Calabria, Sicilia ou Nápoles. Pero un dos alicientes que atoparon os colombianos foi que os galegos eran xente cos que se podía tratar. Se un galego dicía “isto vai adiante”, iso ía adiante. Non facía falta pegarlle un tiro despois.

-Se damos por bo que segue a haber grandes narcos en Galiza, existe unha diferenza respecto do que relata o seu libro: non hai esas figuras coñecidas, personaxes da vida pública, como Oubiña ou Miñanco. A que se debe esa mudanza?

-A Operación Nécora marcou un antes e un despois. Antes o asunto estaba máis mou menos ben visto. Sempre cito aquel famoso programa da Televisión Española. Meten unha cámara á saída dun colexio e preguntan á rapazada que queren ser de maior. Nove dixeron contrabandista e un policía. Hoxe non ocorrería. Estaba o Ligero [Manuel Díaz González], aquel home que vendía penicilina do estraperlo e non lla cobraba aos pobres. 

Foi moi amigo de Fraga Iribarne, vicepresidente da Deputación de Pontevedra, alcalde da Guarda. Unha brillante reporteira de Faro de Vigo, Marisa Real, preguntoulle polos contrabandistas e Ligero dixo: “Os contrabandistas somos a xente máis honrada que hai”. Ata que vén Garzón, todos viven exhibíndose. Sito Miñanco pasea en coches de altísima gama por toda a ría de Arousa, viaxan dun lado para outro, xogan cantidades enormes de diñeiro en casinos. 

Non se agochan. A partir da Nécora, aprenden que ese exhibicionismo non lles convén e fanse máis privados. Esa discreción vainos facendo máis agresivos. Hoxe din que é perigoso achegarse a eles. Porque eu recoñezo que a xeración de Laureano eran como eran, pero na distancia curta eran xente normal, ás veces case entrañábel [ri].

-La conexión gallega fai unha valoración da Operación Nécora e, sobre todo, de Baltasar Garzón, moi positiva. Pero logo a Nécora non obtivo grandes resultados xudiciais.

-Creo que Garzón segue a ser un tipo respectábel, digno de admiración. Non é o noso Giovanni Falcone, nin falta que lle fai porque a Falcone matárono. Pero si ten méritos como tiveron algúns xuíces de Palermo ou de Reggio Calabria. Sen Garzón, as cousas serían diferentes. Pero ao mesmo tempo tamén cometeu algunha frivolidade, nas escoitas internas e en temas de procedemento. 

Ademais, puido parecer pouco respectuoso cos dereitos individuais. Isto orixinou que algúns procedementos non conducisen a condenas, ou conducisen a absolucións ou a arquivos de causas ou a condenas moi baixas. Aínda que ultimamente non son admirador del, perdeuno a egolatría.

-O libro publicouse no 91 e a Operación Nécora é de xuño do 90. Non hai sentenzas e aínda non se coñecían os resultados.

-Con todos os seus fracasos, que tivo algúns, a Nécora marca un antes e un despois. Ten unha importancia tremenda como escaparate do que estaba a pasar. Sabiamos o que pasaba os policías que investigaban, ou os xornalistas. Pero na zona adoraban a Miñanco. Como a Pablo Escobar en Medellín.

-Era o espello en que el se miraba.

-Si, son personaxes paralelos. A Operación Nécora serviu para que a sociedade se concienciase do que pasaba. Os telexornais, as revistas, os periódicos: que está a pasar en Galiza? Con todos os defectos, serviu para condenar uns cantos. Axustou contas.

-Na introdución vostede posiciónase a prol da legalización das drogas.

-Directamente a favor da legalización. Como toda legalización, ten que ser regulada. Cando se legaliza o alcohol en Estados Unidos despois da prohibición, loxicamente regúlase. Non se trata de sacar un decreto de barra libre para a cocaína. 

Non, porque non o hai nin para o alcohol. Non se lle pode subministrar aos menores de idade, non se pode andar bebendo botellas de güisqui pola rúa. Esa mesma regularización ou a súa propia débena ter as drogas. Antes ca min díxoo Escohotado e moitos outros. Agora ate o di Laureano Oubiña.

-El mira polo negocio.

-Algo diso hai. Porque tamén o dicían Pablo Escobar ou Carlos Lehder, defendían a legalización á súa maneira. Non me dá medo coincidir con eles. Pero hai que ensaiar algunha maneira nova de resolver o problema, porque a metodoloxía exclusivamente represiva, prohibicionista, non dá resultado. 

Estes días no xornal unha xuíza dicía que nunca houbera tanto tráfico nin tanto consumo de cocaína. Ademais, Estados Unidos utilizou este tema non só para combater as drogas senón como subterfuxio para influír nos asuntos internos de Latinoamérica.

-Neste boom da historia do narcotráfico chamou a atención a súa relación coa política galega. Pódese afirmar que houbo conivencia entre o contrabando, o narco e determinados partidos?

-Si, o que non se pode, eu non o vou facer, é dicir nomes. Pero si se podería facer unha nómina deses políticos. Poño o exemplo do actual presidente da Xunta. Por que coñece a Marcial Dorado e vai no seu barco, e vai con el a Suíza, e vai con el a Lisboa?

-Por que?

-É que resulta un noivado antinatura. Un relaciónase normalmente xornalistas con xornalistas, políticos con políticos... Mais un político de alta gama cun narcotraficante, por que?

-Feixóo afirmou que el non sabía a que se dedicaba Marcial Dorado cando, en 1995, foron compañeiros de excursións por Europa. La conexión gallega é do ano 91. E Dorado xa aparecera en toda a prensa europea pola Peseta Conection...

-Non hai ningún decreto que obrigase ao señor Feixóo a ler o meu libro. Pero non é o meu libro. Por citarme a min mesmo, eu publicara nesa época en El País ou en Interviú decenas e decenas de reportaxes. Á parte de min, houbo moita xente, Bieito Leiro, Elisa Lois... 

Decenas de artigos, reportaxes, crónicas. Este señor non le nada? Un home público coma el non se entera de todas estas cousas? Ti e mais eu enterámonos e el non? Home... É moi difícil de entender. Dito o que, engado, pode que sexa certo.

-As súas explicacións cando El País publicou as fotos foron pouco concluíntes, en todo caso.

-Ás veces hai xente moi despistada, incluída xente moi despistada no poder. O outro día unha autoridade bastante alta preguntou quen era o tal Cervantes do que falaban nunha conversa.

-Despois daqueles anos continuou o vínculo entre o narco e a política continuou?

-Si. Continúa, mais sometido ao que falabamos antes da discreción. Quen se dedica a ese negocio non o anda pregoando por aí a través dun coche deportivo de alta gama nin de cinco amantes mulatas. Polo tanto a relación cos políticos tamén se agachou. 

Esa investigación para un futuro libro que está sen facer e pide a berros que se faga sobre o actual narcotráfico en Galiza vai ser moito máis difícil que a que me tocou a min."                (Entrevista a Perfecto Conde, Daniel Salgado, Sermos Galiza, 08/07/18)

18/7/18

Así montaron cinco vecinos del fin del mundo la romería más universal... o Festival do Mundo Celta

"Yo te apoyo pero no lo vas a conseguir, hasta aquí no va a venir nadie”. Eso fue lo que contestó en 1978 el mítico gaiteiro del grupo Milladoiro, Xosé V. Ferreirós, cuando el maestro de escuela Xabier Garrote le anunció que quería montar en Ortigueira, en la esquina norte de A Coruña, un festival de música celta con grupos de toda Europa

 “Esto era el culo del mundo”, recuerda ahora Garrote, eslabón de una larga estirpe de músicos anterior al nacimiento de Beethoven. “Llegar era complicado, sí, pero teníamos un factor a nuestro favor: la colaboración de los vecinos al cien por cien”. 

Él y cuatro compañeros de la escuela local de gaitas se lanzaron a empapelar Galicia de carteles y repartieron 15.000 pegatinas por las playas, “una a una”. Fue hace justo 40 años y 10.000 personas desbordaron aquella primera gran romería en el fin del mundo, bautizada como Festival do Mundo Celta.




Garrote y sus cuatro camaradas -José María Álvarez Marías, Álvaro Fernández Polo, Jesús Losada Otero y Francisco Bermúdez Garrote- organizaron durante sus primeros seis años un festival que estos días celebra una nueva edición con 100.000 asistentes. 

Contactaban por carta con grupos de Alemania, Escocia, Gales o la Bretaña francesa y lograron lo imposible: atraer hasta este pueblo remoto una peculiar muchedumbre de amantes del folk y nuevos hippies. Las cocineras del colegio, vacío de niños por ser verano, preparaban y servían las comidas y cenas de los músicos en el comedor escolar, improvisado escenario nocturno de inolvidables jam sessions de gaita entre intérpretes de todo el mundo. 

Fuera, en las calles, los vecinos de esta comarca del norte de A Coruña descubrían, primero con escándalo y luego con indiferencia, hasta donde puede alguien estirar el placer de la libertad después de cuatro décadas de dictadura.

Para reunir el millón de pesetas (6.000 euros) que costó la primera edición, los cinco artífices del festival tuvieron que recurrir a un préstamo y avalarlo con una finca de la abuela de uno de los organizadores, que nunca se enteró de que había ayudado a tal histórica proeza. Comerciantes de la comarca hacían de proveedores incluso de forma gratuita y de “manera elegante”.

 Daban una vuelta por el recinto, veían qué era lo que faltaba y, al poco, lo traían, sin abrir la boca ni poner la mano. En una ocasión, un problema con los aviones atrapó a un grupo escocés en Ortigueira durante una semana. Recuerdan los promotores que cuando fueron al hotel a pagar, los dueños no les quisieron cobrar pese a la abultada factura, que incluía la ingesta de todas las reservas de whisky.

En los conciertos se cobraba entrada, no había otra forma financiar el festival, y se reclutaba un “servicio de orden” compuesto por vecinos fornidos y voluntarios que se ocupaban de vigilar los accesos y evitar altercados. El precio era siempre el de un pase para ver una película en el cine, pero no suscitó la aprobación de todo el mundo.

 Había quienes se lanzaban al mar para acceder nadando al recinto sin pasar por caja. Otros saltaban las vallas. Un día llegó a intervenir la Guardia Civil con gases lacrimógenos.

Con un pie en la dictadura y otro en la democracia, las autoridades de la época no sabían muy bien qué hacer con lo que estaba ocurriendo en Ortigueira. “Pedíamos cada año permiso gubernativo pero no nos lo daban hasta que acababa el festival. 

Se curaban en salud por si pasaba algo”, cuenta Garrote. Ortigueira agrietó la monolítica España del franquismo. Sus fundadores ven en el éxito del festival una explicación "ideológica” después de 40 años de represión. “El festival fue una llamada a la reivindicación de la cultura y del nacionalismo gallego. Estábamos asfixiados y se abrió una ventana para respirar. Había ganas”.

En el vientre de aquel festival que semajaba imposible se gestó Milladoiro, el venerado emblema de la música folk y cuyos miembros, incluido el gaiteiro Ferreirós, fueron claves para su desarrollo. Después de seis ediciones, Garrote y sus cuatro compañeros cedieron la organización al Ayuntamiento porque su crecimiento se había vuelto inmanejable económicamente. 

Traer a los grupos era cada vez más caro y llegaron a tener que fletar un avión para trasladar a una banda militar procedente de Irlanda. Hoy la romería del fin del mundo deja en la comarca de Ortegal más de cinco millones de euros.




Aquella romería internacional que hoy se llama Festival Internacional do Mundo Celta formaba parte del plan de formación de la escuela de gaitas que Garrote y sus compañeros regentaban en Ortigueira desde 1975 y con la que se proponían acercar otras culturas a sus alumnos. 

“Era un objetivo culturizador, queríamos ampliar su perspectiva cultural, que no se quedaran solo en aprender a tocar la gaita y en conocer lo nuestro”, explica Xabier Garrote sobre un instrumento que no sonaba en Ortigueira antes de que ellos fundaran el centro y que él aprendió a tocar en Lugo. 

El pueblo donde él nació tenía una tradición musical muy rica, pero alimentada solo por los bandas populares. Los únicos gaiteiros que se veían por Ortigueira hasta mediados de los setenta  llegaban de fuera durante las fiestas patronales."                (Sonia Vizoso, El País, 13/07/18)

17/7/18

Ferrol, el otro cadáver del Caudillo: hasta Zara ha huido de la ciudad

"A una ciudad casi siempre la retratan sus sonidos. Dos bastaban para definir a Ferrol: cada mañana, el bramido atronador de la bocina de los astilleros de Bazán (actual Navantia) despertaba y ponía a todos en pie con su potencia. Poco después, miles de trabajadores salían de sus casas y descendían en procesión hacia la zona del puerto para una nueva jornada de trabajo. 

Mientras seguían la senda del astillero, las salvas disparadas por la Marina desde el cuartel de la Armada atronaban en el cielo y acababan de espabilar a la ciudad. La industria naval y la militar despertaban de la mano a los ferrolanos. Las calles bullían aquellos años, con la alameda repleta de gente que salía a pasear y a hacer vida en la calle. La bocina y las salvas ya no se escuchan en la ciudad. Lo que impera ahora es el silencio. También el pesimismo.

No es un secreto que la ciudad languidece desde hace años a todos los niveles: industria, población, economía y vivienda. La puntilla se produjo meses atrás cuando el pasado febrero cerró el Zara que había en la calle Real, justo enfrente del ayuntamiento. Se trató de hacer cambiar de opinión a la empresa gallega pero no hubo manera. Aquel lugar no era rentable, así que la empresa decidió echar el cierre a la tienda y marcharse para instalarse en el centro comercial de Odeón, en Narón.

El hecho llenó de desánimo a sus habitantes. Era la enésima comprobación de que puede que nada cambie en Ferrol, una urbe que ha perdido un tercio de su población en apenas treinta años. Una ciudad cuyo casco antiguo está repleto de escombros, casas abandonadas, viviendas derruidas y donde a las cuatro de la tarde no se escucha un solo sonido por las callejuelas. Sus oxidados balcones apenas se adornan con el musgo podrido que cuelga en ellos desde hace ya mucho tiempo.

Justo cuando los restos del dictador Franco están a punto de exhumarse, EL ESPAÑOL recorre su Ferrol natal, antiguo Ferrol del Caudillo, en busca de las razones por las que todo se encuentra como se encuentra: accedemos al interior del territorio de La Armada, deambulamos por las calles vacías con los protagonistas de la ciudad, conocemos los entresijos de los astilleros. 

Comprobamos cómo, de algún modo, el Ferrol de hoy se trata de una ciudad sin futuro, una suerte de cadáver urbano. Los vecinos dicen de ella que es una ciudad muerta.

Una ciudad sin gente

“Aquí solo falta la zarza esa, sabes, la que sale en las películas de vaqueros rodando por el desierto”. Fernando apura la cerveza junto a varios compañeros de antes de comer con la mirada caída y la derrota en la palabra. Están en la puerta de uno de los bares de la ciudad. Trabaja como comercial para una marca de refrescos en la zona y conoce bien la amarga situación que se vive en la ciudad. Todos ellos coinciden: hace bastantes años que la ciudad no parece tener arreglo.

Uno de los efectos de esa situación de decadencia tiene que ver con el brutal descenso de población que ha experimentado la ciudad. En 1980, Ferrol tenía 87.691 habitantes, una cifra menor pero considerable. El año pasado, según los últimos datos del INE en la ciudad vivían 67 .560 personas, 20.000 habitantes menos. Solo un 14 por ciento de los habitantes sobrepasaban la veintena. El resto, por la falta de oportunidades, se termina marchando de allí.

Tan solo con darse una vuelta por el centro de la ciudad uno puede advertir por qué el Zara ha decidido marcharse. Pasear por algunos barrios de Ferrol deja la sensación de estar en medio de un desierto urbano. En cada una de las calles salen al paso centenares de carteles de “se vende” o “se traspasa”. El único lugar de la ciudad con un poco de vida es la calle principal, donde también este tipo de carteles aparecen por doquier.

Para que la tienda no se marchase de la ciudad, el alcalde llegó a escribir una carta al propio Amancio Ortega, los ciudadanos organizaron una hicieron recogida de firmas entre los vecinos y salieron a la calle en plan movilización. Nada pudo impedir que también la tienda de ropa se fuese de allí.

Los comerciantes del lugar dan algunas razones que se sitúan en el centro del problema que tiene la ciudad: en el centro es muy complicado aparcar, ya no quedan jóvenes que hagan vida en la calle y muchas zonas están completamente deterioradas. Para colmo, en las próximas fechas cerrarán el aparcamiento situado bajo la plaza del ayuntamiento porque también se cae a cachos y hay que reformarlo.

Hay más datos que tener en cuenta para comprender el declive de una ciudad que llegó a ser la tercera urbe más importante de Galicia cuando comenzaba la democracia. Durante los últimos diez años, Ferrol ha sido la ciudad con el índice de paro más alto de toda Galicia. El pasado mes de octubre el dato se situaba en un 19,5 %. La situación política tampoco ha resultado habitualmente propicia. 

Desde 1987, ningún alcalde ha encadenado dos legislaturas consecutivas. El último fue el socialista Jaime Quintanilla Ulla, que gobernó la ciudad entre 1979 y 1987, cuando comenzaron ya a notarse las heridas abiertas de la reconversión naval, una herida que Ferrol todavía arrastra desde entonces. Fernando termina la cerveza de un trago y tuerce el gesto antes de marcharse calle abajo hacia su casa. “En Ferrol no hay nada. Aquí se acaba hasta la vía del tren”

Los dos grandes pilares de la ciudad

En la rotonda de acceso al centro de la ciudad hay un cartel que reza: “Ferrol. Una ciudad abierta al mar”. Para el visitante, esta frase resulta toda una paradoja. Muy cerca del cartel se observa, efectivamente, la ría, y el pequeño puerto deportivo con sus pantalanes de madera. Pero algo más allá, el mar desaparece detrás de un enorme muro blanco que cruza la ciudad de lado a lado, separando el territorio del Arsenal Militar de Ferrol y los astilleros de Navantia del resto de la ciudad.

El muro oculta el mar a la gente y lo reserva para los dos grandes pilares de la localidad. Es uno de esos elementos arquitectónicos que definen el carácter y la idiosincrasia de cualquier urbe. Son los soldados de la Marina y las grúas gigantes mastodónticas de los astilleros viven con el azul de la ría. A sus espaldas, tras esa muralla blanca, la gente, los edificios y el barrio. 

El Arsenal Militar y los astilleros siempre han sido los dos pilares fundamentales de la economía de la ciudad. Todavía hoy, en los tiempos más complicados, esta es una máxima que continúa inamovible. Esto es así porque, de siempre, el principal cliente de los astilleros como Navantia es el estamento militar. No en vano, ambas instituciones comparten el mismo espacio en Ferrol. Si el arsenal suministra encargos, los astilleros tienen trabajo y, por tanto, demandan más trabajadores. Y a la ciudad, en teoría, le va bien.

Todo aquello provocaba que luego surgieran industrias privadas secundarias que se aprovechaban de lo que producían los astilleros y el arsenal para dinamizarlo todo: la fábrica de lápices Hispania, Fenya, Astano, etc.”. Quien habla es Guillermo Llorca, historiador ferrolano que ha versado en decenas de libros la historia de la ciudad. Tampoco él tiene duda.

 “Ferrol está muy polarizada: siempre ha habido una luchadora y reivindicativa clase obrera frente a la pequeña burguesía de antaño. Luego está la clase política, que no se ha preocupado nunca de cuidar este lugar”.

El interior del Arsenal es otro mundo paralelo. En la visita que realiza EL ESPAÑOL durante la mañana del miércoles, los soldados de la marina realizan sus labores mientras varias fragatas están atracadas en el muelle principal. “Estas son algo más antiguas, vuelven aquí cuando terminan sus misiones. Es su punto de retorno”, explica un capitán a este periódico.

Las fragatas pueden acabar convirtiéndose en la salvación de la ciudad. Hace meses que se estaba tramitando desde el Ministerio de Defensa la construcción de cinco fragatas F-110, de última generación. El encargo supondría, según cuentan desde Navantia, una lluvia de empleos que revitalizarían la ciudad durante los próximos diez años.El cambio de Gobierno hizo que todo quedase, por el momento, paralizado. Así que las fragatas todavía no terminan de llegar."            (Brais Cedeira, El Español, 07/07/18)

16/7/18

Os cen anos de Albor; de piloto da Alemaña nazi a presidente da Xunta

"Político tardío --foi o primeiro presidente autonómico elixido as urnas con máis de 60 anos--, Gerardo Fernández Albor naceu na capital galega en setembro de 1917. A vocación levouno polo camiño da Medicina, carreira que iniciou na Universidade de Santiago de Compostela e que concluíu tras verse interrompidos os seus estudos ao empezar a Guerra Civil en 1936, pero non lle impediu involucrarse na vida pública.

Precisamente, esa paréntese na súa vida tamén é a máis escura pois marchou a Alemaña para ser piloto. O historiador Carlos Fernández Santander recolle en 'Alzamento e Guerra Civil en Galicia (1936-1939)' que Albor tiña 21 anos cando, xa como alférez provisional da aviación de Franco, marchou á Alemaña nazi a facer "cursos de perfeccionamento" na Luftwaffe. É 1938, en plena guerra civil e cando a Lexión Condor xa bombardeara Guernica.

Tras esta experiencia volta como tenente alferez e retoma os estudos de Medicina. Tras licenciarse amplía a súa formación médica en varias cidades europeas. Os seus anos de mocidade centrounos Albor no seu desenvolvemento profesional como especialista en Cirurxía Xeral e Dixestiva, así como ao impulso de sociedades científicas.

De feito, nesa época tamén decidiu meterse no mundo empresarial e afondar no galeguismo. Foi o fundador do Policlínico La Rosaleda, un hospital privado situado na capital galega, referente na medicina dos anos 60 e 70.  Tamén é neste tempo cando, a pesar das súas ideas conservadores, se aproxima a intelectuais e galeguistas de mediados do século XX en Galicia como Domingo García-Sabell ou Ramón Piñeiro.

A súa implicación cultural ligouno ao impulso da Fundación Penzol e doutras entidades similares como as que se centran nas figuras de Rosalía de Castro, Alfredo Brañas ou Castelao. Tamén formou parte do grupo 'Realidade Galega', aínda que o paso cara adiante deuno da man de Manuel Fraga, con quen entrou de cheo en política ao concorrer ás primeiras eleccións autonómicas de outubro de 1981 como candidato de AP.

ÉXITO E CAÍDA

Tras gañar os comicios, dos que saíu un Parlamento galego plural no que entraron seis organizacións que frutificaron en catro grupos --AP, centristas, socialistas e grupo mixto--, foi investido presidente en xaneiro de 1982 e botou a andar o autogoberno. Repetiu a finais de 1985 como candidato de Coalición Popular, na que xunto a AP integráronse outras forzas como Centristas de Galicia, e de novo logrou a vitoria.

O novo éxito nas urnas, con todo, precedeu a un ano de inestabilidade política no seu Goberno, que culminou en outubro de 1986 coa dimisión do seu vicepresidente, Xosé Luís Barreiro e doutro cinco conselleiros. 

Manuel Fraga apoiouno e el sumou a Mariano Rajoy como vicepresidente para tentar manter o Executivo, pero unha moción de censura cruzouse no seu camiño e situou en setembro de 1987 ao socialista Fernando González Laxe como novo presidente.

EURODEPUTADO E PRESIDENTE DE HONRA

Pero a marcha da Xunta non supuxo para Fernández Albor o abandono da política. De feito, o mesmo ano no que Fraga recuperaba o Executivo autonómico para o PP, o primeiro presidente autonómico elixido as urnas entrou na Eurocámara e presidiu na primeira etapa a Comisión creada para a reunificación de Alemaña.

Durante unha década, a vida política de Albor estivo ligada a Europa, pero nin sequera cando deixou o Parlamento europeo con máis de 80 anos se retirou da actividade pública. De feito, en 2007 foi o primeiro expresidente en pedir o ingreso no Consello Consultivo e acudiu cada día ao seu despacho no centro de Santiago mentres lle deixou a saúde.

 Este feito provocou unha tensa polémica entre o PP e En Marea que denunciou que Albor levaba cobrando case 60.000 euros anuais sen ir traballar.

FARIÑA

A última polémica que tivo que aturar o finado político foi a súa vinculación co narcos e contrabandistas dos anos 80. Un feito que, aínda coñecido, non se popularizou ata que se emitiu a serie Fariña. 

Nun dos seus capítulos podíase ver a Albor conversando con varios narcos nun hotel en Vilanova da Cerveira, entre eles, Marcial Dorado, que logo tamén mantería unha longa amistade co actual presidente galego, Alberto Núñez Feijóo."                (Galicia Confidencial, 12/07/18)

13/7/18

As cores do Pórtico da Gloria


 Imaxe do Pórtico da Gloria despois da restauración das súas policromías. Foto: Fundación Barrié.

"En 2009, o Programa Catedral de Santiago —sufragado pola Fundación Barrié con máis de 11 millóns de euros e coordinado por Ana Laborde— iniciou os diagnósticos que conduciron á restauración do Pórtico. Seis anos despois, montouse o andamio e comezou “a intervención directa sobre os materiais”.

Segundo indican desde a Barrié, a decisión de intervir sobre o emblemático lugar adoptouse debido ás “evidencias do seu dramático deterioro, acelerado nos últimos dez ou quince anos”. As probas manexadas, sobre todo material fotográfico, levaron o equipo de restauradores e restauradoras a considerar “urxentes” os traballos.

“Estabilizouse o conxunto e preservouse a policromía que aínda se conserva”, sinalan na fundación, “dun risco inminente de perda definitiva, conservándoa para futuras xeracións”. Policromías, sería máis axustado dicir.

As tres fases

Porque na representación de apóstolos e profetas, do Xuízo Final e outras escenas do Antigo Testamento, obra do Mestre Mateo —e outras tres mans, como mínimo, segundo os estudosos—, houbo polo menos tres fases diferentes de coloración. Todas en óleo.

A primeira man de pintura data do Medievo. É dicir, da época en que se construíu o Pórtico —entre 1168 e 1188. “Dela consérvanse bastantes vestixios”, informa a Fundación Barrié na nota de prensa en que anunciaron o remate das obras hai tres días, “como se pode aprezar no anxo que porta a columna ou nos que portan a cruz”. Cada unha das esculturas foi examinada no lugar mediante “microscopía estereoscópica”.

Albaialde, lapislázuli, vermellón, pigmentos de terras, pigmento laca vermella, resina de cobre, acetato de cobre, carbón negro vexetal e negro de ósos, “sempre amalgamado con aceite de liño”, eran os materiais cos que pintaron esa primeira policromía. 

Houbo que agardar ao Renacemento, cando se modificou por primeira vez a portada exterior da basílica, para a segunda intervención de cores. Foi no século XVI e supuxo a decoración de mantos e túnicas con brocados aplicados, técnica de orixe flamenca.

A terceira policromía foi no século XVII. É a que se atopa máis visíbel na actualidade, achegou “un carácter barroquizante” e entre os autores atopábase Crispín de Evelino. Este artista policromou rostros, mans e pés en 1651.

 Deixou constancia nun documento, depositado no arquivo da catedral e que constitúe “o único documento que se conserva sobre as policromías do Pórtico da Gloria”.

Desde aquela, houbo “policromados parciais” destinados a reparar “as zonas máis degradadas”.

A restauración que agora se presenta seguíu “criterios de intervención moi conservadores. Mantivéronse todos os restos de cor conservados e retiráronse unicamente os depósitos nocivos acumulados sobre a superficie e que poden afectar a estabilidade dos materiais históricos”.           (Sermos Galiza, 02/07/18)

12/7/18

Un testigo en la causa de las muertes por hepatitis C: “El Sergas no contestaba a las peticiones”

"Evaristo Varo, jefe del Servicio de Trasplante Abdominal del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) y uno de los médicos que ha acudido este miércoles a declarar en la causa judicial por la muerte de pacientes de la hepatitis C, ha ratificado ante el juez instructor que el Sergas "no contestaba a las peticiones" para que se les suministrara a los pacientes los caros fármacos que acababan de salir al mercado.

 Dos altos cargos sanitarios de la Xunta, Félix Rubial y Carolina González-Criado, están siendo investigados por homicidio imprudente tras una denuncia de la fiscalía.




Tras prestar declaración durante casi dos horas como testigo ante el titular del juzgado número 3 de Santiago, Andrés Lago Louro, Varo ha mostrado, en declaraciones a Europa Press, su "satisfacción por poder decir lo que ocurrió.

 El también integrante del colectivo de médicos Batas Blancas, que fue quien denunció los hechos ante el ministerio público, ha respondido a las preguntas de la Fiscalía, del juez, de la acusación y de la defensa de los dos investigados.
Varo ha indicado que, mientras que el Ministerio de Sanidad definió "tres supuestos claros" en los que se debían aplicar los nuevos medicamentos, el Sergas "estableció criterios arbitrarios" y "quitó dos", mientras en "la mayoría de comunidades" se aplicaban esos criterios definidos.

 Fuentes jurídicas consultadas por Europa Press han indicado que la instrucción de la causa ha emprendido la fase final del proceso y se podrá cerrar la fase actual tras practicar las últimas pruebas pendientes. Una de ellas es la declaración pendiente de la médico del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac) Alejandra Otero, que se celebrará este jueves, después de haber sido suspendida el pasado mes de febrero como consecuencia de la huelga de funcionarios de la Justicia.

El Sergas considera que las nuevas declaraciones realizadas este miércoles ante el juez "no acreditan" que puedan atribuirse "retrasos" a la subcomisión de Farmacia, encargada de decidir el suministro de los fármacos. 

El Gobierno gallego defiende que este órgano "resolvió los casos de manera rápida, con una media de 13 días" en una enfermedad que tiene un desarrollo de entre 30 y 40 años, y que se siguieron los protocolos y los criterios farmacoterapéuticos comunes establecidos por el Sistema Nacional de Salud (SNS). Los criterios, asegura el Sergas, fueron "facultativos" y no se tuvieron en cuenta "razones presupuestarias".

La Fiscalía, sin embargo, sostiene lo contrario. El ministerio público denunció en una querella que los altos cargos investigados "tramitaron con retraso injustificado, dilatando la toma de decisiones y la puesta en marcha de los mecanismos de contratación y financiación" el suministro de nuevos tratamientos contra la hepatitis C a pacientes gallegos, algo que, apuntó en su escrito inicial, se realizó por "criterios presupuestarios". 

De los nueve casos iniciales, ocho se correspondían con fallecidos y, de ellos, seis fueron incluidos en la investigación judicial. Además, hubo una ampliación con otros tres casos de personas enfermas.

Inicialmente, Lago Louro llamó a los miembros del Sergas a declarar en abril de 2016 solo como investigados por un delito administrativo, pero en diciembre de ese año la Audiencia Provincial de A Coruña emitió un auto en el que estimó parcialmente el recurso de la Fiscalía, al que se adhirió la Asociación Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, y acordó citarlos de nuevo, en febrero de 2017, por un supuesto de delito de homicidio en seis de los ocho casos que incluía la causa."                    (El País, 04/07/18)

11/7/18

Pescanova, del mar a los tribunales Manuel Fernández de Sousa, o la ruina del imperio Pescanova

"Manuel Fernández de Sousa llegó a tener tanto poder en Galicia que con un sola llamada podía tumbar acuerdos firmes del Gobierno gallego. No es broma. El expresidente de Pescanova, para quien la Audiencia Nacional pide 28 años de cárcel y 21 millones de euros en multas por llevar a la ruina a la mayor empresa pesquera de Europa, tenía hilo directo con el presidente de la Xunta y no dudaba en recurrir a él si consideraba que lo que publicaba el Diario Oficial de Galicia (DOG) colisionaba con los intereses de su compañía.

Sucedió hace casi siete años, en el verano del 2011. La Xunta de Alberto Núñez Feijóo llevaba dos años en el poder y acababa de aprobar la ubicación de una planta depuradora de bivalvos que los mariscadores llevaban años reclamando. La contaminación de las rías gallegas era tan elevada (aún lo es) que buena parte de sus bancos marisqueros estaban y están considerados “zonas C”. Es decir, que está prohibido comercializar en fresco lo que de ellas se extrae, que sólo pueda venderse una vez sometido a un estricto proceso de depuración industrial.

La Consellería do Mar, que dirigía y dirige la bióloga Rosa Quintana, había buscado una solución al problema instalando una depuradora en una zona de aguas limpias a la que los mariscadores podrían llevar su producto para sanearlo. El lugar elegido, una coqueta cala en el portiño de Morás, en Xove, en la costa de Lugo.

El emplazamiento cumplía todos los requisitos legales, y los análisis previos demostraban que el sistema funcionaba, porque el marisco se descontaminaba en pocos días. El 28 de julio, el DOG publicó la orden de la Xunta para instalar la depuradora flotante, y a los pocos días el barco que la transportaba zarpó con destino a Xove. Todo parecía dispuesto para una feliz inauguración veraniega, hasta que Fernández de Sousa mandó parar.
Fernández de Sousa pensó que la cercanía de una depuradora de marisco contaminado pondría en duda la imagen de su producto

En Morás está una de las mayores plantas de cría de rodaballo de Pescanova. Y su presidente pensó que la cercanía de una depuradora de marisco contaminado pondría en duda la imagen de su producto. Las bacterias, alegó, podrían llegar a los colectores de su piscifactoría y contaminar a los 4,5 millones de rodaballos que nadan en ella. Levantó a los trabajadores para que sacaran las pancartas. Movilizó a sus ejecutivos. Y llamó a Feijóo.

El día en que los vecinos de Morás esperaban la llegada de la batea, observaron cómo el barco se aproximaba al portiño. Pero el capitán recibió una llamada. Dio media vuelta. Esperó un rato. Y se fue por donde había venido. Un día después, Feijóo anunció en persona que su conselleira buscaría otro emplazamiento. En Morás no han vuelto a saber nada de la famosa batea depuradora.

Uno de los asesores de Fernández de Sousa que manejó los hilos de aquella operación, por la que la Xunta de Feijóo renunció a dar utilidad pública a un puerto público sometiéndose a los intereses de una empresa privada, fue César Aja, biólogo, exsenador, exdiputado, exalcalde por el PP de la vecina localidad de Viveiro y amigo personal de Rodrigo Rato. El exministro de Economía solía veranear en su pueblo cuando aún era una persona respetable, nadie pensaba que su tarjeta era black y el mundillo financiero lo saludaba como el tipo que iba a salvar del desastre a Bankia-Caja Madrid. Una de las entidades que acudió al rescate de Pescanova cuando empezó a hundirse fue, precisamente, Bankia.

Los últimos treinta años de la historia económica de Galicia están plagados de ejemplos de la influencia social, política y económica que ejercía Fernández de Sousa. Hijo de uno de los fundadores de Pescanova, fue quien puso a la empresa viguesa en el mapa mundial de la industria alimentaria, quien pergeñó su salida a bolsa en 1985 y quien pilotó la apuesta, expansión y desarrollo de su rama piscícola. También, según la Audiencia Nacional, el principal responsable de su ruina.

El auto de procesamiento que la defensa de Fernández de Sousa y de los otro dieciocho directivos y consejeros encausados han recurrido, es demoledor
El auto de procesamiento de José de la Mata, juez instructor del caso, que la defensa de Fernández de Sousa y de los otro dieciocho directivos y consejeros encausados han recurrido, es demoledor.

 La cúpula de Pescanova, asegura, diseñó “un sistema piramidal insostenible” mediante el que durante años fue refinanciando deuda con deuda más cara, tanto a través de la compañía matriz como de muchas de sus filiales, para ir parcheando los agujeros del negocio acuícola, que nunca llegó a ser lo provechoso que Fernández de Sousa pensaba.

Según el auto del instructor, de 154 páginas, él y los suyos estafaron a bancos y acreedores presentando facturas falsas y simulando compraventas de mercancía inexistente; maquillaron los balances contables disfrazando como beneficios lo que en realidad eran pérdidas; descapitalizaron la compañía, engañaron a los organismos reguladores... Y justo antes de que el castillo de naipes se viniera abajo, no dudaron en apresurarse a vender sus acciones antes de que se hundieran, para evitar que sus patrimonios personales se vieran afectados. Todo a costa de sus acreedores, de sus 10.000 trabajadores, del resto de accionistas y de centenares de pequeños ahorradores.

El catálogo de delitos que De la Mata imputa a Fernández de Sousa es extenso: falseamiento de cuentas, falseamiento de información económica y financiera, falsedad en documento mercantil, estafa, insolvencia punible, alzamiento de bienes, blanqueo de capitales, uso ilícito de información relevante, impedimento de actuación del organismo supervisor...

Además de los 28 años de cárcel y de los 21 millones en multas, el juez ha ordenado el comiso de 4,6 millones de euros de su patrimonio en cuentas bancarias en Portugal y la devolución de 15,6 millones de euros en concepto de plusvalías ilegales obtenidas con la venta de sus acciones en Pescanova. Él sin embargo, parece tranquilo.

Sigue dedicado a la acuicultura desarrollando ambiciosos proyectos de piscifactorías como jefe de Operaciones de la empresa saudí Naqua, en su particular travesía del desierto.
Fernández de Sousa era un 'factótum' del poder en Galicia al que cualquier político, empresario o directivo quería tener cerca

Antes de que se conocieran sus manejos, Fernández de Sousa era un factótum del poder en Galicia al que cualquier político, empresario o directivo quería tener cerca. Y él, pese a su carácter solitario, desconfiado y empecinado, siempre cultivó esas relaciones. Era amigo personal de Manuel Fraga, quien ya había trabado una sólida amistad con su padre y quien proporcionó a Pescanova todas las ayudas públicas que pidió durante sus gobiernos.

También lo era de José Luis Méndez, el expresidente de Caixa Galicia, la caja con sede en A Coruña, y de Julio Fernández Gayoso, su homólogo en la viguesa Caixanova. Entre ambas entidades –fusionadas en la fallida NovaCaixaGalicia, hoy Abanca- llegaron a tener más del 30% del capital de Pescanova.

 En el año 2009, cuando el crac financiero empezó a hacer mella en el balance de la sociedad, y a pesar de que el grifo del crédito ya se había cerrado, la empresa de Fernández de Sousa y sus filiales recibieron de las dos cajas más de 357 millones de euros en créditos. Él fue uno de los principales defensores de la fusión ideada por Feijóo.

En Vigo, donde la unión de las cajas disgustaba a la clase empresarial, él podía permitirse ser la voz discordante. Porque tenía poder. Lo que empezó siendo una sociedad familiar, la que fundaron su padre, sus hermanos y otros socios en los años sesenta del siglo pasado, acabó convertida en un verdadero imperio empresarial.

Entre sociedades dependientes, filiales, empresas subsidiarias, participadas y uniones estratégicas, Pescanova encabezaba un grupo formado por 151 empresas presentes en más de 25 países. Tenía más de 30 fábricas y factorías de procesado de pescado y productos del mar y medio centenar de plantas de acuicultura, además de una flota con noventa buques factoría. Es decir más que todos los buques de gran calado que forman la armada española.

A pesar de ser toda una multinacional con intereses en los cinco continentes, Pescanova seguía siendo en cierto modo un empresa familiar. Y, de hecho, junto a Fernández de Sousa, algunos de sus parientes más cercanos también podrían ir a la cárcel. Para su hijo Pablo Javier Fernández Andrade, el juez pide 13 años y seis meses de cárcel. Para su hermano Fernando Fernández de Sousa, diez años y medio. Para Alfonso Paz Andrade, hijo del socio y amigo de su padre Valentín Paz Andrade, doce años y medio. 

Para su mujer, María del Rosario Andrade Turell, tres años. La acusa de colaborar en el desfalco por transferir 5,2 millones de dólares de una empresa tapadera de su marido a una cuenta en Hong Kong en el año 2013, cuando la instrucción ya había empezado y con el objetivo de evitar que la justicia española pudiera fiscalizar ese dinero.

Apenas dos años antes de aquella transferencia, cuando aquel barco con una depuradora dio media vuelta en el portiño de Morás, Fernández de Sousa seguía teniendo una imagen pública de empresario paternal, responsable y triunfador. Claro que otro de los campos en los se cuidó de tener amigos fue en el de los medios de comunicación.

 Llegó a ser patrono de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, que lleva el nombre del propietario del grupo de medios vinculados a La Voz de Galicia. 

 En ese patronato se sentaban otros poderosos gallegos como Manuel Jove, el fundador de la constructora Fadesa y que en aquella época era el mayor accionista individual del BBVA; José María Castellano, ex vicepresidente de Inditex y de NovaCaixaGalicia; José María Arias, ex presidente del Banco Pastor; José Arnau, vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega, y Roberto Tojeiro, presidente de Gadisa, la empresa gallega con más facturación de entre las que no forman parte del entramado empresarial del dueño de Inditex.

Fernández de Sousa ejercía  influencia editorial sobre la mayoría de los diarios gallegos a los que premiaba con golosas campañas de publicidad
La Voz era en aquellos tiempos el periódico más leído de la comunidad y todos los patronos de la Fundación ejercían sobre él cierta influencia editorial. La de Fernández de Sousa estaba entre las más notables. También la ejercía sobre la mayoría del resto de los diarios gallegos a los que premiaba con golosas campañas de publicidad y planas a todo color en páginas impares, las más caras.

Un buen ejemplo fue el secuestro del Vega 5, un palangrero de bandera mozambiqueña operado por Pescamar, filial de Pescanova, que fue capturado por piratas somalíes en diciembre del 2010. Entre su tripulación había dos marineros gallegos. Pero al contrario que en otros secuestros, como el del Alakrana o el del Playa de Bakio, atuneros armados por empresas vascas y sobre los que los periódicos de Galicia dieron amplia, diaria y cumplida información mientras no fueron liberados, con el Vega 5 no pasó lo mismo.

Fernández de Sousa no quería que ninguna exclusiva pudiera poner en peligro el rescate, o que la imagen de su empresa resultara perjudicada si algo salía mal. Y ordenó silencio. Lo hubo. Incluso exigió que en las fotos, si las había, se ocultara el logotipo de su grupo en la torre del barco. Hasta llegó a utilizar a amigos comunes para presionar al director gallego de un diario nacional que osó publicar en su web un vídeo con imágenes de los pescadores secuestrados.

Según el juez De la Mata, Pescanova ya se encontraba en situación de insolvencia en el año 2009. Pero dos años después, en el verano del 2011, cuando al Gobierno gallego se le ocurrió emplazar una depuradora flotante a unos cientos de metros de una de sus piscifactorías para resolver un problema de lustros de los mariscadores, Fernández de Sousa seguía siendo un hombre poderoso.

El mismo día en que el presidente de la Xunta se plegó a sus deseos y ordenó al barco que toaba la depuradora que diera media vuelta, un empleado de Pescanova envió a Fernández de Sousa la foto del buque reculando, tomada con un móvil. Desde el suyo, y como muestra de su poder, Fernández de Sousa se la rebotó a los directores generales, consejeros delegados y directores de varios periódicos gallegos. Fue la que publicaron al día siguiente."              (Juan Oliver, Público, 26/06/18)