23/10/17

Claves del fuego en Galicia: Industria papelera y “gasolina para el monte"

"La expansión del eucalipto para su uso en la industria papelera, la falta de una política de prevención, la precarización de los dispositivos de lucha contra el fuego y la Ley de Montes son algunas de las claves para entender la situación que se vive hoy en Galicia.
Galicia se consume bajo el fuego. 146 incendios se han declarado desde el pasado viernes en la comunidad y cuatro personas han fallecido a causa de las llamas, mientras varios focos siguen activos en torno a la ciudad de Vigo y otras partes del territorio.

En los últimos tres días han ardido 4.000 hectáreas de monte, que se suman a las más de 100.000 quemadas en 11.600 incendios en todo el Estado en lo que va de año. La falta de una política de prevención global, la precarización y privatización de los dispositivos de prevención y lucha contra el fuego, el eucalipto y el papel de las madereras o la Ley de Montes, algunas claves para entender la situación que se vive hoy en Galicia.

ENCE Y EL PAÍS DEL EUCALIPTO

Existe un plan para que Galicia sea "un puro eucaliptal". Es lo que afirma Xosé Ramón Cendán, miembro de la ejecutiva del Sindicato Labrego Galego (SLG), quien plantea que detrás de ello existe "claramente una presunta corrupción Ence-Xunta".
Este profundo conocedor del monte de la zona tiene muy claras las causas principales de fondo que han acabado en el desastre medioambiental, humano y económico que estos días —y en los últimos años— vive la región. Cendán plantea que “no existe una coordinación ni una ordenación del territorio y los pueblos están cercados por eucaliptos”, algo que aumenta el riesgo para la población en caso de incendio. 

La falta de control y el fomento del cultivo de eucalipto para la industria papelera han hecho que el uso del suelo se haya modificado profundamente en apenas unas décadas, copando áreas de uso agrario con este tipo de árbol — "gasolina para el monte", como lo denomina Cendán — , de rápido crecimiento pero devastador para la prevención del fuego. 

“Cuando no había normativas de suelo, la gente tenía el territorio ordenado, pero hoy los estudios y los técnicos trabajan para los negocios, y el mayor negocio es Ence”, explica el experto. La multinacional papelera es uno de los principales productores mundiales de pasta de papel procedente de cultivos forestales, básicamente eucalipto. La empresa ha saltado a la esfera mediática en numerosas ocasiones por desastres ambientales, sospechas de prevaricación, puertas giratorias e incluso relaciones matrimoniales entre representantes de la empresa y de la Xunta, hechos que volvieron a salir a la palestra el año pasado, cuando consiguió una prórroga de nada menos que de 60 años para continuar su actividad en su fábrica de Lourizán, en la ría de Pontevedra.

“Tendría que haber una ordenación del territorio clara y tener una silvicultura y una diversificación adecuadas, lo que sería una prevención totalmente racional. Sin embargo, se está haciendo todo lo contrario. Invertir ahí sería mucho más eficiente que invertir en grandes equipos”, apunta Cendán. 

SUELO AGRARIO Y 'LEY DE DEPREDACIÓN DE GALICIA' 
El integrante del SLG expone, además, que Galicia se está quedando sin suelo agrario en la parte occidental de Coruña, Pontevedra y en el norte de Lugo. “Esto es una barbaridad de destrucción, un diseño del país que lo que hace es echar a la gente del entorno rural”, lo que produce una gestión del monte menos eficiente y mucho más propicia a la expansión de las llamas.

“La política real es que se trabaja para que la gente se vaya del campo y venga otro tipo de actores que invierte un dinero, pero no está en la zona ni le interesa que esté nada ordenado”. Es la política del Gobierno de Núñez Feijóo, con leyes como la de Fomento de Iniciativas Empresariales, apodada “Ley de Depredación de Galicia”, que fomenta la liberalización del suelo. Esta ley se vota este 17 de octubre en el Parlamento gallego a pesar de tener en contra a organizaciones ecologistas como Adega o Contraminacción y sindicatos como la CIG. 

Por todo ello, Cendán aboga por “recuperar las tierras de uso y suministro agrario; reducir el número de eucaliptos, dejarlos acotados a unas masas en determinados sitios pero con espacio agrario, y diversificar el monte. Es como si plantas en toda España maíz... al final habrá unas plagas que no se podrán gestionar, y aquí ya hay más terreno de eucalipto que superficie agraria”. Para conseguirlo llama a la sociedad a “obligar al Gobierno a cambiar sus políticas, porque tiene demasiados intereses y no lo va a hacer”. 

PLAN DE PREVENCIÓN Y PRECARIZACIÓN

Galicia no ha perdido a 436 efectivos para combatir incendios en las últimas dos semanas, sino cerca de mil: 436 contratados directamente por la Xunta y cerca de 500 de la empresa pública Seaga. Al finalizar la temporada de verano, el pasado 30 de septiembre, los 436 efectivos contratados por tres meses para la prevención de incendios eran cesados por la Xunta de Galicia. 
“Como la Xunta suele improvisar, no tuvo en cuenta que al ser contratados como trabajadores de tres meses obligatoriamente no se les podía prorrogar, cuando sabíamos que las condiciones climáticas seguían siendo adversas y se podía producir una oleada de incendios”, explica Sebastián Hernández, secretario de la Asociación Profesional do Servizo Público de Prevención e Defensa Contra Incendios Forestais da Xunta de Galicia (Apropiga).

Hernández denuncia que “hay una obvia precarización” en un dispositivo de prevención y lucha contra los incendios “fragmentado y privatizado”. Además de los trabajadores empleados directamente por la Xunta, hay otros 500 efectivos en 125 brigadas terrestres contratados por la empresa pública Seaga, que trabajan a través de una encomienda de gestión de la Xunta y que fueron cesados a lo largo de la primera semana de octubre.

“La Xunta improvisa, y sabiendo que se aproximaba una más que probable oleada de incendios, vuelve a recontratar, saltándose la propia ley, a los 436 trabajadores directos de la Xunta, que son principalmente vigilantes, emisoristas y conductores de autobomba, pero faltaban las brigadas de tierra, de Seaga, porque si no tienes quien apague los fuegos tirando manguera tienes un problema. Pero los llamaron tarde, algunos se incorporan hoy”, afirma.

Para el secretario de Apropiga, el problema es de “modelo global, de estructura” en la prevención de incendios en Galicia. Hernández denuncia que el plan de prevención de incendios que la Xunta aprueba anualmente “no se consensúa” con el sector asociativo ni con los profesionales, sino que se presenta en una mesa donde se hallan presentes los productores de madera, empresas y productores de montes y se entrega sin posibilidad de alegaciones. “No se produce una reflexión de lo que se hizo bien y lo que se hizo mal en años anteriores”, dice Hernández, que insiste en que “esta oleada de incendios no es sorpresiva”.

Los gobernantes “no abordan la raíz del problema, porque esto fue una improvisación y una chapuza”, afirma el portavoz de Apropiga. “El monte está quedando abandonado y cualquier política de prevención tiene que atender eso, y hace falta un modelo de prevención que sea eficaz y congruente, es necesario consensuar un modelo”, añade. 

LEY DE MONTES 
El 11 de octubre, con mayoría absoluta en el Senado, el PP votaba en contra de la tramitación de la Proposición de Ley presentada por Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea para modificar la Ley de Montes aprobada en 2015 y eliminar los supuestos que permiten la recalificación del suelo quemado.

Aunque esta ley prohíbe, en su artículo 50 —y al igual que la anterior legislación de 2006 a la que esta modificó—, “el cambio de uso forestal al menos durante 30 años” tras un incendio, sí incluye hasta cuatro supuestos que permiten a las comunidades autónomas el cambio de uso de los terrenos quemados, unos supuestos que abren la puerta a especular con los montes incendiados. Esta modificación fue aprobada en 2015, a pesar de las denuncias de los grupos ecologistas y los agentes forestales, con los votos a favor de PP, UPyD y UPN, la abstención del PSOE y los votos en contra del resto de partidos.

CAMBIO CLIMÁTICO

La Agencia Estatal de Meteorología ya lo había avisado en septiembre. Tras un verano especialmente caluroso —otra vez—, con una temperatura media de 24,7 grados, 1,6 por encima de la media estival (registrada en el periodo 1981-2010), el otoño iba ser a su vez “más cálido de lo habitual, sobre todo octubre y diciembre”, según indicaba el 20 de septiembre la portavoz de la Aemet, Ana Casals. 
Si ya había certezas, la hipótesis de que el cambio climático está afectando a Galicia especialmente se cobra ahora 146 argumentos más en forma de incendios solo este fin de semana. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio climático de la ONU dejó claro en sus últimos informes que el cambio de los registros iba a producir más incendios. Cada vez más grandes, más devastadores.

La Península Ibérica y el sur de Europa son, precisamente, las zonas más vulnerables, con Galicia en la zona cero. Muchos son los llamamientos que se han hecho para alertar de la situación desde hace años. 

Nadie puede decir que no había señales de lo que podía pasar, y está pasando. El informe Cambio climático, impactos y vulnerabilidad en Europa 2012 situaba ya hace cinco años al noroeste peninsular en una de las zonas del planeta más afectadas por el cambio climático, con ascensos de temperaturas medias que podían llegar a aumentos de 3,6 grados y un descenso muy acusado de las lluvias estivales. En concreto, un descenso pluviométrico superior al de la costa mediterránea española.

La consumación de esta hipótesis llegaba en forma de crónica negra este estío en Portugal. 64 personas murieron en apenas tres días debido a las llamas de un mes de junio que no dio tregua. Pero la cosa no acaba ahí: este domingo Portugal ha registrado el peor día de incendios en lo que va de año: 443 fuegos. Y al menos once muertos. Fallecidos a los que hay que sumar las cuatro personas que ya han muerto este fin de semana debido al fuego que arrasa Galicia. 

COMBUSTIBLE VEGETAL

El eucalipto es una especie muy inflamable que al dejar pasar mucha luz “fomenta un sotobosque abundante y muy combustible”, tal como explica el Informe La conflictividad de las plantaciones de eucalipto en España y Portugal, realizado por Greenpeace. Además, “los fragmentos de corteza desprendida que cuelgan del tronco o se acumulan en su base se convierten en pavesas que, arrastradas por el viento, dan lugar a nuevos focos que pueden hacer inútiles cortafuegos”, explican desde la organización ecologista.

Si la legalidad y la élite económica ya fomentan la propagación del eucalipto, la elevada capacidad de regeneración y colonización de este tipo de después de un incendio aumentan su expansión por el monte gallego, afectando a las especies autóctonas, más resistentes a las llamas. Una situación “de difícil retorno”, alertan desde Greenpeace."                (El Salto, 16/10/17)

20/10/17

Preguntas y respuestas sobre los incendios en Galicia: ¿Cuántos incendios hay?, ¿Quién o quiénes queman? ¿Por qué está ardiendo? Hay testimonios de personas ―mismo en programas de televisión― a las que les han ofrecido dinero por prender lumbre

"(...) ¿Cuántos incendios hay? 

Depende no de cómo se mire, sino de cómo se cuenten. El domingo se llegaron a producir alrededor de centenar y medio. Toda cifra que se pueda dar ahora no valdría a la hora en que ustedes lo lean. Según la información oficial (tengan presente lo de oficial) de la Consellería de Medio Rural, a las 10,30 del lunes, había 32 incendios activos, 17 de ellos en “situación 2” (peligro para bienes y personas), 4 estabilizados, 11 controlados y 5 extinguidos.

 Pero solo se contabilizan los de más de 20 hectáreas, es decir, los que cercaron Vigo, o los que se produjeron en plena ciudad que obligaron a desalojar 400 viviendas ―según el Ayuntamiento, estaban activos por la mañana 6 focos― no aparecen en la estadística.

 Por si no tienen claro cuánto son 20 hectáreas, en vez de pasarlo a la medida campo de fútbol, quizá sea más útil saber que hay distritos (la circunscripción de gestión forestal en Galicia. Hay 19) en los que pueden pasar veranos sin que se produzca ninguno de esa extensión. Depende del tipo de cultivo y de la ordenación territorial.

¿No son raros incendios en octubre?

En cuatro meses en Galicia puede crecer de todo, y pese a lo verde que pueda parecer, la maleza que se ha acumulado desde la primavera no tiene la humedad necesaria, y la tierra tampoco. Los manantiales no se abastecen. 

Estos días se ha dado el fatídico factor 30: más de 30º de calor, vientos de más de 30 kilómetros por hora y humedad de menos del 30%. O se han rozado: en Baiona, la madrugada del sábado una tuitera se escandalizaba de estar a 24º. No es el primer “otoño caliente”, nunca peor dicho, y si éste lo está siendo no es precisamente por sorpresa. 

¿Por qué arde Galicia?

La respuesta correcta es porque plantan fuego, pero eso intentaré contestárselo después. La pregunta tendría que ser también por qué arde/queman bosques en Portugal –de ahí importamos los incendios, según Alberto Núñez Feijóo― otras zonas de España, Italia, Grecia… 

A. Demasiado combustible. Galicia arde porque la vegetación es omnipresente y hay una enorme masa forestal. El 48% del territorio son bosques, que aportan el 45% de la producción española. Pero sobre todo porque el monte está a monte, como aquí se dice. Es decir, dejado no se sabe si de la mano de dios, pero desde luego sí de las del hombre.

La despoblación del rural, primero por la emigración a Europa y después a las ciudades, y más recientemente, por las directrices pactadas con la UE, hace que los jabalíes lleguen al entorno de las ciudades.

 Un terreno no habitado/cultivado arde más, porque vale menos y porque no hay gente para reducirlo en cuanto se produce. El hecho de que los cuatro fallecidos superasen los 70 años es revelador de quien queda en el campo, o en el entorno aldeano periurbano no residencial.

B. Los eucaliptos. Esta planta que trajo de Australia un benedictino de Tui en el XIX, con las mejores intenciones, es ahora el más abundante en los montes gallegos. Tanto que puebla el doble de la superficie que tenía en 1986, y no es que de cien hectáreas haya pasado a doscientas. Este árbol, un auténtico yonqui del agua, ocupa (recuerden el “ocupa”) 425.000 hectáreas de bosque. 

El Plan Forestal de Galicia, que data de 1992, establecía como previsión 245.000 hectáreas… para 2032. La responsable del área ha argumentado que era “una estimación”, no una obligación, y que la Xunta ya no promueve la plantación de eucaliptos desde hace dos décadas (hasta entonces, en algunos casos, desbrozaba el terreno y lo plantaba gratis et amore).

Desde 2012 (aquí viene el “ocupa”) la Ley de Montes sí prohíbe plantar eucaliptos en terreno agrícola, en los márgenes de los ríos, en la proximidad de las casas y limitaba su presencia en zonas de Red Natura y en áreas de especial interés paisajístico (un 10% del territorio). Pueden comprobar el cumplimiento de la ley en su propia casa, con Google Earth o incluso con Google Street.  

Lo malo del eucalipto es que no depende del ser humano para expandirse ―o sí, pero no de forma legal―. Es un un árbol pirófito o pirófilo, los que se ven beneficiados de alguna forma por el fuego. Es muy combustible, las llamas contribuyen a expandirlo, y sobre todo, eliminan la competencia. Por esa razón, pese a que uno de cada dos incendios en España se producen en Galicia, las autoridades se ufanan en asegurar que la superficie arbolada crece. Se encargan de ello las llamas. 

El eucalipto, pese a Fray Rosendo Salvado, el monje de Tui, era un árbol residual en Galicia, más propio de jardines y ornato urbano, hasta que en 1957 se plantó ―en todas las acepciones― la planta de Ence en plena ría de Pontevedra. ENCE es un grupo español que es el segundo productor mundial de pasta de celulosa y primer propietario de plantaciones de eucalipto de Europa.

 En su consejo de Administración está una exministra de Medio Ambiente (Isabel Tocino) y un exconselleiro del ramo (Carlos del Álamo). La factoría, condenada por diversas infracciones medioambientales (y eso que el olor no es delito ni falta), y advertida de traslado por diversas administraciones finalizaba su concesión en 2017.

 El pontevedrés Mariano Rajoy utilizó discrecionalmente sus poderes de presidente en funciones para renovársela. Para finalizar, a raíz de los incendios de Pedrogão, en los que murieron 64 personas al comienzo de este verano, el gobierno de Portugal estableció una moratoria en la plantación de eucaliptos. 

Inquirido al respecto sobre una medida similar, el presidente gallego, con su demostrada habilidad de soslayar el fondo de los asuntos, contestó que aquí no se podrían producir situaciones semejantes. Tomando buena nota, las celulosas portuguesas decidieron expandirse allende la frontera, Galicia y Zamora, sobre todo.

C. Lo demás. No solo arden eucaliptos, claro. También otras especies. Asimismo, el fuego ha sido un sistema de creación de pastos tradicional, pero ahora lo practican más los masais que los gallegos. Otra causa puede ser para que salgan a la luz los marcos.

 No los que traían los emigrantes en Alemania, la mayoría volatilizados en la privatización de las cajas, sino las piedras que dividen las propiedades, ya difícilmente indistinguibles de por sí, y que ahora están cubiertas de maleza. Si tienes unas propiedades y los árboles no te dejan ver sus límites, el fuego lo resuelve.

 Agotado lo antropológico (sobre todo porque hasta comienzos de los 70, que era cuando el campo estaba habitado, no se producían apenas incendios), queda el sospechoso número uno: el urbanismo. Quizá en otras partes, el interés por construir en Ancares o Xurés es, desgraciadamente nulo. La nueva normativa prohíbe la recalificación de terrenos quemados, excepto que antes del fuego fuesen objeto de planeamiento, entre otras excepciones. Y no todo lo que se construye se hace precisamente de forma legal, claro.

 Es más, en el informe de la fiscalía superior de Galicia de 2006 (el único intento serio de la justicia por establecer las causas de incendios, y que coincidió con el bipartito PSdeG-BNG), no solamente se concluía que la intencionalidad era inferior a la que se creía (del 87% se bajaba al 60%) y tampoco se descubrió que obedeciese a motivaciones económicas como madereras o urbanísticas. El fiscal, Carlos Varela, matizaba que, sin embargo, “no se descartaba que en un futuro puedan aparecer indicios de lo que hoy se descarta”.
 
¿Quién o quiénes queman?

Esta mañana telefoneé a mi aldea, la sede del clan, para ver cómo estaba la cosa. “Bien, de momento no ardió nada, aunque no se respira con la ceniza”, me contestó un vecino, “pero como venga ‘o tolo’ estamos arreglados”. No se refería a un “loco” concreto, sino a cualquiera que prendiese fuego. 

Cuando, con la confianza que dan las redes sociales, escribir algún reportaje desplazado, o la de, en alguna ocasión, ser miembro del Gobierno, se critica la presunta omertà que reina en el campo, se olvida que una cosa es presumir, o incluso saber con certeza, quien prende, y otras tener pruebas para acusar a alguien con el que te cruzas a diario.

 Sin esa traba, en Vigo señalaron a los ocupantes de una moto negra, cuya matrícula se facilitó en redes. Los dos motoristas pasaron por comisaría, hasta que se determinó que no tenían ninguna relación con los incendios que asolaban la ciudad.

El informe del fiscal Varela establecía que la mayoría de los incendiarios eran gente mayor, algunos con problemas de alcoholismo o inestabilidad mental. A mí me parece que esa sería la misma estadística que haría un león ―vamos, una leona― sobre las gacelas que caza: viejas, lisiadas… 

Es decir, es la estadística de aquellos a quien se pudo detener. Ancianos que no sopesaron el peligro a la hora de quemar rastrojos, o sus fuerzas para controlar el fuego (hay bastantes casos de muertes en ese momento), borrachos con el mechero alegre… Es más difícil detener a alguien que va plantando velas o artefactos incendiarios con retardo (basta con un cigarrillo, cerillas y cinta aislante) que no provocarán el fuego hasta que esté en su casa o en la taberna comentando la jugada.

Lo que parece claro es que, pirómanos y amantes del espectáculo de la extinción ―que los hay, y la difusión de imágenes los motiva―, lo lógico es que quien planta fuego lo haga por un beneficio económico, sea para sí o por encargo. La teoría del brigadista es la más extendida: lo importante es que no falte trabajo. 

Y en este sentido, hay fanboys de la autoridad que señalan a los cerca de 500 trabajadores antiincendios no renovados como los culpables de la proliferación (en este año, en todo caso, claro). Pero un brigadista cobra tanto si está en su casa como si está arriesgando el pellejo en un incendio. Y el contingente de trabajadores se fija en el plan anual, no depende de si arde más o menos (lo que no deja de tener su aquel, la verdad).

 Lo que sí es cierto es que han sido detenidos miembros de dispositivos antiincendios (uno este mes y algún otro en veranos anteriores).

No se saben (no se han dado a conocer), sin embargo, los motivos por lo que los incendiarios plantan fuego. Y hay testimonios de personas ―mismo en programas de televisión― a las que les han ofrecido dinero por prender lumbre. En el caso que me contaron, remuneración según resultados.
Quizá no sean precisamente los brigadistas los que más dependan de que haya fuego. 

Según contaban un agente forestal Xosé Arca y un miembro de una brigada helitransportada, David Iglesias a la web Quinteiro do Umia, hace años los trabajadores antiincendios estaban contratados por la Xunta, fijos que fuera de la temporada de fuegos, hacían trabajos de desbroce y limpieza, y otros discontinuos que reforzaban en la temporada de incendios. Cuando el bipartito, en 2005, adjudicó esos trabajos a Seaga.

 La vuelta del PP al poder supuso que los trabajos de prevención y extinción se fueran externalizando. “Yo tengo compañeros que antes tenían 40 obras [de limpieza y desbroce] en una comarca. Ahora no está abierta ninguna”, decía Arca.

 También que fuesen los ayuntamientos los que contratasen trabajadores, cada uno con los criterios que quiera, una fuente obvia de clientelismo en lugares donde las principales aportaciones del PIB son las pensiones de los viejos.

La parte del león del gasto no la llevan los hombres que combaten las llamas con apagafuegos. Los servicios aéreos también han sido progresivamente externalizados. El dispositivo de este año cuenta con 25 helicópteros (sobre 6.000 euros la hora). 

Y después está el aprovechamiento de lo ardido: la madera quemada tiene menos valor, pero lo tiene, y si está quemada, tiene que venderse sí o sí, con lo que una razón para incendiar también es remover el apalancamiento de los propietarios de bosques. O vendes o vendes (por menos).

Motivaciones las hay múltiples. Lo que parece más raro es que haya tramas organizadas (excepto que, además de estar muy bien organizadas, sean lo suficientemente extensas como para quemar Portugal, Galicia y Asturias, por no salir de la costa atlántica de Península). Lo de “los terroristas” lo dejamos para la parte política.

¿Gestión, politización?

El domingo a media tarde, twitter se llenaba de impotencia. Cientos de personas, sociedades, empresas, alertaban de incendios y pedían medios. El dispositivo que siempre se anuncia bombo y platillo al comienzo del verano resultó ser insuficiente. O ineficiente.

 “Los trabajos de prevención programados para el año 2017 todavía sin hacer, la mayoría de las casetas de vigilancia de incendios cerradas, las brigadas de extinción en casa o bajo mínimos, distritos con la mitad de los agentes forestales que había hace diez años...174 millones de euros en 2017 convierten a Galicia en el territorio de Europa que más dinero invierte en la extinción de incendios.

 ¿Dónde está la prevención? ¿Dónde el cuidado de nuestros montes? ¿Dónde entierran el dinero? Aviones, helicópteros, asistencias técnicas, el ejército, técnicos que hacen de emisoristas, aviones no tripulados, guardia civil a caballo, policía montada, multitud de cargos de libre designación con la administración forestal más politizada de la Unión Europea…” Este panorama lo pinta desde su whatsapp, desde Ourense, un trabajador forestal Xosé Santos Otero. 

Todas las fuentes sindicales del sector lamentan la inexistencia de un mando único, que produce una enorme descoordinación. “Una vez le pedimos agua para la motombomba a un camión cisterna de la UME [Unidad Militar de Emergencia]. Se lo tenían que consultar a un mando, y este a otro… Acabábamos antes yendo a cargar al río”, contaba el agente Xosé Arca. La situación de descontrol, y no solo por la gente luchando con sus propios medios, recuerda enormemente otro fiasco del Estado: el Prestige. 

Lo recuerda porque, además de la gestión, la información es otro caballo de batalla. La innovación comunicativa de Feijóo fue sustituir la información en tiempo real de todos los fuegos activos por la difusión, intermitente, de los incendios que únicamente superasen las 20 hectáreas. Así el ciudadano no se sobresalta sin necesidad.

 Sin embargo, cuando pasa lo del domingo, el ciudadano pasa a ser advertido por todos los medios públicos y concertados que “Galicia sufre un ataque mortal de los terroristas que queman el monte”. En esas informaciones, que una de las dos autovías de acceso a Galicia tuviese que ser cortada, con vehículos atrapados en túneles, tenía misma relevancia tipográfica o de tiempo que la polémica por dos desafortunados tuits de Pablo Echenique y Albano Dante Fachin. Menos mal que están las hemerotecas. 

 “Es indigno culpar de los fuegos a la sociedad civil” y “Con nosotros no moría gente en los incendios, y con ellos, cuatro personas”. Lo decía Alberto Núñez Feijóo, jefe de la oposición, en 2006."                     (Xosé Manuel Pereiro  , CTXT, 16/10/ 17)

19/10/17

Vigo arde. Milleiros de persoas reviven o NUNCA MÁIS aos lumes...

"Coches circulando por las calles en las que se reúnen decenas de vecinos asustados. Manos a la cabeza, llamadas de teléfono urgentes y expresiones que mezclan el asombro con el miedo. De fondo, tras vallas publicitarias y carteles de tráfico, el resplandor de las llamas y el humo expandiéndose: el fuego llegó en la noche del domingo hasta el centro de Vigo.

Las escenas habituales de los incendios forestales se reproducen en las calles de una gran ciudad, con los vecinos organizándose para paliar en la medida de lo posible los destructivos efectos de las llamas. La Universidad de Vigo decidió ayer cancelar la actividad del lunes ante la gravedad de la crisis. (...)"                    (El País, 16/10/17)

"(...) E o certo é que foron milleiros de persoas as que este luns saíron nos municipios galegos e cidades como Madrid e Barcelona contra a xestión da Xunta durante a vaga de incendiose para clamar: 'Lume, nunca máis'. Milleiros de voces que pediron que Galicia manteña o seu "verdor cinguido" e os seus "verdes castros" pero con novas políticas forestais.

As sete cidades galegas, así como diversos municipios como Nigrán, Monforte, Carballo e Verín contaron con actos de repulsa contra os incendios que arrasan Galicia, con berros nos que se esixiu a "dimisión" do presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

En Vigo (fotogalería da manifestación), máis de 5.000 persoas –algunhas fontes falan de ata 10.000-- concentráronse en defensa dos montes galegos --fronte ao Museo Marco en Cálea Príncipe-- e para mostrar o seu rexeitamento á política forestal da Xunta e "os recortes" do Goberno de Núñez Feijóo en materia de prevención de incendios. Entre outros, asistiron a portavoz nacional do BNG, Ana Pontón; a deputada de En Marea no Congreso Alexandra Fernández e o secretario xeral de CC.OO., Ramón Sarmiento.

Os participantes, ademais das peticións de dimisión de Feijóo e da conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, cargaron contra a "eucaliptización" de Galicia. Tamén se escoitaron emas de apoio ao pobo de Portugal afectado nestes días por unha vaga de incendios do mesmo xeito que Galicia.

Santiago

En Santiago, centos de persoas concentráronse na Praza do Toural a partir das 20,00 horas --convocados por 'Lume, nunca máis'--- contra a xestión realizada e a falta da política de prevención da Xunta, nunha marcha que encheu logo a Praza da Quintana. Participantes falan de 10.000 persoas. 

A marcha estivo apoiada por diversos representantes políticos como o líder do PSdeG, Gonzalo Caballero; o portavoz parlamentario de En Marea; Luís Villares; o alcalde de Santiago, Martiño Noriega; e o portavoz municipal do BNG, Rubén Cela, entre outros.

Os manifestantes saíron en marcha polas rúas de Compostela tras unha pancarta na que se lía 'Lume, nunca máis'. Durante a protesta escoitáronse consignas como "A prevención é a solución", "Con este goberno estamos no inferno" e "Detrás do incendiarios hai un empresario".

Ourense

En Ourense, máis de 4.000 persoa berraron contra a "incompentencia" e "Feijóo, dimisión" nun percorrido entre a Subdelegación da Xunta e o edificio da Consellería de Medio Rural. Asubíos e carteis nos que se podía ler "Abandonados entre as chamas, non máis lumes" protagonizaron a xornada. O actor Fernando Dacosta leu o manifesto final.

En Nigrán

En Nigrán, varios centos de persoas acudiron ao paseo da Ramallosa para participar na concentración que culminou coa lectura dun manifesto por parte dun portavoz da Organización Galega de Comunidades de Montes. A lectura finalizou cun aplauso e ao berro de 'Lume, nunca máis, Feijóo dimisión'. Entre os asistentes estaban a presidenta da Deputación de Pontevedra, Carmela Silva; o deputado do BNG Luís Bará; o alcalde de Nigrán, Juan González, e concelleiros e veciños de Val Miñor.

O alcalde de Nigrán, Juan González, trasladou a Europa Press que a xente pasou "moito medo" e "está moi indignada" coa situación dada estes días na provincia de Pontevedra. Dixo que en Nigrán "non se recibiu "ningunha axuda externa" a pesar de que pediron medios humanos e aéreos. Acto seguido, puxo en valor a actuación dos medios propios e aos veciños que "loitaron contra o lume coma se fosen brigadistas".

A presidenta da Deputación, Carmela, Silva, coincidiu en que "é necesario reflexionar conxuntamente", pois aínda que admitiu que este fin de semana deuse "a treboada perfecta", hai que coidar dos montes. Así, avogou por implantar "un modelo de planificación e previsión". Tras iso, trasladou o seu "agarimo" aos achegados dos veciños de Nigrán falecidos.  (...)

Contra o abandono do rural

No manifesto elaborado para as concentracións deste luns, as organizacións convocantes trasladaron que lamentan profundamente "as situacións caóticas que causaron a morte de persoas que se viron atrapadas polos lumes descontrolados", e achacaron o ocorrido a "as políticas de abandono do rural do PP".

Así mesmo, culparon a "a ausencia de políticas de promoción da multifuncionalidad e dos valores ambientais e patrimoniais do monte", así como "á política forestal exclusivamente productivista". Ademais, rexeitaron a versión da Xunta, "responsabilizando desta catástrofe ás autoridades de Portugal", e remarcaron que "o máis grave é pretender eludir responsabilidades atribuíndo os lumes ao terrorismo incendiario". "Terrorista é quen permite unha ordenación do territorio e unha política forestal que favorece que o noso país arde", sosteñen.

Finalmente, criticaron a falta de previsión, organización e medios, á vez que subliñaron que "é indignante" a "ausencia" informativa dos medios de comunicación públicos galegos, "sen dar sequera información das alertas".                    (Galicia Confidencial, 16/10/17)

18/10/17

Galicia arde. Sequía, irresponsables, especuladores y piromanos... algunos se van ahora a beneficiar de la aprobación de una ley que permite recalificar suelo quemado, una ley mucho más peligrosa que un año de sequía...

"Galicia arde indefensa a manos de pirómanos y especuladores del cemento y el eucalipto. 

Desde el gobierno de la Xunta de Galicia se pretende dar a entender que los incendios son algo inevitable, un fenómeno de la naturaleza, pero no es cierto, Galicia arde porque un gobierno irresponsable ha decidido recortar en medios y hacer leyes a medida de especuladores sin escrúpulos. 

Los intereses oscuros de algunos se van ahora a beneficiar de la aprobación de una ley que permite recalificar suelo quemado, una ley que es mucho más peligrosa para los montes gallegos que todo un año de sequía. 

Dice el señor Feijoo que Galicia arde porque el suelo está muy seco, alguien debería decirle a esta lumbrera que esto suele pasar en verano, que todo el mundo sabe que en temporada de lluvia, que en Galicia es casi todo el año, va a ser complicado que suframos una ola de incendios.

 Y Feijoo dice semejante tontería sin ponerse colorado, al más puro estilo George W. Bush que en sus tiempos como inefable presidente de Estados Unidos defendió públicamente que el mejor modo de evitar incendios era cortar los árboles. 

No creo en las coincidencias, como que esta ola de incendios coincida con la aprobación de esta ley que el PP se sacó de la manga que va permitir recalificar en suelo quemado. 

Es importante tener memoria histórica, también cuando hablamos de incendios en Galicia. En los últimos días de julio de 2006, hace ahora diez años, Galicia estaba a punto de enfrentarse a la que acabó siendo peor ola de incendios en dos décadas.

 Aquel verano ardieron en los montes gallegos casi 100.000 hectáreas en unos 7.000 incendios y en una pésima primera quincena de agosto llegaron a estar activos casi dos centenares de focos al mismo tiempo, muchos de ellos próximos a las principales ciudades y vías de comunicación e incluso en el entorno de la residencia oficial del presidente de la Xunta. 

Los incendios de aquellas dos semanas largas, que habían provocado además la muerte de cuatro personas, dieron lugar a una fortísima controversia política entre la Xunta y el que entonces era único partido de la oposición, el PP. 

En las siguientes semanas de rifirrafe partidario e institucional había llegado a salir a la luz que una parte de la dirección de los populares gallegos había instado a sus alcaldes a boicotear el dispositivo contra incendios de la Xunta mediante la obstaculización de la puesta en marcha de las brigadas municipales. 

Han pasado diez años del boicot del PP a las brigadas contraincendios del entonces gobierno de la Xunta, pero el PP popular ha seguido con su política de desmantelar y precariezar cada vez más estas brigadas fundamentales en la prevención y lucha contra los incendios forestales. 

El colectivo de brigadistas es en gran parte un grupo de trabajadores de carácter vocacional, que forman parte de una empresa pública que ha pasado en los últimos años de 2000 trabajadores a los 500 actuales, y que después de diez años continúan sin tener ni tan siquiera un convenio colectivo. 

La Xunta de Galicia apuesta en este caso, como en el caso del servicio de bomberos, por privatizar salvajemente estos servicios básicos para la ciudadanía, entregando la concesión a empresas privadas y desviando fondos que deberían ser investidos en obra pública. 

Este modelo de espolio y mercadeo con lo público conlleva entre otras cosas una descoordinación evidente y una operatividad ineficiente, lo lógico sería que este servicio formase parte de un cuerpo único y coordinado a nivel autonómico. 

Una ley de suelo irresponsable y temeraria, unida a privatización salvaje de los servicios contra incendios, sumada a la descoordinación, al drástico recorte de plantilla de las brigadas contra incendios, a la falta de medios, al trabajo en precario, son la suma de factores que nos da el resultado de una Galicia en llamas, que arde por sus cuatro costados, no es la sequía la causa de este drama señor Feijoo, es usted y su mal gobierno."                (André Abeledo Fernández , Rebelión, 16/10/17)


"Un año después de aprobarse la Ley de Montes, España sometida a las llamas.

Poco más de un año ha pasado desde que el Gobierno de Mariano Rajoy, por entonces sin estar en funciones, reformase la Ley de Montes entre duras críticas por eliminar la limitación de 30 años que hasta entonces debían pasar para permitirse la recalificación de un terreno quemado. Una modificación que, se apuntó, avivaría los incendios.

Ya en 2015 los hechos vinieron a demostrar que quienes pensaban así no andaban muy confundidos. Este verano parece ratificarse el temor, y el alto número de incendios por toda España hace que ecologistas y afectados vuelvan a poner su mirada en la ley.

Lo que dice una reforma conflictiva

En concreto, lo que la actual Ley de Montes, que regula el 54% de la superficie de España, recoge es que “con carácter excepcional” las Comunidades Autónomas podrán cambiar mediante una ley el uso que se le da los terrenos calcinados “cuando concurran razones imperiosas de interés público de primer orden”, siempre que se adopten medidas para recuperar una superficie forestal equivalente a la que se hubiese quemado.

Desde las organizaciones ecologías, y los propios agentes forestales, denunciaron que esta reforma apostaba por los intereses privados frente a los públicos. Y se señaló como ya se habían hecho movimientos similares desde el Gobierno del Partido Popular con otras leyes como la de Costas y la de Parques Nacionales. (...)"               (El Plural, 12/08/16)


"Las comunidades autónomas podrán recalificar los terrenos tras un fuego. 

El PP aprueba la reforma que permite cambiar el uso de los suelos forestales afectados por incendios cuando existan razones de "interés público".

 El PP ha aprobado definitivamente este miércoles en el Congreso la reforma de la Ley de Montes. Entre los cambios está la posibilidad de que las autonomías recalifiquen zonas forestales quemadas "cuando concurran razones imperiosas de interés público de primer orden". El PSOE ha considerado que así se favorece la "especulación" y el PP ha acusado a la oposición de "confundir a la opinión pública"; recuerda que solo es una salvedad, pero sigue prohibido construir durante 30 años en áreas quemadas. (...)"                     (El País, 08/08/15)

17/10/17

“El pueblo salvando al pueblo”: así ayudan en los incendios los vecinos de Galicia

"(...) Así se han estado organizando los vecinos de las zonas afectadas durante la noche del domingo, organizando cadenas humanas para pasar agua y apagar los focos. En Vigo, decenas de vecinos lograron apagar un pequeño fuego en el Monte de O Castro, en pleno dentro de la ciudad. Aunque más tarde llegaron los Bomberos, gracias a esta acción ciudadana ya se había conseguido controlar las llamas.

 
Ayer atacaron mi y vi al pueblo defenderla.
Sin banderas en balcones ... con cubos en las manos

 
Brigadas contraincendios rúa Florida. Abrindo bocas rega. Cadea humana, marea negra. Seguindo instrucións d protección civil

 Felipe Carnotto @FelipeCarnotto
 
Cadena humana en Valladares

“Tengo una cama libre”

Las redes sociales también se han volcado con Galicia. Muchos usuarios de Twitter han publicado consejos a tener en cuenta a la hora de ser evacuados durante los incendios o incluso han ofrecido su casa a quien necesitara un lugar donde dormir.

 
Si por cualquier cosa alguien no ha podido volver a su casa y ha acabado en Santiago, yo tengo una cama y puedo acoger dos personas. Sois bienvenidos.

 El Tirachinas @eltirachinas1
 
si alguien necesita dormir en vigo ofrezco cama. Tenéis mi apoyo. Ánimos a todos

Hoteles para afectados

Varios hoteles de la zona y otros locales han ofrecido gratis sus habitaciones e instalaciones para los afectados.

 
Habitaciones en el HOTEL CRISTALEIRO de forma solidaria. Si alguien esta interesado que lo comunique por privado o en el teléfono 986369017.


El Hotel Atlántico pone a disposición sus habitaciones de manera gratuita para ayudar a las familias que han sido desalojadas durante el día de hoy debido a los fatídicos incendios que sacuden nuestros montes.
Los afectados pueden llamar a este número para más información.

Servicios de taxi

Radio Taxi ofreció la noche de ayer trayectos gratuitos “para realizar las evacuaciones necesarias”.


Central Radio Taxi 986470000 Vigo
hace 14 horas
Informamos a todos los compañeros que tras las conversaciones mantenidas con las autoridades del Concello de Vigo por la situación de alerta por incendio que está sufriendo las parroquias del nuestra ciudad, hemos ofrecido nuestra total disponibilidad y ha sido recibida con agrado para realizar las evacuaciones necesarias de nuestros vecinos altruistamente. Por el día y hora que es, en caso necesario de necesitar más compañeros en la calle os enviaríamos un aviso por este mismo medio. Asimismo todos los vecinos que estén afectados y que necesiten un taxi podrán solicitarlo en Central Radio Taxi 986 470 000 e indicar de su situación a nuestras operadoras.

Ayuda para los animales

El traslado de animales está siendo una labor complicada. Algunos veterinarios también prestaban su ayuda para ello, así como refugio a las personas que lo necesitaran.

 También el club hípico Cemar daba la posibilidad de alojar animales en sus instalaciones.

Elena Nuñez Prieto
‼️‼️‼️Desde el club hípico Cemar queremos ofrecer sin ánimo de lucro a todo aquel que necesite, debido a tanto incendio como hay, la posibilidad de alojar a sus animales en nuestras instalaciones. Para más información llamar al telf. 629954377.‼️‼️

Clinica Veterinaria San Miguel
hace 13 horas
De parte de todo nuestro equipo veterinario la clínica veterinaria San Miguel esta dispuesta a ayudar en todo lo que sea necesario para ayudar a todos los animales afectados por los terribles incendios. Podemos ayudar en los traslados a cualquier protectora o persona que lo nececite ,además de dar refugio a los animales que lo necesiten .Pueden ponerse en contaco con nosotros en los siguientes teléfonos
659880927
986555678"                 (El Confidencial, 16/10/17)

16/10/17

As antigas caixas galegas venderon propiedades a directivos e ás súas familias por 1,5 millóns de euros

"A intensísima axenda política ligado ao proceso soberanista catalán deixou nas últimas semanas nun plano aínda máis secundario do habitual a actividade parlamentaria galega e, moito máis aínda, os traballos da aparentemente durmida comisión de investigación sobre a fusión de Caixanova e Caixa Galicia, o nacemento e rescate de Novacaixagalicia e as indemnizacións millonarias que levaron ao cárcere a algúns dos seus ex-directivos.  

Entre os múltiples atrancos que está a atopar este órgano parlamentario figuran as negativas de diferentes institucións a achegar documentación abeirándose en motivos como a protección de datos. Malia todo, entre parálise e silencios si transcenden, a pingas, algúns datos elocuentes. O último, o valor dos activos das caixas que foron mercados polos ex-directivos ou as súas familias.

Como adiantou Praza.gal, o pasado xuño a entidade nada dos restos das antigas caixas tras a compra de Novagalicia Banco por parte do venezolano Banesco, Abanca, respondeu ao requerimento de información formulado dende o Parlamento indicando que, por mor da lexislación en materia de confidencialidade bancaria e protección de datos, non podía achegar a maior parte dos documentos e información incorporaros ao novo plan de traballo a comisión a petición do BNG.

 Tratábase de coñecer "toda a documentación relativa á indemnización" do que fora director xeral de Caixa Galicia, José Luis Méndez, ao abandonar a entidade xusto antes da fusión, compensación que se estima nuns 18 millóns de euros. O Bloque pedía ademais unha lista de "bens e activos" cedidos ou vendidos a directivos e ás súas familias.

 Tras aquela primeira negativa a comisión de investigación, tras consultar cos Servizos Xurídicos do Parlamento, acordou reiterar a petición de información a Abanca, suxerindo que "disocie da información pedida inicialmente" os "datos persoais sensibles", para poder achegar ao lexislativo todo o que legalmente non sexa confidencial. 

A carta asinada polo presidente da Cámara, Miguel Santalices, o pasado 20 de xullo foi respondida o 5 de setembro polo conselleiro delegado de Abanca, Francisco Botas, e entrou formalmente no Parlamento este 10 de outubro. Nela Botas reitera que, aínda coas cautelas suxeridas polos letrados parlamentarios, a lei de protección de datos "impide achegar informa

As "mesmas" prohibicións desa lei e mais da lexislación bancaria estatal, agrega, "tamén nos impide achegar á comisión de investigación" a "información de carácter persoal relativa á venda ou cesión de activos aos membros dos comités de dirección das extintas caixas de aforro galegas ou aos seus familiares".

 Isto é, proporcionar ao órgano parlamentario que indaga na fin das caixas unha lista dos produtos financeiros, propiedades inmobiliarias ou calquera outro activo que Caixanova, Caixa Galicia ou Novacaixagalicia decidiron poñer nas mans dos seus directivos ou parentela destes, así como o importe destas vendas ou as razóns das cesións, en caso de existiren.

Neste restritivo marco Abanca agrega que, "sen prexuízo" do cumprimento dos límites legais, a entidade ten a "vontade" de "ofrecer a máxima colaboración" á comisión de investigación. E por iso, "en atención á suxestión" dos letrados, si accede a revelar o devandito importe global.

 "Segundo a documentación á que puidemos ter acceso nos arquivos das antigas caixas de aforro galegas, o importe das operacións de venda de activos de devanditas entidades aos membros dos comités de dirección das mesmas ou aos seus familiares ata o terceiro grao de consanguineirade ou afinidade, realizadas dende o 1 de xaneiro de 2004, ascende á suma total de 1.528.201 euros", conclúe o documento.

Fica así constatado, daquela, que activos das caixas si foron vendidos a directivos ou as súas familias. No entanto, a comisión non conseguirá -cando menos por esta vía-, aclarar un dos aspectos máis controvertidos dos saídos á luz tras a fin das caixas, a denuncia feita pública pola CIG tras recibir ampla documentación sobre supostas vendas irregulares de inmobles da Corporación Caixa Galicia a Rosa Pascual, esposa de José Luis Méndez, por baixo do seu prezo de taxación, segundo advertira o sindicato en 2014.

 Méndez non tivo que acudir a comparecer de novo ao Parlamento para responder ante esas acusacións porque o PP se negou a incorporar novas comparecencias á comisión."              (Praza Pública, 13/10/17)

13/10/17

Primeira empresa que se traslada de Cataluña a Galicia pola “situación de inseguridade”

"O grupo construtor Copasa acordou trasladar a Santiago de Compostela a sede da súa filial de medioambiente Pesa, ata agora situada en Barcelona, segundo informou a empresa.

Copasa atribúe esta medida á "situación de inseguridade xurídica, financeira e normativa aberta en Cataluña" e ao seu obxectivo de "garantir o pleno desenvolvemento da actividade da empresa a todos os niveis nun marco estable e sen incertezas".

O grupo Copasa, que ten a súa sede social en Ourense, garante que o traslado do domicilio da filial "non implica alteración ou cambio algún nas condicións ou na prestación dos servizos das diferentes liñas de negocio nas que opera a firma, tanto en Cataluña como no resto de mercados".

"De feito, a principal oficina operativa de Pesa, situada en Sant Cugat del Vallés, manterá a súa actividade e o seu persoal", garante a compañía nun comunicado.

Con esta decisión, Copasa convértese na primeira empresa que opta por Galicia para mover unha das sedes da súa empresa de Barcelona.

Pesa (a antiga Passavant España) dedícase ao deseño, construción e operación de instalacións de tratamento integral da auga. A firma acometeu, entre outros, proxectos como as depuradoras das fábruicas de Danone en España ou nos centros de produción de Seat en Martorell.

A firma ten sede en Barcelona porque se constituíu nesta cidade en 1987 como filial da empresa alemá Passavant Werke. En decembro de 2006, Copasa adquiriu o 55% do seu capital e seis anos despois, o grupo que preside José Luís Suárez exerceu o seu dereito de compra do 45% do capital restante, entón en mans do grupo alemán Bilfinger."               (Galicia Confidencial, 09/10/17)

11/10/17

U.D. Ourense: un club que si é popular

"Unha débeda de máis de 2,5 millóns de euros, pagos pendentes de máis de 160.000 euros con antigos xogadores, e o incumprimento do concurso de acredores de 2006 condenaron un equipo que botou 13 tempadas en Segunda e que a piques estivo de eliminar ao FC Barcelona da Copa do Rei no 2000. Méritos xordos.

De entre as tebras xurdiu unha alternativa para non deixar sen fútbol o ourensanismo. A Plataforma SOS Ourense, que convocara manifestacións e presentara alternativas para evitar a desaparición, inscribía o 4 de xullo de 2014 a Unión Deportiva Ourense. A finais dese verán comezaba a competir. 

Facíao no chanzo máis baixo do fútbol galego, a Terceira Autonómica, cando ata hai uns meses a cidade vivía fútbol de Segunda B. A UD Ourense vén de acadar o seu obxectivo fundamental, chegar a Preferente, logo de tres ascensos consecutivos. Con máis de 1.300 socios e 14 equipos de fútbol base é xa o equipo máis representativo da cidade. Éo cun modelo sostible, onde o afeccionado é o gobernante.

“Aínda hai hoxe xente que agarda un tropezo para poder dicirche: ‘Xa cho dicía eu’, pero vano ter difícil”. “Xa non hai ningunha dúbida sobre que o Ourense somos nós, esa fase está máis que superada”. “Imposible facer unha valoración máis positiva destes tres anos, sobre todo co nivel de implicación da xente”.

 Estes tres testemuños correspóndense con tres piares do proxecto: Diego Soto, xogador e un dos capitáns da UD Ourense; Rubén Conde, secretario e directivo; e Modesto García, presidente da entidade, “cargos puramente testemuñais, pois non vemos un duro polo que facemos. Nin queremos que sexa así”, indican.

Fútbol popular: un raio que non cesa

O equipo ourensán é unha pola máis dun movemento coñecido como fútbol popular, baseado no principio de ‘un socio, un voto’, cunha ducia de exemplos. O decano estatal, o Atlético Club de Socios (2007), nace froito do descontento de seareiros do Atlético de Madrid coa xestión da familia Gil.
 Toman o exemplo do AFC Wimbledon (2002), e do FC United of Manchester (2005), os primeiros en explorar esta vía. Dentro deste grupo tamén hai exemplos coma os da UDO, nacidos trala desaparición dun histórico. É o caso de Unionistas de Salamanca (2013), fundado en homenaxe á UD Salamanca, ou a SD Logroñés (2009), fundada por afeccionados do CD Logroñés. Neste último caso, o equipo compite coa UD Logroñés, unha SAD fundada paralelamente. Algo semellante ocorre co Xerez Deportivo FC (2013), que aínda convive co Xerez CD SAD. 
Despois está o CAP Ciudad de Murcia (2010), erixido por seguidores do Ciudad de Murcia; o FC Tarraco (2012), sen ningunha filiación por outro club; o Avilés Stadium (2015), nacido da crise do Real Avilés; o CFP Orihuela Deportiva (2016); e a UD Aspense (2016), que ocupa o baleiro deixado polo club que desapareceu en 1998. Xunto con este crecemento paulatino, o fútbol popular fixo fronte este ano a unha baixa, a do CD Palencia Balompie, nacido en 2011 como continuador do CF Palencia, pero que co ascenso a Segunda División caeu en mans dun grupo inversor.

 O último desatino ocorreu o 23 de novembro. O novo presidente Javier Rodríguez e os seus achegados aprobaban a conversión en SAD (sociedade anónima deportiva) do club popular, algo que os propios estatutos prohibían. O cambio quedou anulado pola xustiza en decembro e agora os socios loitan por recuperar o seu mando.

Nada sen eles, os ex do CD Ourense

Un dos factores diferenciais da UD Ourense foi contar dende o comezo co apoio dos ex xogadores do CD Ourense. “Algún levaba catro ou cinco anos sen xogar e volveu ao campo por este equipo, porque o sentía seu”, lembra o presidente, que pon os exemplos de Victor Arias, Adolfo Domínguez Cendón ou Ramón Dacosta.
 Pero se os tres protagonistas deste relato teñen que dar un nome este é o de Antonio Dacosta, o adestrador das tres primeiras tempadas da historia da UD Ourense, ex do Deportivo, que chegara a xogar co Mallorca en Primeira, “e que cubriu a xogadores como Maradona”. 
Antonio Dacosta foi unha das persoas que sentiu máis fondo a perda do CD Ourense: “A débeda do club era asumible, había solucións… Pero hai que mirar ao feito e ao futuro. O fútbol non é so negocio e traer e levar xogadores dun lado para outro. Por iso eu me involucrei neste proxecto dende o inicio. E a experiencia ten sido moi positiva, malia que as veces sentísemos en carne propia como nos negaban axudas, campos…”. 

Logo de ascender a Preferente, Dacosta pode abandonar un club “imposible de entender sen este apelido ou o de Currás”, segundo lembra Rubén Conde. Tito Currás é central da UD Ourense e Fernando, xogador do CD Ourense dos 90 e 2000, coordina a base. Cristian Dacosta é un dos artilleiros unionistas.

O último en unirse foi Rubén Durán, que pasou de xogar en Segunda B co Marbella a Primeira Autonómica. “Isto é algo que só pode pasar nun club como a UD Ourense. Que alguén teña ofertas profesionais, pero que escolla volver á casa. O que pensou que viña aquí a marcar goles e facer florituras trabucouse.

 Foi todo esforzo”, sinala Soto, quen indica que neste equipo as personalidades dilúense. “Eu mesmo decidín dar un paso ao lado esta tempada. Foi frustrante porque vía que aínda que quixese, non podía achegar no campo. Pero o equipo está por riba de calquera xogador”, sinala o capitán, que o ano que vén comezará a adestrar na base da UDO, logo de anunciar a súa retirada.

A dura tarefa de tecer o músculo futuro

Na canteira é onde o equipo das Burgas quere dar un paso adiante. Na actualidade conta con 14 conxuntos, pero quédalles moito por facer: “Teñen que ser o músculo do futuro, pero agora mesmo están lonxe de selo. Só van os primeiros pasos”, asevera Soto, que sabe que “non hai cousa que máis lle guste a un seareiro que ter xogadores cos que se vexa representado no campo”.

O aluguer dos terreos para que os mozos xoguen é unha das partidas máis custosas para a UDO. “Na cidade hai unha enorme escaseza de campos, tendo en conta o número de licenzas. Nós alugamos os Salesianos (o ano pasado pagaron 12.680 euros ao colexio ourensán), e aproveitamos os poucos campos públicos que nos ceden”, explica o presidente. Este destaca o papel que esta tempada xogaron algúns canteiráns, coma o central Diego Pousa.

 A todos estes xogadores hai que sumarlles os dous equipos do Jinshajiang Road Primary School, un colexio de Shangai que leva as cores e viste a camiseta unionista por iniciativa do seu adestrador, o tamén ex ourensanista Cote Iglesias.

Malia as lesións, a UDO asegurou a segunda praza —só se viu superado polo Bande—, a falta de varias xornadas para o remate da Primera Autonómica, o que lles permite o cambio de categoría. Fíxoo diante de case 1.500 seareiros no Couto, “o templo do fútbol ourensán”. Os xogadores ergueron as bandeiras do extinto equipo e soaron os acordes do seu himno nun estadio polo que loitaron. O primeiro partido no que fora o campo do CD Ourense foi o 21 de decembro de 2014 (comezaron nos Remedios), diante do Palmés. “Había 2.000 persoas nun partido de Terceira Autonómica. Foi incrible”, rememora Modesto García.

O fútbol estatal como meta fundamental

Tamén no Couto xoga o Ourense CF SAD, nome que adoptou o Ponte Ourense CF SAD logo de confirmarse a desaparición dos vermellos, nun intento por ocupar o espazo que este deixaba. “En todas as películas ten que haber un malo. En parte estámoslle agradecidos”, sinala o máximo dirixente da UDO. 

O equipo do barrio da Ponte militou esta campaña en Preferente, cunha asistencia aos seus partidos que apenas sobrepasa o cento de afeccionados, nun estadio con capacidade para 6.000. Nos seus comezos, o equipo popular recibiu unha oferta da SAD ourensá. Tamén houbo contactos para fusionarse co Covadonga, o decano da cidade, que daquela militaba en Primeira Rexional. Con isto buscábase que puidera partir dunha categoría máis alta. “Con perspectiva, ir pola nosa conta foi o mellor que puidemos facer”, aclara o secretario.
 
“Unha das grandes virtudes deste club é a súa independencia. Para ben ou para mal, o que vaia pasar é cousa dos seus socios”, defende Soto. En xuño de 2016 a UD Ourense aprobou un presuposto —cumprirán tres anos de superavit—, do que tan só o 15% se correspondía con subvencións, cando a SAD chegara a depender case un 70% destas axudas.

 “E aínda temos sen cobrar as de 2016. O idóneo é que a porcentaxe fose do 30%, por respeto á masa social que representamos. Xa que deixaron morrer o CD Ourense, que polo menos agora non afoguen a UDO”, argumenta Modesto García. Co salto a Preferente, as obrigas do ascenso directo reláxanse. “Agora o reto é ser o equipo da provincia para chegar a Terceira o antes posible e devolver á cidade a onde, como mínimo, debe estar: unha categoría estatal”, sentencian.


ELAS TAMÉN XOGAN E GAÑAN
O seareiro da UD Ourense ten que multiplicarse. Aos partidos do conxunto masculino engadiu á axenda, dende a temporada 2015/2016, os do equipo feminino. A UDO Féminas arrancou en Segunda Autonómica para que as rapazas da cidade e da provincia puideran xogar a fútbol once, logo da desaparición do veciño UD Barbadás. Helena Ferreiro foi unha das compoñentes daquel conxunto ao que, igual que o CD Ourense, deixaron morrer. 

Agora exerce de centrocampista dun dos núcleos punteiros da Primeira División galega que, ás ordes de Rubén García, acadou o ascenso no seu primeiro ano de vida. “Na UDO todo o que vexo é ilusión. A do masculino transmítese a nós. E pola actitude do presidente, dos directivos e dos socios, somos conscientes de que hai unha aposta decidida por nós. Iso dános confianza”, comenta a xogadora. 

O club ourensán impulsou o ano pasado a creación da primeira Copa Diputación contra o Rúa no Couto, que se adxudicaron as locais. Dentro do fútbol popular, a SD Logroñés, o CAP Ciudad de Murcia e o FC Tarraco tamén teñen seccións femininas na súa estrutura. 

“É unha marabilla velas xogar. É un orgullo que leven o noso nome por toda Galiza, e aínda máis, sendo o único equipo feminino da cidade”, sostén o presidente da UDO Modesto García, nun xuízo tamén compartido polo directivo e secretario Rubén Conde. Este lembra que as rapazas sofren tamén o calvario dos campos e teñen que xogar en Velle, a varios quilómetros do centro de Ourense, o que dificulta o desprazamento dos socios. 

Helena comezou con 13 anos nos infantís do Celanova, que daquela eran mixtos. Tito Currás, capitán da UD Ourense, foi o seu primeiro adestrador. Pero como tantas outras cativas, tivo que mudar o seu rumbo. “A partir dos 14, as nenas non poden xogar con eles. Ou ben pasan a estar coas maiores ou optan, como moitas de nós, polo fútbol sala”, lembra quen foi xogadora do Cidade das Burgas, nunha cidade na que o futsal ten a supremacía. Xa con 18 consegue facerse un oco no fútbol once no Barbadás, até a disolución deste: “Non nos tiñan en conta na súa estrutura”. 

A UDO Féminas non é allea ao brusco salto de idade. Helena fala do caso das súas compañeiras Zaira (13 anos), Aída ou Andrea (ámbalas dúas con 15). Malia a súa corta idade, teñen gañado minutos e experiencia nunha tempada marcada polas lesións na que, como lembra Rubén Conde, algunha xogadora de campo tivo que pórse na portería. Fronte a estas dificultades, unha segunda volta de ensoño na que as unionistas presentaron a súa candidatura para o ascenso. 

“Era o noso obxectivo primeiro. Xa por nós, porque subir conleva unha boa subvención que faría máis doadas as cousas. Pero a metade de tempada tivemos que refalalo. E dende aquilo, todo foi a mellor, conta unha futbolista que ve un feixe de deberes pendentes aínda neste deporte: “Moitas compañeiras doutros equipos tiveron que marchar. E non a Estados Unidos ou Alemaña, a Portugal… Non se pode entender que nin en Primeira sexan profesionais co nivel que hai”.             (El Salto, 16/05/17)

10/10/17

La Xunta contrata el salvamento marítimo con la empresa a la que vendió sus helicópteros

"La Xunta de Galicia adjudicó el martes a la multinacional Babcock España, que adquirió a la antigua Inaer, el contrato para prestar el servicio autonómico de salvamento marítimo con helicópteros. Tendrá un coste para las arcas públicas de 33 millones de euros durante los próximos cuatro años, prorrogables otros dos años hasta un máximo de 51 millones de euros.   

El servicio costará así unos 8,5 millones de euros al año, un millón más al año que antes de que la Xunta le vendiese en 2012 precisamente a Inaer los dos helicópteros que hasta entonces eran propiedad autonómica.

 El Consello de Contas, equivalente del Tribunal de Cuentas estatal, criticó que la Xunta no hiciese en su momento “ningún estudio sobre la repercusión de la venta de los helicópteros” en adjudicaciones futuras como la ahora concretada, que confirma el augurio de un incremento del coste que hacía el órgano fiscalizador de las cuentas públicas.

En 2005, tras la catástrofe del Prestige, el gobierno de Manuel Fraga compró por 27 millones de euros dos helicópteros Sikorsky S-76C+ y adjudicó la gestión del servicio y el mantenimiento de los aparatos a la empresa Inaer. 

En 2012, tras varias modificaciones irregulares del contrato denunciadas por Contas, el Gobierno gallego le vendió a la empresa los dos aparatos por 13 millones de euros con el argumento de que se estaban quedando viejos y que destinaría el dinero que obtenía por la venta a rebajar la cuota anual a pagarle por operar el servicio, que tenía que seguir prestando con esos mismos aparatos.

 Si hasta 2012 el coste anual del servicio era de 7,5 millones de euros, en el contrato que le otorgó ese año la Xunta a Inaer por cinco años ascendía a 8,9 millones al año, que lograba rebajar a 6,1 millones gracias a restar lo obtenido por la venta de los aparatos.


El pasado abril, ante la cercanía del fin de aquel contrato, la Xunta convocó un nuevo concurso para buscar una empresa que siguiese prestando el servicio en los próximos cuatro años prorrogables a seis con un coste máximo de 6,5 millones al año. A esa primera licitación no se presentó Inaer, adquirida en este tiempo por la multinacional británica Babcock y que ahora se denomina Babcock Mission Critical Services España. 

Sí concurrió otra empresa más pequeña con sede en Ferrol, Seprogal Servicios Aéreos, que fue descalificada porque la Xunta entendió que no cumplía con los requisitos exigidos y que a su vez denunció al Gobierno gallego ante la Fiscalía.
 
En su oferta, al contrario de lo que suele suceder con la mayoría de los concursos públicos, en los que los diferentes candidatos intentan proponer la mayor rebaja posible en sus precios porque desconocen si alguna otra oferta los bajará aún más, Babcock no rebajó ni un solo céntimo el importe máximo que estaba dispuesta a pagar la Xunta. 

La otra posibilidad que daba la Xunta a las empresas interesadas para mejorar las condiciones de partida de la licitación era la de ofrecer un número de horas de servicio prestadas de manera gratuita, pero nuevamente Babcock no ofreció ni una sola hora de trabajo a mayores.

 Este martes, después de críticas de En Marea, PSdeG y BNG, que la acusaron de hacer un concurso a la medida de Babcock-Inaer, la Xunta hizo pública la resolución de la adjudicación por los citados 33 millones por cuatro años, prorrogables a seis años por un máximo de 51 millones. Se confirma así el incremento del coste del servicio que temía el Consello de Contas por la falta de estudios previos por parte de la Xunta."                          (eldiario.es, 05/10/17)

9/10/17

"A facilitación da expropiación forzosa de terras vai contra os intereses da maioría da poboación do rural"

"Este venres ás 12 horas está convocada unha concentración ante o Parlamento para protestar contra a Lei de fomento da implantación de iniciativas empresariais proposta polo PP, que este mes se debaterá na cámara. É unha das accións da campaña iniciada a pasada semana por unha vintenta de colectivos. Entre eles está Véspera de Nada, que preside Xoán Doldán, profesor titular de Economía Aplicada da USC. Falamos con el sobre os efectos da chamada Lei de Depredación.

O PP e o Goberno galego defenden que a lei xerará riqueza e postos de traballo. En que medida isto é certo? Que tipo de riqueza e de emprego xeran os proxectos eólicos ou mineiros?

Co argumento do emprego pretenden enganchar a xente, aproveitando unha situación de elevado paro e precariedade laboral. Pero é que nin sequera é certo, non é certo que estes proxectos vaian xerar moitos postos de traballo. Isto xa o vimos en situacións anteriores: o desenvolvemento eólico que houbo nos últimos tempos en Galicia todo o emprego que xerou estivo ligado á instalación primeira dos parques e mesmo así os traballadores contratados para isto movíanse dun punto a outro, xerando polo tanto poucos contratos e pouco emprego local. 

De feito, o número de empregados no sector enerxético en Galicia está caendo dende hai anos. O mesmo ocorre co sector mineiro; a minería que se está instalando, a ceo aberto e utilizando maquinaria pesada, é moi intensiva en capital pero pouco intensiva en man de obra. E a maior parte do persoal tamén vén dende outros lugares: enxeñeiros ou técnicos especializados.

Xérase pouco emprego, polo tanto, e ao mesmo tempo prodúcese tamén destrución de postos de traballo nos lugares ocupados por estes proxectos, por mor dos efectos negativos sobre as explotacións agrícolas ou gandeiras e sobre outras actividades. O argumento do emprego é falaz. A minaría, sobre todo, destrúe o tecido social e económico previo, e iso é moi difícil de reconstruír. Para actividades que van durar unhas poucas decenas de anos estase destruíndo algo que estaba aí e que despois non é recuperable.

A lei suporá a consolidación deste modelo produtivo e de explotación do territorio que xa estamos vendo implantarse nos últimos anos na Galicia rural?

Unha das cousas máis negativas desta lei é a desregulación absoluta de distintos ámbitos que teñen que ver con sectores produtivos moi ligados aos recursos naturais, sexa o sector eólico, sexa o mineiro, sexa o sector forestal. A lei afianza unha determinada visión de como se deben xestionar os recursos naturais: a súa explotación mercantilista e a cargo das grandes empresas. 

E a desregulación que promove afonda neste modelo extractivista, limitando outras formas de xestión dos recursos, máis democráticas e conservacionistas, modelos que amosan máis confianza no rural galego. 

Con esta lei o rural queda condenado a ser, simplemente, un espazo onde hai recursos que poden ser explotados por outros e onde se pode sacrificar todo o que xa está. As facilidades que a lei dá para a expropiación forzosa de terras van en contra dos intereses da maioría da poboación que habita no rural, que queda sen posibilidade de defenderse e cunha desinformación cada vez maior.

A lei fará máis difícil opoñerse no futuro a calquera destes proxectos, por prexudiciais que sexan?
Para min o peor da lei, ademais desa desregulación de todos os ámbitos, é a desprotección na que vai deixar a poboación afectada, que vai ver moi limitado o seu dereito a alegar ou poder obxectar algo a calquera proxecto. 

A situación na que queda a maior parte da poboación é de desamparo absoluto. Por moito que haxa unhas canles de publicación de información, a xente normalmente non le os boletíns oficiais ou as webs da Xunta a diario

. Cando esa información chega ás persoas afectadas, xa pasou un tempo. Reducindo os prazos como fai esta lei, pode suceder que cando chega esta información, xa pasaran os tempos de alegación. Xa hoxe os prazos son moi axustados para poder facer unha análise a fondo.

Tamén me preocupa a deixación das súas responsabilidades por parte da Administración, que deixa en mans das propias empresas o control de que os proxectos se realicen de forma responsable ou coidando o medio. 

A redución de prazos internos, dentro da propia Administración, incrementa o desamparo da poboación. Falo do feito de deixar todas as decisións finais en mans da dirección xeral de Industria, Enerxía e Minas, e de que os informes dos restantes departamentos non se teñan en conta.

A lei é complexa, abstracta. Semella que iso -ademais do momento e a forma en que foi presentada- está dificultando a información da poboación que se vai ver afectada. Como se pode conseguir incrementar a mobilización da sociedade na súa contra?

Estamos tentando difundir o contido e os efectos da lei, pero é complicado chegar a todo o mundo pola propia complexidade da norma. Non é fácil de explicar e a xente pode non visualizar nun comezo cales son as súas implicacións profundas e como poden afectar en cada lugar e en cada ámbito. 

Para nós o importante é que a xente saiba, primeiro, que existe esta lei, porque nun primeiro momento toda a información que saíu era que o PP estaba facendo unha norma que ía resolver os problemas de competitividade de Galicia con norte de Portugal, mentres se deixaba oculto o verdadeiro sentido da norma.

A proposta comeza falando de parques empresariais, un aspecto que efectivamente está no articulado. Pero o fondo da lei, o máis importante, nin sequera está nos seus artigos, senón que está nas disposicións finais, onde se modifica a propia normativa creada por este mesmo Goberno. Mudan as súas propias leis, pero no sentido de desregular todos os ámbitos e buscando evitar o debate público que se daría se anunciasen unha modificación desas normas."                  (Praza Pública, 06/10/17)